jueves, 9 de octubre de 2014

Análisis de Tales of Symphonia — Un tratado de paz perjudicial para los dos contendientes

Me he visto algo ocupado estos días y además he estado resfriado y con un poco de fiebre, por lo que he actualizado poco el blog. Sin embargo, quiero mantener lo que establecí, por lo que publicaré las tres entradas pertinentes esta semana. Por ahora, voy a traeros un análisis que escribí hace no mucho de Tales of Symphonia, antiguo JRPG de Nintendo GameCube que fue relanzado en una versión HD para PlayStation 3 y en una adaptación para PlayStation 2 exclusiva de Japón. Esta review es del juego original, ya que no he jugado a la remasterización. Espero que os guste, y no os olvidéis de comentar si tenéis algo que decir:


Tales of Symphonia

"Un tratado de paz perjudicial para los dos contendientes"



Plataforma: Nintendo GameCube.
Idioma: Español.
Género: RPG.
Multijugador: Sí.
Online: No.
Precio: 59,95 euros de salida, alrededor de 30 euros en la actualidad (de segunda mano), 25 euros (versión HD en PS3).
Desarrolladora: Namco Tales Studio.
Distribuidora: Namco.
Fecha de salida:

Japón: 29 de agosto de 2003, 22 de septiembre de 2004 (PS2), 10 de octubre de 2013 (PS3, versión HD).

Estados Unidos: 13 de julio de 2004, 25 de febrero de 2014 (PS3, versión HD).


Europa: 19 de noviembre de 2004, 28 de febrero de 2014 (PS3, versión HD).


Hace miles de años, existió un gran árbol que era la fuente de todo maná. Sin embargo, un día comenzó una cruenta y larguísima guerra entre dos poderosas naciones. El legendario héroe Mithos logró poner fin a ella, pero ese gran enfrentamiento bélico hizo que el árbol se secara. Tras eso, la diosa Martel ascendió a los cielos y desapareció dejando el siguiente mensaje: "Si alguna vez durmiere, despertadme, pues de lo contrario el mundo será destruido".

Por ese motivo, los ángeles le regalaron al mundo un Elegido que debía dirigirse a la gran Torre de la Salvación. Este hito marcó el inicio de la regeneración del mundo.

Ahora mismo, Colette, la Elegida, deberá realizar dicha tarea para regenerar Sylvarant. En ese peligroso viaje de peregrinación será escoltada por otros personajes, entre los que está Lloyd Irving, un joven espadachín. El grupo tendrá que sortear muchos peligros y enfrentarse a numerosos enemigos para lograr cumplir su misión...



Tales of Symphonia fue uno de los RPG más destacados de GameCube. Tanto fue así, que pasado un tiempo se lanzó una versión para PlayStation 2, a pesar de que en un principio iba a ser un título exclusivo. La recepción del juego por parte de la crítica fue bastante positiva (tiene 86 puntos en Metacritic, nota muy alta para un RPG). Por otro lado, los usuarios llegaron a valorar todavía mejor a Symphonia. De hecho, algunos han llegado a decir que es la mejor obra que esta conocida saga de RPG ha dado.



Gráficos: 78

En lo que se refiere a la vertiente artística, Tales of Symphonia no solo cumple, sino que además destaca ampliamente. Namco decidió arriesgarse en su RPG para GameCube utilizando la técnica del cel-shading, que logra que el título parezca una bonita película de dibujos animados. Sin embargo, quizá por la falta de experiencia con este método, la potencia de GameCube no se ha empleado como debería, como se demuestra cuando el jugador observa de cerca algunos elementos o pasea por el mapa del mundo.



Los personajes pueden llegar a verse algo pixelados cuando la cámara se acerca a ellos durante los diálogos. De la misma manera, el mapa del mundo se ve algo arcaico y necesita un buen pulido: los enemigos con los que podemos empezar a luchar no son más que extraños seres negros muy poco definidos, y los elementos se van generando a medida que avanzamos. Sí, exacto: veremos muy habitualmente cómo las montañas van apareciendo de la nada a lo lejos. Además, la proporcionalidad de los objetos está exagerada, emulando a los RPG de la clásica SNES.

Por este motivo, a pesar de la apuesta por el cel-shading, Tales of Symphonia ha sido indudablemente conservador en algunos aspectos visuales. Eso también lo demuestra la vista semicenital de la cámara, con la que no podremos interactuar en las localizaciones. Sin embargo, precisamente por eso la cámara nunca nos dará problemas.

Podemos destacar que hay muchos diseños de NPC distintos (nos parecerá que cada persona es única, hecho muy raro en un RPG) y que los personajes principales muestran un aspecto muy chulo. De hecho, sus diseños son realmente geniales y tienen mucha personalidad. De la misma manera, las armas que nos equipemos se apreciarán en ellos durante las batallas. Es un detalle que se agradece, sin duda.



El momento de espectacularidad gráfica llega con los combates. En ellos, los efectos visuales son realmente sensacionales, y los personajes tienen muchos movimientos diferentes que van ejecutando con total naturalidad. El mayor "pero" que se le puede achacar a Symphonia en este aspecto es la presencia de recolores de enemigos. En algunos casos se justifica por el carácter de algunas zonas, pero en otros es por la mera falta de diseños. Se comprende porque cada monstruo tiene un comportamiento en concreto y hacer muchos lleva trabajo, pero no se puede justificar en absoluto. Por otra parte, muy de vez en cuando veremos pequeñas ralentizaciones en los enfrentamientos. Es un hecho puntual, pero también debe tenerse en cuenta.

Para adornar los momentos más importantes del juego, Symphonia trae escenas animadas de buena calidad. Sin embargo, en el Disco 1 no hay tantas como en el segundo, a pesar de que es bastante más largo: ya que ha decidido separar el juego en dos, Namco podría haber incluido más a costa de reorganizar algunos elementos.

Además, podemos destacar la personalidad y el ambiente bien logrado de la mayor parte de las localizaciones. Sin embargo, algunas mazmorras podrían estar más detalladas en lo que al aspecto visual se refiere. 

A pesar de algunos aspectos mejorables, Tales of Symphonia posee un apartado gráfico más que satisfactorio y con una personalidad innegable. Desde luego, a pesar de sus carencias, el título luce bastante bien. Lo único que realmente no da la talla es el mapa del mundo; todo lo demás es más que aceptable.


Sonido: 83

En líneas generales, la banda sonora de Tales of Symphonia es buena, adecuada y de calidad. Ha sido compuesta por Shinji Tamura, Takeshi Arai y el veterano y reconocido Motoi Sakuraba. Esto ha derivado en música apropiada e interpretada por instrumentos bonitos y adecuados, en sintonía con las posibilidades sonoras que GameCube ofrece. 

Aparte de fantásticos temas originales, Symphonia rescata algunas composiciones que ya pudimos oír en títulos anteriores, como Tales of Phantasia. Esos remixes suenan realmente bien, y son un homenaje realmente genial. De hecho, están tan bien incluidos que no parecen compuestos para SNES. Eso, o se mezclan tan bien con el resto del título que la diferencia no se nota, en caso de que la haya.

Entonces, ¿por qué no tiene una nota más alta el apartado sonoro? Hay varios motivos, pero el más importante es, sin duda, que algunas canciones se repiten de manera excesiva. Los ejemplos son diversos, pero el más destacable es el de las mazmorras. En muchas de ellas, la melodía que escucharemos es exactamente la misma (y más adelante, con algunas variaciones, pero sin cambiar en exceso). Eso suele a cansar bastante, porque aunque la canción no esté del todo mal, no hace mucho más que ambientar. Puede llegar a irritar al jugador, de hecho.

Por otro lado, tal vez le falte algo de personalidad a la banda sonora. Básicamente, las composiciones recuerdan en determinadas ocasiones a la consola de 16 bits de Nintendo, y no precisamente por esos remixes clásicos, sino por canciones totalmente nuevas, que son sencillas y dignas de la ya mencionada SNES. Sí, son muy adecuadas, pero su simpleza es clara. A pesar de ello, no tiene por qué considerarse que esto es negativo: quizá esa "falta de personalidad" sea su seña de identidad, aunque dicha afirmación parezca contradictoria: Symphonia suena como un RPG de Super Nintendo... en GameCube.

Pero a pesar de expuesto, hay que reconocer que Symphonia goza de temas de batalla realmente buenos y que son un verdadero placer para el oído. En ese campo sí que hay variedad, y disponemos de melodías para muchos tipos de enfrentamientos diferentes. En ese aspecto, el trabajo realizado es verdaderamente excelente.

El doblaje en inglés es bastante bueno y apropiado. Algunos actores son mejores que otros: aunque las voces sean bonitas, en ocasiones notaremos que el trabajo podría haberse hecho mejor, sobre todo si hablamos de lo hecho con personajes secundarios. Sin embargo, en líneas generales es más que aceptable, y logran meter al jugador en las escenas de forma más que satisfactoria.

Los efectos de sonido son también adecuados. Justo lo que Symphonia necesita: ahí no hay nada que achacar.

En definitiva: el trabajo en general es bueno, pero un tema por mazmorra es algo que es imprescindible en un RPG para una consola como GameCube. En SNES puede llegar a ser aceptable, pero a estas alturas de la película es un aspecto que no puede perdonarse de ninguna manera. Si ese fallo se hubiese subsanado, probablemente la nota final en Sonido habría pasado del 90. Sin embargo, desgraciadamente, no ha sido así. Es una verdadera lástima que una banda sonora de tanta calidad quede manchada por un error tan tonto.

Pongo aquí cuatro canciones de Tales of Symphonia:









Jugabilidad: 94

El esquema jugable de Tales of Symphonia es sencillo y clásico, siguiendo el estilo de los RPG de SNES en los que se inspira: tenemos un enorme mapa del mundo por explorar, diversos pueblos y ciudades que visitar y peligrosas mazmorras llenas de monstruos

La forma de jugar es sencilla y similar a la que se ha visto en muchos otros títulos: podemos explorar un enorme mapeado de manera progresiva. A partir de eso tenemos la posibilidad de acceder a interesantes sidequests, participar en combates y avanzar en la trama del juego.

Las mazmorras son bastante interesantes, y no se centran en obligar al jugador a participar en un combate detrás de otro, sino en la jugabilidad: para superarlas, hemos de resolver varios puzles en cada una. Son sencillos y cortos, pero muy estimulantes. La dificultad es progresiva: aunque al principio los enigmas de las mazmorras sean un verdadero paseo, cuando se llega a las partes finales del juego se exige más del jugador. Sin embargo, nunca llegan a alcanzar la complejidad vista en títulos como The Legend of Zelda por motivos lógicos (al fin y al cabo, sería absurdo que fuera así porque ese no es el cometido del juego).



En cierto modo, las mazmorras recuerdan a lo visto en Golden Sun, aunque en el RPG de GBA los puzzles sean algo más complejos y variados. En general, el trabajo realizado en ellas es indudablemente bueno, pero Namco podría haber explorado más posibilidades: eso quizá habría hecho más interesante el título, y habría habido más diferencias entre unas y otras.

En algunos momentos, Tales of Symphonia obliga al jugador a pasarse muchas mazmorras seguidas. Sin embargo, dado que son muy cortas (rara vez duran más de una hora) y que el desarrollo es realmente bueno, no se llegará a cansar de seguir jugando. El equilibrio logrado es bueno, y se consigue que siempre haya alicientes para jugar. Y esto es algo de lo que pocos RPG pueden presumir.

Por otro lado, suele decirse que una parte importantísima de los títulos de este género son los combates. ¿Y cómo es Symphonia en este aspecto? Realmente sensacional. Este juego tiene uno de los mejores sistemas de batalla de los RPG, y eso es mucho decir. Nunca cansa, ofrece muchas posibilidades y es realmente divertido. 

El esquema empleado recuerda a algunos títulos de lucha: podemos asignar ataques especiales al botón B y a una dirección del stick analógico, y combear ataques débiles utilizando el A. Nuestro personaje puede moverse libremente: en Symphonia no hay turnos. Este sistema es muy dinámico, ya que podemos defendernos, realizar ataques en cadena, emplear objetos y dar órdenes a nuestros compañeros en tiempo real. Decidimos a qué enemigos atacamos empleando un sistema de fijado parecido al visto en títulos como The Legend of Zelda: Ocarina of Time: con el botón R marcamos a un enemigo, y pulsándolo de nuevo podemos cambiar nuestro objetivo.



Básicamente, durante los combates manejamos a uno de los personajes, y los otros tres son controlados de manera muy eficaz por la máquina, aunque podamos darles una serie de directrices para hacerlos más eficientes. De la misma manera, un segundo jugador tiene la posibilidad de controlar a otro de ellos, por lo que no nos aburriremos si somos más gente en casa, aunque este RPG esté enfocado a una sola persona.

Al final, el jugador acaba explotando el sistema realizando todo tipo de combos y aprovechando los efectos de las Habilidades EX que podemos asignarnos fuera de las batallas: gracias a ellas, podremos aumentar nuestra salud, velocidad, resistencia... 

Esta forma de luchar puede parecer complicada a priori, pero es realmente fácil de comprender: cualquiera se adapta a ella enseguida. Y gracias a este sistema tan dinámico, el jugador nunca se cansará de luchar, hecho que se valora muchísimo en un título del género. Además, como hay varios personajes manejables y con estilos muy diferentes, hay un montón de posibilidades explotables en las peleas de Symphonia. Es verdad que algunos son más divertidos de controlar que otros, pero la variedad y los estilos están ahí: hay guerreros especializados en el cuerpo a cuerpo, magos, personajes mixtos, curanderos...

Por lo demás, hay un elevado nivel de personalización y la curva de dificultad es buena y ajustable: de hecho, podemos cambiar de "Novato" a "Guerrero" cuando queramos desde el menú de opciones. Eso se valora mucho, ya que si se nos hacen muy fáciles las batallas, siempre podremos aumentar su dificultad, y lo mismo en el caso contrario. En otros RPG no puede hacerse, y sin duda es un detalle que el jugador puede llegar a agradecer en más de una ocasión. Sin embargo, este título también puede llegar a hacérsenos fácil en algunas ocasiones aunque pongamos ese modo “Guerrero”. Todo dependerá de nuestro domino del sistema de batalla.



Finalmente, podemos destacar que, aparte de ese genial desarrollo, Symphonia ofrece bastantes misiones secundarias muy divertidas. Son completamente opcionales, pero sin duda vale la pena completarlas.

En general, este título se ha enfocado bastante en ofrecer una buena jugabilidad, y eso se nota. No solamente se busca la máxima comodidad del jugador (detalles como que podamos cambiar de equipamiento en mitad de las batallas o que los personajes suban de nivel aunque no luchen es prueba de ello), sino que las mazmorras y los combates son muy divertidos.

El trabajo realizado en este apartado ha sido muy bueno. Lo único que le falta para ser perfecto es una mayor variedad dentro de las mazmorras y unos puzzles un poco más ingeniosos. Sin embargo, esos enigmas nunca llegan a decepcionar, aunque en algunas ocasiones puedan saber a poco.


Duración: 92

Tales of Symphonia es un RPG realmente largo, con una duración mínima de 50 horas si lo estamos jugando por primera vez. Sin embargo, terminar todas las sidequest puede significar diez horas más de juego. Es una cifra respetable para un RPG, sin duda.

De la misma forma, este título posee varios finales, que se dan según las decisiones que hayamos tomado a lo largo de la aventura. Eso hace que sea rejugable, tanto por este aspecto como por su atractiva mecánica: dado que Symphonia no tiene partes pesadas o largas, se presta bastante a ser disfrutado de nuevo pasado un tiempo.

En general, la duración es más que aceptable. Tiene la autonomía que debe tener, y casi no hay relleno absurdo para hacerlo artificialmente más largo. Aunque la verdad: por el buen sistema jugable que tiene, diez horitas más probablemente no le habrían sobrado a nadie, aunque hubiesen sido opcionales.


Innovación: 62

Sí, Tales of Symphonia es algo conservador. Bebe muchísimo de los famosos RPG de Super Nintendo, y eso se aprecia tanto en el estilo, como en el desarrollo y la jugabilidad. De hecho, hasta la música recuerda a la era de los 16 bits: la banda sonora despide un innegable sabor añejo... y la repetición constante de algunas melodías en determinadas localizaciones puede hacernos pensar que seguimos en los 90, aunque no sea así.

Las mazmorras recuerdan en algunas cosas a títulos como Illusion of Time, y la premisa inicial es clásica, así como la presentación general de la historia. De la misma forma, la exploración es la misma que la ya vista en Chrono Trigger o Final Fantasy VI: tenemos un mapa del mundo gigante con localizaciones "sobredimensionadas" y pueblos clásicos con NPC que andan en círculos. Todo esto no es malo en absoluto, aunque es innegable que Symphonia no ha traído muchas cosas nuevas.

Lo más destacable en este aspecto es el increíble sistema de combate, que sí que es realmente innovador. Symphonia sale del clásico esquema de turnos y nos ofrece unas batallas dinámicas, inmersivas y sensacionales. Sin duda, las batallas de este título son la mayor aportación al género, y algo de lo que tendrían que aprender otros juegos.


Historia: 83

La historia de Tales of Symphonia puede parecer típica en un principio, pero a partir de cierto momento da un vuelco y muestra un estilo ingenioso e interesante. De la misma forma, los personajes derrochan carisma y son realmente excelentes: no sólo sufren una evolución constante a lo largo de la aventura y poseen un buen trasfondo, sino que se alejan de los clichés del género. Lloyd y Zelos son los que más se acercan esos tópicos de los RPG, pero los demás son realmente originales, y aún así estos dos tienen una evolución lo suficientemente grande como para considerar que son únicos. Además, durante la aventura, y de manera opcional, podemos leer más de 400 conversaciones entre personajes. Este detalle les añade profundidad y les aleja de manera considerable de los clichés del género.



El principal problema de la historia de Tales of Symphonia es que tarda demasiado en arrancar. Durante las primeras 20 horas resulta interesante pero no tiene nada de especial, y tras ese momento va mejorando poco a poco hasta llegar a su punto álgido, que se da cuando hemos jugado más de 35. Aunque el desarrollo tiene poco de especial, una serie de giros argumentales muy buenos harán que el interés se mantenga constante, a pesar de que hay algunos elementos que parecen cogidos con pinzas. De hecho, Tales of Symphonia posee algunas incoherencias argumentales menores que harán que nos preguntemos el porqué de algunas cosas al terminarlo... sin obtener respuesta alguna. Un mayor cuidado en este aspecto se habría agradecido mucho. 

Por otro lado: dado que hay muchos giros argumentales, algunos son bastante predecibles, sobre todo si ya tenemos experiencia en el género. Quizá sea así porque hay muchos de ellos, pero le quita emoción a la historia: probablemente veremos cosas que nos oleremos con diez horas de juego y no “descubriremos” hasta poco antes del final. Aunque sí que hay que reconocer que los inesperados suelen pillar por completo al jugador.



Puntuación final: 87

Este conocido RPG de Nintendo GameCube es de lo mejor que podemos encontrar en la consola... y no es sólo porque haya pocos títulos en ella, sino también por méritos propios. Tales of Symphonia es un título totalmente recomendable para cualquier fan del género, y también para el que no lo es por su atractiva jugabilidad.

Posee algunos fallos argumentales menores, la banda sonora tiene algunos temas que se repiten y el apartado gráfico podría haberse explotado más, pero todo eso no opaca un gran juego que todo poseedor de una GameCube debe tener en su estantería. Al fin y al cabo, su cuidado sistema jugable, increíbles canciones para los combates e inolvidables personajes hacen de él una joya del género que nadie debería perderse.

5 comentarios:

Daninokuni dijo...

He leído esto ahora porque, como sabes, lo jugué este verano.
La verdad es que en muchos puntos creo que la nota que das es bastante baja... pero si hay algo en lo que no estoy de acuerdo es cuando dices que hay varios ejemplos de música que se repite demasiado.

La verdad es que en NINGÚN momento pensé que la música se repitiera demasiado. La de las mazmorras elementales sonaba en bastantes ocasiones... aunque personalmente, lo veo bien así, más cuando la mitad de estas mazmorras son cortas.

Ramonium dijo...

Todas las mazmorras tienen la misma canción, es normal que me queje de que la música se repite. De la misma forma, hay localizaciones en Tethe'alla y Sylvarant que comparten música. También podría haber más temas de batalla diferentes.

Sí, definitivamente creo que faltan más composiciones. Se me hizo demasiado notable dicho fallo, sobre todo en las mazmorras, que a mí me parece imperdonable. Si la canción de las mazmorras fuera increíble aún podría llegar a perdonarlo, pero teniendo en cuenta que es bastante genérica... lo tengo en cuenta.

¿En qué otros puntos crees que la nota es baja, por cierto?

Gracias por leer y comentar, entonces.

Daninokuni dijo...

No es cierto. Todas las mazmorras no tienen la misma música. Hay 8 mazmorras que comparten el tema de mazmorra elemental, que presenta una variación. El resultado final son 4 mazmorras con una variación y 4 con otra. En el juego hay más mazmorras, y sus canciones son diferentes. No me parece nada destacable. Y en caso de criticarlo, no lo haría como fallo imperdonable, desde luego.

Y localizaciones de Tethealla y Sylvarant... ¿pequeños pueblos? ¿Zonas por las que pasas en 5 minutos? Que tengan música propia me parece bastante innecesario. Además, las repeticiones suelen ser lógicas. Por ejemplo, las dos bases de los Renegados comparten música. Lógico.

En total, Tales of Symphonia tiene 111 temas, y 11 de ellos son temas de batalla. ¿Te parece poco? A mí no, desde luego, jamás se me pasaría por la cabeza criticar que faltan temas.



Ah, también dices que vale 25 euros para PS3. Eso es lo que vale en Chronicles... corrijo, lo que VALÍA. Cuando salió la última recopilación, de primera mano costaba 20 con Graces f y Dawn of the new world. Pero esto es una tontería.

Ramonium dijo...

Las 8 mazmorras principales tienen la misma canción, con la única diferencia de que las de Tethe'alla tienen una ligera variación. Eso es un fallo importante, ya que pasamos mucho tiempo en ellas.

Y sí, hablo de zonas pequeñas y pueblos enanos. Podría haber más variedad ahí, porque se acaba haciendo cansado. Yo no lo veo tan lógico, más viendo lo simples que son las composiciones. Si fueran canciones increíbles no me quejaría, pero es que pasan de simples.

A mí me parece que son pocos porque están mal empleados y la mayoría son genéricos y simples. En otros JRPG se hace mucho mejor que en Symphonia, como Eternal Sonata, Xenoblade, Paper Mario o incluso Golden Sun, que aunque tenga pocas melodías, están mejor distribuidas y mejor ajustadas al tiempo de juego.

Bueno, si ahora vale eso tampoco es mi culpa. No puedo estar pendiente del mercado del 100% de los juegos, así que escribo según está en ese momento xD

Daninokuni dijo...

En fin, me parece que simplemente no opinamos lo mismo, porque yo no creo que haya un mal uso de la banda sonora.
Y lo de que son las mazmorras principales... no creo. Guardan un común histórico, pero muchas de ellas, como la de la Tierra, son MUY cortas, más que otras mazmorras como el Bosque de Ymir.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger