martes, 30 de septiembre de 2014

Opinión — ¿Es la realidad virtual el futuro de los videojuegos?

Últimamente, parece que no se habla de otra cosa en el mundo del ocio electrónico. El concepto mismo de la realidad virtual, Oculus Rift, Project Morpheus... las compañías de videojuegos del momento están diciéndonos que esto es el futuro. Que pronto, este sistema de inmersión será indispensable a la hora de disfrutar de cualquier título. Sin embargo, ¿hasta qué punto es esto cierto? ¿qué hay que ver en lo que algunos aprecian como un gran cambio y otros como una simple moda pasajera?

Se nos está vendiendo ahora que en menos de cinco años la realidad virtual será el estándar habitual dentro del mundo de los videojuegos. Una evolución gigantesca, enorme. La propia Sony comparó hace unos días la entrada de la realidad virtual en los videojuegos con la del sonido en el cine. Una analogía muy atrevida, tal vez, pero muchos usuarios han manifestado que están de acuerdo con ella en las redes sociales y numerosos foros de Internet.

Antes de nada, entremos en materia. Aunque a muchos les cueste creerlo, la realidad virtual no es una novedad en el mundo de los videojuegos. La propia Sega, cuando estaba en su época dorada, comenzó a coquetear con este mundo con títulos arcade como Virtua Racing, en 1992. Sin embargo, realmente se dio el primer paso en materia de realidad virtual con el lanzamiento de la desastrosa Virtual Boy, la última creación del genio Gunpei Yokoi, inventor de la sí exitosa y famosa Game Boy. Esto ocurrió en 1995. Sí, hace casi 20 años.

¿Recordáis las imágenes de Project Morpheus y Oculus Rift, en las que los jugadores tienen el dispositivo colocado en la cabeza para asegurar la inmersión? Quizá ahora la vieja Virtual Boy os llame más la atención:



Sin embargo, ¿se pueden comparar? Lo que sí que es cierto es que Nintendo no hizo las cosas bien. Aparte de que jugar con ese cachivache provocaba dolores de espalda (basta con ver la posición que hay que mantener para poder usarlo), la compañía nipona quizá fue demasiado ambiciosa y no solo creó un dispositivo de realidad virtual. ¿A qué me refiero, exactamente? Siendo claros: también soportaba imágenes en 3D estereoscópico.

Efectivamente: ese fenómeno que recientemente se puso de moda en el cine con Avatar para luego prácticamente desaparecer lleva utilizándose mucho tiempo. De hecho, la primera película en 3D nació en 1922, y este sistema de visualización cogió bastante popularidad durante la década de 1930. No: Nintendo 3DS no ha inventado nada. ¿3D sin gafas? Sí, eso se habrá conseguido, pero la tecnología esteroscópica tampoco ha llegado a calar del todo en la sociedad gamer. Los de Kioto son conscientes de ello, y quizá por eso han decidido optar también por el lanzamiento de la 2DS, más barata y sin el 3D que tan indispensable nos parecía con el lanzamiento de la portátil en 2011.

¿Qué ha ocurrido con el 3D para que no se haya llegado a aposentar? Quizá, todo tenga que ver con los problemas de visión que pueden provocar en algunas personas, los mareos que causan en otras y que excederse con esa tecnología puede ser peligroso para la vista.

¿A dónde quiero llegar? Básicamente, todavía no sabemos hasta qué punto es la realidad virtual el futuro, o los efectos que puede tener sobre la salud: unos simples mareos tras jugar una hora ya la pueden tumbar. Es inevitable compararla con la tecnología 3D: nunca se ha llegado a aposentar de verdad a pesar del tiempo que lleva existiendo. Del mismo modo, aunque este sistema se vea muy prometedor en los juegos en primera persona (me imagino un Metroid Prime con realidad virtual y yo me emociono, sinceramente), creo que todavía está muy verde... por no hablar de que todavía no queda muy claro cómo podría llegar a aumentar la inmersión del jugador en un título en tercera persona.

Facebook parece tener grandes planes con Oculus VR y todavía no sabemos qué se trae entre manos, pero algo me dice que Zuckerberg no tiene en mente muchas aplicaciones relacionadas con el mundo de los videojuegos, sino algo que aumente todavía más el alcance de su red social.

La realidad virtual tal vez sí que sea el futuro del ocio electrónico, pero creo que no se abandonará la visualización tradicional en pantallas en 2D de siempre. Del mismo modo en que el mando de Wii no ha desplazado en absoluto los comodísimos controles de toda la vida o que la radio no desapareció cuando llegó la televisión, creo que decir que estos dispositivos reemplazarán los monitores y televisores me parece muy aventurado.

Todavía queda mucho camino por recorrer en materia de la realidad virtual, y pienso que no veremos un sistema eficaz y de calidad hasta dentro de unos diez años, como mínimo. Sin embargo, tampoco podemos saber hasta dónde nos llevará todo este "boom" que se ha estado dando recientemente. ¿Nos encontramos ante una verdadera revolución o solo una moda pasajera que quizá vuelva con fuerza y para quedarse dentro de unos cuantos años? Desde luego, la expectación que están creando estos dispositivos asegura ya un cierto éxito de ellos (no como la pobre Virtual Boy, que quizá sea el mayor fracaso de Nintendo), pero todavía no sabemos cómo van a aprovecharlos las desarrolladoras y hasta qué punto se mejorará la inmersión del jugador. El tiempo lo dirá, y por ahora tendremos que esperar, sobre todo, a los próximos E3, ya que algo me dice que tanto Sony como Oculus VR/Facebook tendrán alguna sorpresita que mostrarnos en el famoso evento de Los Ángeles.

Esperaremos pacientemente hasta entonces.

2 comentarios:

Fafnir dijo...

La realidad virtual es un concepto que siempre ha estado ligado a la industria, independientemente de que se haya podido o no llevar a cabo. Con todos los avances que ha habido en los últimos años (alguien nacido en los 90 ha podido ver con sus propios ojos cómo se han sucedido las consolas, a cada cual con posibilidades que un principio parecían irreales), no creo que sea muy aventurado decir que pronto podremos ver esta tecnología aplicada de una forma mucho más eficaz que en el caso de la pobre Virtual Boy.

Me parece especialmente interesante para los juegos de terror o aquellos con vista en primera persona, aunque las posibilidades son infinitas.

Buen artículo, me ha gustado mucho.

Ramonium dijo...

Gracias por comentar, señorita Vainilla. La realidad virtual en un juego de terror debe de provocar pesadillas de por vida. Solo con imaginar algo como Amnesia en un dispositivo de realidad virtual efectivo se da cuenta uno de lo interesante que podría llegar a ser, o incluso con un shooter normal.

Creo que la realidad virtual se habrá hecho con un hueco de verdad cuando salgan títulos imposibles de entender sin ella.

Al menos, yo lo veo así... y pienso que todavía faltan un buen puñado de años para ello. Quizá hasta la próxima generación no podamos verlo, de hecho.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger