sábado, 25 de octubre de 2014

Análisis de Streets of Rage — Lucha callejera y botellas rotas

La Sega MegaDrive fue la primera consola que tuve, y le dediqué muchísimas horas de niño. Streets of Rage fue uno de esos grandes clásicos que pude disfrutar, y es uno de esos títulos que se quedan en la memoria de cualquier gamer por su enorme calidad jugable e inolvidable banda sonora, obra de un por aquel entonces joven Yuzo Koshiro.

Ahora puede jugarse mediante otras vías, y yo lo sigo recomendando por su adictiva mecánica arcade y su genial modo para dos jugadores. Os dejo aquí la review, y si tenéis alguna experiencia gamer que compartir, sentíos libres de utilizar la caja de comentarios para ello:



Streets of Rage

"Lucha callejera y botellas rotas"



Plataforma: Sega Mega Drive.
Idioma: Inglés.
Género: Beat'em up.
Multijugador: Sí.
Online: No.
Precio: 12.990 pesetas (78 euros), 8 euros (Consola Virtual Wii, Xbox Live, PlayStation Network, Nintendo 3DS 3D Classics).
Desarrolladora: Sega Team Shinobi (AM7).
Distribuidora: Sega.
Fecha de salida:

Japón: 2 de agosto de 1991, 27 de febrero de 2007 (Consola Virtual Wii), 21 de agosto de 2013 (3D Classics).

Estados Unidos: 17 de julio de 1991, 27 de febrero de 2007 (Consola Virtual Wii), 19 de diciembre de 2013 (3D Classics).

Europa: agosto de 1991, 2 de marzo de 2007 (Consola Virtual Wii), 19 de diciembre de 2013 (3D Classics).

Hace algunos años había una ciudad próspera, en la que todo el mundo vivía feliz... hasta que, un día, un poderoso sindicato del crimen liderado por el malvado Mr. X se hizo con el control de toda la urbe. En muy poco tiempo, las fuerzas policiales e incluso el poder político han acabado en manos de esta mafia, y en la ciudad ha comenzado a desarrollarse una espiral de violencia brutal y un clima de inseguridad constante. Nadie parece estar a salvo de esta situación...




Sin embargo, no todo está perdido. Tres jóvenes oficiales de policía expertos en artes marciales han decidido acabar de una vez por todas con esta situación y devolver a la ciudad esa paz que antes la caracterizaba. Axel Stone, Blaze Fielding y Adam Hunter están dispuestos a arriesgarlo todo, incluyendo sus propias vidas... para intentar acabar con este vicioso sindicato del crimen.



Streets of Rage es uno de los títulos más clásicos de Sega y uno de los beat'em up's más famosos y conocidos. Fue un éxito rotundo entre los fans de la MegaDrive y está recordado como uno de los juegos míticos de la era de los 16 bits.



Gráficos: 86

A pesar de que las entregas posteriores muestran un nivel de detalle gráfico superior, para el momento en el que salió el juego el apartado técnico de Streets of Rage era realmente bueno.



Cada escenario es variado, fácilmente reconocible y diferenciable del resto. El estilo callejero cyberpunk está muy logrado, y realmente nos sentiremos recorriendo las calles de una ciudad decadente, insegura y corrupta.

Los enemigos son variados para una consola de la época, pero los recolores se repiten en exceso: cada tipo de enemigo tiene habilidades que le diferencian del resto, pero el nivel de poder y de vida entre uno y otro se diferencia por los colores. Es decir, un mismo tipo de matón puede estar coloreado con tres o cuatro patrones diferentes, y eso define su fuerza y nivel de puntos de vida. Era algo relativamente común en los primeros años de vida de Sega MegaDrive, pero también hay que reconocer que los recolores son exagerados en ocasiones, pues hasta algunos jefes se repiten utilizando la excusa de un patrón distinto.



Los sprites de Axel, Blaze y Adam son detallados y tienen animaciones bastante realistas para cada uno de sus movimientos. El título presenta mucha fluidez y un acabado muy personal.


Sonido: 96

En sintonía con el estilo callejero cyberpunk del título, la banda sonora compuesta por Yuzo Koshiro (tal vez el mejor compositor de la era 16 bits) se inspira claramente en la música que se escuchaba en los pubs y discotecas de finales de los 80 y principios de los 90.

El trabajo del por aquel entonces joven compositor invertido en Streets of Rage fue uno de los que le dio prestigio, y no es para menos: es una de las bandas sonoras más famosas de MegaDrive por la gran personalidad y calidad que tienen sus composiciones. Los jugadores no estaban acostumbrados a escuchar piezas de tanta calidad en una consola, por lo que el estilo que intentaba parecer electrónico del juego causó furor entre los fans de la consola de Sega.

Los efectos de sonido son realmente buenos (aunque se reciclen algunos de The Revenge of Shinobi) e incluso el Sega se permitió el lujo de incluir en el juego voces digitalizadas de una calidad bastante buena para la época.

Pongo aquí algunas de las geniales canciones del título:









Jugabilidad: 94

La violencia de los 90 en todo su esplendor. Así puede definirse de buenas a primeras el estilo jugable de Streets of Rage. Lo primero que hay que tener claro es que es un beat'em up clásico: nuestro objetivo es avanzar por un nivel lateral eliminando a todos y cada uno de los enemigos para llegar al final y derrotar al jefe. La curva de dificultad es muy buena: perderemos en algunas ocasiones, pero el juego se deja terminar con un mínimo de esfuerzo.



Como arma principal tendremos nuestros puños y piernas, y podremos realizar varios ataques combinando el botón de acción y el de salto. Agarraremos a nuestros enemigos al tocarlos y podremos lanzarlos o golpearlos a placer. Además, tendremos la posibilidad de agarrar objetos como botellas rotas, cuchillos o tubos de metal para inflingir más daño a nuestros enemigos. Este sistema es sencillo, fácil de aprender y muy divertido: a pesar de que a primera vista pueda parecer que hay pocos ataques diferentes, eso no es así, sobre todo si nos fijamos en la consola en la que ha sido desarrollado este título.

Si pulsamos el botón de ataque especial, nuestro personaje llamará a la policía y esta matará a todos los enemigos de la pantalla con armas de fuego. Podremos utilizar este movimiento en situaciones en las que nos veamos apurados, pero debemos hacerlo con cabeza, ya que solo podemos hacerlo una vez con cada vida (o al cambiar de nivel).



Podemos elegir entre tres personajes jugables. A pesar de que todos son igual de competentes y una buena opción, hay algunas diferencias entre ellos: Adam es el más fuerte, Blaze es la más rápida y Axel está a medio camino entre los dos. Cada uno tiene ataques propios, aunque se parezcan un poco.

El modo multijugador es cooperativo, y éste nos permite jugar el modo principal con un amigo. Todo es idéntico al modo en solitario, salvo que los objetos de cura se multiplican por dos, hay más enemigos y hay dos jefes finales por fase. Hay daño aliado (debemos ir con cuidado para no pegar a nuestro compañero) y algunos ataques combinados, por lo que jugar con otra persona es mucho más divertido que hacerlo solo, sobre todo porque no podemos ir a lo loco y debemos colaborar para terminar los niveles con éxito.


Duración: 85

Acabarnos la historia principal nos requerirá varios intentos, pero cuando logremos hacerlo podremos terminarnos el juego fácilmente en una o dos horas.

El modo multijugador nos animará a pasarnos el juego varias veces, sobre todo porque siempre es divertido ponerlo cuando vienen visitas: es acción a prueba de bomba para dos jugadores, y totalmente directa.



Para alargar la vida del juego, además, disponemos de varios niveles de dificultad que nos pueden animar a retomarlo con ganas muchas veces, así como la posibilidad de ir probando las especialidades y límites de los tres personajes.

Como ocurre con muchos títulos de la época (sobre todo si hablamos de beat'em ups), el juego se basa en la rejugabilidad para disponer de una vida útil larga.



Puntuación final: 92

Streets of Rage es un clásico de los videojuegos y uno de los beat'em up's más famosos de Sega Mega Drive, y con razón. A pesar de que es un género que posee decenas de títulos en la era de los 16 bits, Streets of Rage destaca de manera considerable por su control sencillo, una muy buena curva de dificultad y una banda sonora realmente increíble.

Es un juego muy adictivo y que disfrutaremos toda la vida si nos gusta. Es una de esas apuestas seguras, ya que es justo lo que promete y destaca de manera considerable en ello.

Recomendado a todos los fans de los beat'em up's (no haberlo jugado siéndolo es casi un delito) y a todo aquel que necesite un buen juego de acción directa para dos jugadores.

2 comentarios:

Jose Comas dijo...

(Soy yo, Legault, tranquilo).

Buenas Ramón.

Bueno, ya se que probablemente no leas esto, pero me encantó tu análisis al juego.

Y bueno, nada más, supongo que ya estarás enterado de la llegada de Axel al Project X Zone y que el segundo juego de Streets of Rage ya ha sido reeditado en 3DS para descarga.

¡Saludos y suerte!

Ramonium dijo...

Hola, Legault. Me alegro de verte por aquí.

Voy vigilando los comentarios que realizan los usuarios a mi blog, como puedes ver. Y sí, estoy enterado de todo ello... me dan ganas de descargarme el juego en 3DS, pero dado que ya lo tengo original... Debo aguantarme las ganas de hacerlo xD

¡Muchísimas gracias por leer! Me alegro de que te haya gustado el análisis. Gracias de nuevo por pasarte por aquí.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger