domingo, 21 de septiembre de 2014

Análisis de The Secret of Monkey Island — Yo soy cola, tú pegamento

Llevo unos pocos días sin publicar ninguna entrada porque estoy preparando un reportaje algo extenso. Por ahora, os dejo con el análisis de uno de mis títulos favoritos, un gran clásico de los juegos de PC y una de las Aventuras Gráficas más increíbles jamás desarrolladas: el legendario The Secret of Monkey Island, uno de los juegos que llevaron a la ya desaparecida LucasArts al estrellato.


The Secret of Monkey Island

"Yo soy cola, tú pegamento"



Plataforma: PC (SCUMM), Mega CD.
Idioma: Español.
Género: Aventura Gráfica.
Multijugador: No.
Online: No.
Precio: 20 euros (Special Edition).
Desarrolladora: LucasArts.
Distribuidora: LucasArts.
Fecha de salida:

Japón: -
Estados Unidos: Octubre de 1990, 1992 (CD-ROM), 15 de julio de 2009 (Special Edition).
Europa: Octubre de 1990, 1992 (CD-ROM), 17 de julio de 2009 (Special Edition).

Guybrush Threepwood es un joven aspirante a pirata que acaba de llegar a Mêlée Island™, situada en mitad del Caribe. Una vez allí, para convertirse en uno de ellos, decide hacer todo lo posible para atraer la atención de unos bucaneros importantes que se encuentran en el SCUMM Bar.


Esos respetados piratas le proponen tres pruebas a Guybrush para que demuestre su valía: debe derrotar al Sword Master de Mêlée Island™, robar un misterioso ídolo de la mansión del gobernador y encontrar el legendario tesoro escondido de la isla.

Así, haciendo uso de su ingenio, e interactuando con todo tipo de interesantes personajes, Guybrush tendrá que realizar todo tipo de artimañas para cumplir su objetivo: convertirse en pirata.



The Secret of Monkey Island fue una aventura gráfica que revolucionó el mundo del point and click. Obra de LucasArts, derivada de la famosa LucasFilm (creadora de franquicias como Star Wars o Indiana Jones), llevó un humor con sabor a cine al mundo de los videojuegos con este título. Esta obra histórica a menudo aparece como uno de los mejores juegos del género en numerosas listas y prestigiosas publicaciones.



Gráficos: 91

La evolución respecto a Maniac Mansion, Loom y otros títulos del género creados por LucasArts es más que evidente. De hecho, podríamos decir que se dio un paso importante con The Secret of Monkey Island dentro del sistema SCUMM. Los objetos se distinguen muy bien y son fácilmente identificables y reconocibles, cosa no tan común en títulos anteriores.



En las aventuras gráficas más antiguas, era habitual que el jugador se atascase por culpa del entorno gráfico, que dificultaba la localización de los objetos necesarios para avanzar. El detalle alcanzado en este juego hace que eso acabe, y ya solamente cuenta en ese caso la agudeza visual del jugador, que ya no tiene por qué ser hiperdetallista.

A lo largo de la aventura, veremos varios planos detalle de objetos y caras de algunos personajes con los que interactuaremos. De hecho, en algunas ocasiones se alcanza cierto realismo, todo dentro de lo que era por aquel entonces el point and click.

Los NPC tienen mucho carisma, y también son totalmente distinguibles. La personalidad y ambientación del Caribe está totalmente presente en Monkey Island, a pesar de las limitaciones técnicas. Del mismo modo, también se imprime muy bien el humor característico de los diálogos, que muestra desde un principio la capacidad de The Secret of Monkey Island para romper el cuarto muro u ofrecer chistes visuales más propios de los 90 que de la edad de oro de los piratas.



En general, el nivel alcanzado es más que bueno para la época, y hace que esta aventura gráfica sea tragable visualmente todavía hoy. Al fin y al cabo, la interfaz es cómoda e intuitiva, cosa no tan común por aquel entonces.


Sonido: 88

Las melodías del juego tienen mucha personalidad. Hay un innegable espíritu caribeño en ellas, todo manteniendo un cierto toque humorístico que nos recuerda que seguimos en el loco mundo de Monkey Island.

En general, la calidad es alta, y los instrumentos son realmente magníficos: las canciones gozan de la calidad CD que se estandarizó en los años 90.

Sin embargo, como ocurre con aventuras gráficas anteriores, hay algunas zonas que son completamente mudas, o en las que sólo oíremos algunos ruidos. ¿Por qué ocurre esto? Antes de Monkey Island era lógico que esto ocurriera porque las canciones eran molestas cuando la calidad era menor (al fin y al cabo, en este género el jugador a veces debe pararse a pensar). De todos modos, dado que la música ahora es superior, aquí todo se habría solucionado con la inclusión de algunas melodías tranquilas más.

Por otro lado, los efectos de sonido son sencillos, pero adecuados. Es cierto que en ocasiones recuerdan a lo ya visto en Maniac Mansion unos pocos años antes, pero en The Secret of Monkey Island la variedad presente es mayor y hay algo más de realismo presente en ellos. Tal vez se echa en falta alguna voz: quizá le habría dado más gracia al desarrollo de los diálogos.

Sin embargo, dado que las composiciones son tan buenas, la banda sonora de Monkey Island es lo suficientemente buena como para ser escuchada aparte, a pesar de su antigüedad. Desde luego, LucasArts no decepciona en este apartado.

Pongo aquí cuatro canciones del juego, compuestas por Michael Land, Barney Jones, Patric Mundy y Andy Newell:









Jugabilidad: 95

Monkey Island puede presumir de crear una gran adicción de principio a fin en el jugador gracias a sus enigmas ingeniosos y divertidísimos diálogos.

Como aventura gráfica, tiene unos puzles bastante lógicos y coherentes, y con una curva de dificultad buena y ascendente. Además, el juego es retante (a pesar de que nunca llega a ser demasiado difícil) y hace que más de una vez el jugador se tenga que poner a pensar para poder avanzar.



El SCUMM se ha adaptado muy bien a este título, aunque sobran los botones de "Apagar" y "Encender", que en Maniac Mansion tenían sentido... pero aquí no utilizaremos ni una sola vez. Parece que nadie pensó en lo difícil que es encontrar electrodomésticos en la época de Piratas del Caribe. De todos modos, aunque SCUMM ofrece demasiadas opciones, el sistema es cómodo, apropiado y realmente ideal. Quizá hoy se emplearía un esquema más simple, pero tampoco podemos decir que Monkey Island sea complejo.

Al fin y al cabo, jugar es realmente fácil: el sistema es el clásico y puro point and click. Con el ratón decidimos hacia dónde queremos que se mueva Guybrush, y escogiendo la opción y/o el objeto adecuado en el menú, podemos interactuar con los personajes y elementos que muestre la pantalla en ese momento. Lo único que tenemos que hacer para avanzar es utilizar sabiamente nuestros recursos y pararnos a pensar de vez en cuando.



En general, el jugador disfruta del característico humor de Monkey Island mientras va resolviendo los enigmas utilizando el point and click. Es una manera de jugar pausada y agradable, en la que la mayor arma que podemos emplear es nuestro cerebro. La única pega que podemos ponerle al título en el espectro jugable es la posibilidad constante de atascarse, pero eso siempre se soluciona interactuando con todos los objetos posibles.


Duración: 93

The Secret of Monkey Island requiere de alrededor de diez horas para ser completado, tal vez una más o una menos, todo dependiendo de la habilidad del jugador para resolver los puzles. Para un título del género de la época es una duración realmente destacable.

Además, posee dos modos de dificultad que se adaptan a las capacidades del jugador, por lo que tal vez se preste a ser rejugado pasado un tiempo. Desgraciadamente, una vez que ya se ha visto todo, no hay ningún motivo para empezarlo otra vez: hay que olvidar los puzles para poder aprovecharlo de nuevo. Podría decirse que The Secret of Monkey Island es como un buen libro que dejamos olvidado en la estantería: tenemos que dejar que pase el tiempo para volverlo a disfrutar.


Historia: 93

La historia del juego se centra en el humor, y logra divertir al jugador solamente con la lectura de los diálogos. Del mismo modo, también ayudan los geniales personajes y situaciones que presenta de principio a fin.

Las risas están aseguradas, y todo gracias a ese sentido del humor procedente del cine que LucasArts ha trasladado a esta aventura gráfica. El cuarto muro se rompe a menudo, las incoherencias están a la orden del día y las tonterías constantes provocan carcajadas a cualquiera. De hecho, The Secret of Monkey Island puede presumir de hacer reír continuamente a pesar de ser un juego que carece de voces... y ahí está la prueba de la gran originalidad y el ingenio que hay detrás de las líneas de los personajes.

El argumento es sencillo y poco profundo porque su objetivo no es contar una historia, sino hacer reír. De todos modos, para 1990, el desarrollo es realmente excelente para un videojuego, y destacable todavía hoy.



Puntuación final: 94

No extraña que crítica y público estén de acuerdo a la hora de catalogar The Secret of Monkey Island como una de las grandes obras maestras del género. No solamente marcó tendencia y fue uno de los padres de las aventuras gráficas, sino que es un trabajo impecable en todos los sentidos.

Y es que a pesar de que hoy se vea algo primitivo, The Secret of Monkey Island sigue siendo uno de los títulos más divertidos que podemos encontrarnos. Aunque haga casi 25 años que salió, por su humor no pasa el tiempo, y es capaz de hacer reír tanto hoy como cuando nació. Esta obra es obligada para todo fan del género, aunque tal vez sea algo antiguo para estrenarse en él: en ese caso, quizá lo suyo sea empezar con la tercera parte, que posee unos gráficos muy amigables y un gran doblaje en español. Todo depende de la situación personal de cada jugador, pero The Secret of Monkey Island es un título que siempre merece la pena jugar, aunque sea tras haber conseguido más experiencia en el mundo de las aventuras gráficas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger