martes, 25 de noviembre de 2014

Análisis de Kid Icarus: Uprising — La resurrección del mal... y de un gran clásico

Tras el reportaje en el que comparé Nintendo 3DS y PlayStation Vita, he decidido publicar este análisis de un éxito portátil: Kid Icarus Uprising.

Este juego es la secuela de uno título lanzado en 1991, Kid Icarus: Of Myths and Monsters para la vieja Game Boy. Sí, esta obra desarrollada por Masahiro Sakurai y su equipo ha sido lanzada más de 20 años después que su predecesora.

La innovación de este juego es considerable, y el creador de Kirby y Super Smash Bros. ha sabido darle un giro importante, todo manteniendo la personalidad original y reformándola para adaptarla a los nuevos tiempos.

Os dejo aquí el análisis de este software para Nintendo 3DS. Si tenéis cualquier opinión que compartir, no os olvidéis de que tenéis la caja de comentarios a vuestra disposición.

En fin, vamos allá:



Kid Icarus: Uprising

"La resurrección del mal... y de un gran clásico"

Plataforma: Nintendo 3DS.
Idioma: Español.
Género: Disparos en tercera persona, disparos sobre raíles.
Multijugador: Sí.
Online: Sí.
Precio: 44,95 euros (incluye pack de tarjetas RA y un soporte para la consola para facilitar el manejo).
Desarrolladora: Project Sora/Sora Ltd.
Distribuidora: Nintendo.
Fecha de salida:

Japón: 22 de marzo de 2012.


Estados Unidos: 23 de marzo de 2012.


Europa: 23 de marzo de 2012.


Han pasado ya 25 años desde que Pit devolvió la luz al mundo derrotando a Medusa, la Diosa de la Oscuridad. Sin embargo... la malvada líder del Inframundo ha resucitado para destruir a la Humanidad y vengarse de los que acabaron con ella.



Obviamente, la Diosa de la Luz, Palutena, no puede permitir que el ejército del Inframundo ataque a los humanos. Por suerte, gracias a Pit, la victoria contra Medusa parece completamente factible. El ángel es el guerrero más poderoso de Palutena, y hará lo que haga falta para derrotar a la malvada Medusa y ayudar a su señora.

Ahora, Pit posee la capacidad de volar durante cinco minutos seguidos gracias al nuevo Don de Vuelo de Palutena, y está más listo que nunca para entrar en acción. ¿Será capaz de detener al ejército del Inframundo y a su líder, la despiadada Medusa?



Kid Icarus: Uprising es uno de los juegos más destacados de la portátil estereoscópica de Nintendo. Ha sido desarrollado por Project Sora, equipo personal de Mashahiro Sakurai (creador de Kirby y Super Smash Bros.). Ha recibido unas ventas bastante buenas, y obtuvo 83 puntos en Metacritic.



Gráficos: 96

Gracias a un apartado visual realmente excelente, el equipo de Sakurai ha sabido meternos en este mundo griego de Kid Icarus con una gran efectividad. La variedad de escenarios es incuestionable: los desarrolladores se han arriesgado muchísimo en más de una ocasión, y la cosa ha salido bastante bien. Visitaremos localizaciones que jamás nos habríamos imaginado en un principio, y ninguna de ellas nos resultará anticlimática o absurda, a pesar de que más de una vez nos sorprenderemos.

Los personajes lucen con un nivel de detalle bastante alto dentro del conjunto de la portátil de Nintendo, al igual que todos los escenarios. En el momento en el que salió, este juego estaba entre los que más habían logrado aprovechar la máquina.



Gracias a que las fases aéreas son sobre raíles, los creadores del juego han aprovechado para potenciar el apartado técnico al máximo: en esos momentos, Kid Icarus Uprising hará gala de efectos visuales impresionantes. Encima, como el 3D se ha aprovechado tan bien, durante las partidas tendremos la sensación de que los proyectiles enemigos pueden golpearnos a nosotros también.

Sin embargo, las fases en el suelo no se quedan atrás. Disfrutaremos de unos combates realmente magníficos visualmente hablando, y no nos cansaremos de explorar unos escenarios preciosos y muy trabajados. A pesar de la lograda ambientación griega, cada capítulo consta de fases totalmente diferentes aspectualmente hablando. No decepciona en ningún momento.



Los enemigos son también variados y con personalidad, sobre todo si tenemos en cuenta a los jefes finales: cada uno es único e irrepetible. Los monstruos comunes son algo más simples, pero no hay recolores de ellos (algunos se irán repitiendo a lo largo de muchos niveles, pero siguen una lógica).

Los menús son claros, sencillos y atractivos... siguiendo un esquema extremadamente parecido al de Brawl. De hecho, al igual que en el juego de Wii, podremos manipular los elementos seleccionables para entretenernos.



Las escenas que iremos viendo, realmente impresionantes, utilizan el motor del juego: es una prueba de su enorme calidad. Con ese logradísimo efecto 3D, su espectacularidad aumenta: no podemos negar que visualizarlas con el 3D apagado es un auténtico desperdicio.

Lo único que podemos achacarle al casi perfecto apartado técnico es que en las fases aéreas se puede llegar a perder algo de realismo porque nos estamos moviendo sobre raíles. Aparte de eso, no podemos quejarnos de nada: los gráficos de Kid Icarus: Uprising están muy cerca de la perfección... y el 3D solo mejora la experiencia que nos podemos llevar durante nuestras partidas.


Sonido: 98

Pocos juegos hay en Nintendo 3DS con una banda sonora de tantísima calidad. ¿Qué nos encontramos en este título? Una música excelente, compuesta por artistas fantásticos. Cada fase tiene varias canciones, y todas y cada una de ellas son buenísimas, por impresionante que pueda sonar.

Como ya nos demostró en Brawl, Sakurai opina que la música en los videojuegos es muy importante para mejorar la experiencia del jugador. Probablemente por eso mismo tiró de sus contactos para que algunos de los mejores compositores de la industria hicieran música para su nuevo juego.

¿De quiénes estamos hablando, concretamente? Pues de nada más y nada menos que de increíbles y famosos artistas japoneses como Motoi Sakuraba (Golden Sun, Eternal Sonata, Tales of Xillia), Yuzo Koshiro (Streets of Rage, Revenge of Shinobi, Etrian Odyssey), Yasunori Mitsuda (Chrono Trigger, Xenoblade Chronicles, Xenogears), Noriyuki Iwadare (serie Ace Attorney, serie Grandia), Masafumi Takada (No More Heroes, Fatal Frame IV, Vanquish) y Takahiro Nishi (serie Lunar, serie Grandia). Sí: este equipo es impagable, desde luego.

Al fin y al cabo, todos participaron en la banda sonora de Super Smash Bros. Brawl. Sin duda, se ha sabido aprovechar lo que salió del famoso juego de lucha.

Lo único que podemos achacarle a la música es que... el tema de jefes finales común se repite bastante. Hay varias canciones para esas batallas, pero hay muchísimos enfrentamientos y esa melodía, a pesar de ser bastante buena, se repite mucho. No es ningún problema ni cansa, pero es un detalle que hay que tener en cuenta.

Además, aparte de que todas las melodías son excelentes y no hay ninguna genérica, los instrumentos también son fantásticos y de una calidad abrumadora. Se mezclan varios estilos, y los compositores no se han limitado a la música de inspiración griega o a los arreglos originales de NES, aunque también podamos encontrar piezas de este estilo. La variedad es muy grande y la banda sonora casa muy bien con la acción del juego. (Y sí, alguna cosilla de 8 bits también escucharemos como guiño al título original).

¿Y qué hay de los efectos de sonido? Son excelentes: realistas, adecuados y apropiados. ¿Y si hablamos del doblaje? Realmente inmejorable también. Tenemos un montón de voces distintas, y los actores lo han sabido hacer realmente bien, aunque se hable en inglés.

Sin embargo... dado que las fases son muy frenéticas, esas voces y efectos de sonido pueden opacar ligeramente la fantástica banda sonora de vez en cuando. Por suerte, podemos elegir el volumen en el que se escucha la música, los efectos y las voces por separado. Así, tendremos la posibilidad de dejar este apartado a nuestro gusto, incluyendo la opción de bajar un poco los efectos y voces para disfrutar más de las melodías.

Pongo aquí cuatro geniales canciones de la banda sonora. Se aconseja al lector que las escuche detenidamente y disfrute al máximo de ellas:






Jugabilidad: 93

Por norma general, los capítulos se dividen en dos secciones: una aérea y otra terrestre. En esa primera fase por el aire, nos moveremos sobre raíles, dirigidos a voluntad de la diosa Palutena, y solo tendremos que preocuparnos de esquivar, disparar y atacar cuerpo a cuerpo si hay enemigos muy cerca de nosotros.

La mirilla (y por ende, la cámara) se controla con la pantalla táctil y el puntero. Sin embargo, también podemos usar el botón deslizante PRO (cómodo, pero perfectamente prescindible, por suerte). Esas fases solo requieren algo de habilidad y reflejos.



Por otro lado, al llegar al “combate terrestre”, manejamos a Pit con total libertad. Podemos correr, esquivar proyectiles, atacar cuerpo a cuerpo o disparar a larga o media distancia según la capacidad del arma que tengamos equipada. En esas fases podemos explorar en busca de cofres con premios, e incluso resolver algunos puzzles sencillos o subirnos a raíles flotantes al más puro estilo Sonic.

La mayor parte de fases son así, aunque hay algunas excepciones. Algunos podrían llegar a pensar que puede hacerse repetitivo este sistema, pero en verdad no lo es: la historia, las situaciones y los escenarios han sido tan bien pensados que no nos cansaremos de jugar a Kid Icarus: Uprising si nos agrada su jugabilidad. Sin embargo, si no nos llega a calar, tal vez sí que se nos haga ligeramente repetitiva, a pesar del buen trabajo que se ha hecho para evitarlo.

Las batallas de jefes son los momentos más espectaculares del espectro jugable. Hay muchísimas, muy bien ideadas y todas son impresionantes. Cada enemigo final requiere una estrategia en concreto, y todos y cada uno de ellos tienen algo especial.



¿Qué ocurre si no somos muy hábiles con este exigente sistema de juego? Pues... ¡nada! Sakurai, siempre atento, ha pensado que la mejor forma de hacer una buena dificultad es permitir al jugador escoger la que quiera antes de empezar cada nivel. Hay varios rangos de “intensidad” ajustables, del 0,0 al 9,0. ¿Qué se quiere decir con esto? Que podemos fijarlo exactamente como deseemos por décimas. Por ejemplo, podemos jugar con una intensidad de 2,3. Así, encontraremos siempre la dificultad que más apropiada sea para nosotros.

Sin embargo, el propio juego nos recomendará un nivel de intensidad para que la partida sea retante en todo momento y al mismo tiempo no perdamos todo el rato. Para hacerlo, se fija en nuestras muertes, las dificultades en las que hemos ido jugando... y la verdad es que sabe hacerlo muy bien. Satisface a todos los jugadores en este aspecto: si nos gusta la dificultad castigadora de los juegos clásicos, bastará con que escojamos un nivel de intensidad un poco superior al recomendado. Sin embargo, si preferimos una sencillez digna de algunos títulos de esta generación, bastará con que seleccionemos una intensidad inferior a la aconsejada.



El nivel de personalización es importante. Hay muchísimas armas diferentes que podemos equiparle a Pit, y de muchos tipos. Por ejemplo: hay Espadas, Arcos, Cañones, Orbitales... y todas ellas con efectos diferentes. Además, podemos fusionarlas para obtener armas mejores, comprarlas y venderlas. Del mismo modo, podemos escoger algunos “dones” a placer con efectos devastadores: antes debemos equipárnoslos para utilizarlos en batalla... o en el multijugador.

El modo para varios jugadores es bastante entretenido. Hace uso del online y del modo local. Soporta a seis jugadores por batalla, y tenemos un clásico “todos contra todos” y un original modo por equipos. El sistema de personalización se explota bastante más aquí que en el modo historia.

Por otro lado, como ya es costumbre en los juegos de Sakurai, hay muchas opciones para que la persona que disfruta del título esté a gusto en todo momento.

En este sentido, nos encontramos con una jugabilidad bastante entretenida y con pocos errores.


Duración: 80

Superar los 25 capítulos de los que consta la historia requiere unas 10 horas. Parece poco a simple vista, pero con una clara similitud a Brawl, hay bastantes cosillas desbloqueables que alargan considerablemente la vida del juego. Además, para una obra de este género, la duración es la habitual.

Al igual que en el título de lucha anteriormente mencionado, podemos desbloquear música y trofeos con información de los objetos y personajes. Para hacerlo, deberemos realizar varias cosillas, entre las que se incluye el superar nada más y nada menos que 360 desafíos. Esto puede alargar considerablemente la vida de Kid Icarus: Uprising.

Por otro lado, otros extras como el multijugador online o el modo de tarjetas RA también le dan bastante vida adicional.

Sakurai se ha preocupado de que tengamos bastantes cosas que hacer tras haber visto toda la historia.


Innovación: 86

Los cambios desde NES y Game Boy son más que evidentes. Es prácticamente una IP nueva. De hecho, los parecidos son prácticamente una coincidencia.

Kid Icarus: Uprising es bastante original en premisa, innovador y con un control totalmente nuevo. Los combates aéreos sobre raíles son una especie de evolución personalizada de los clásicos juegos de naves, aunque en esta obra tenga su propio estilo. Durante las batallas en tierra, el juego es un shooter en tercera persona con exploración. Son cosas que se han visto en otros títulos, pero se han sabido llevar de forma original, con aplicaciones interesantes y siguiendo el estilo obsesivo de Sakurai.

Desde luego, no podemos decir que la saga no haya evolucionado. Con el salto desde Game Boy hasta Nintendo 3DS es lógico que se haya dado un cambio tan grande, pero no hay que quitarle mérito al equipo de Sakurai. Prácticamente, han creado una propiedad intelectual totalmente nueva a partir de un sencillo título de NES.


Historia: 80

Aunque haya clásicas escenas, Sakurai sabe que no estamos en un RPG de 70 horas. Entonces, ¿cómo hacer una buena historia? Siguiendo una técnica bastante útil: los diálogos que hay durante las fases jugables muestran el avance de la historia a base de comentarios importantes. Sí, la historia irá avanzando mientras superamos los niveles.

Conociendo a Sakurai, y sabiendo que se centra mucho en la jugabilidad, es lógico intuir que la historia no es más que una excusa para ponernos a jugar. Craso error. El argumento es realmente bueno, y se va complicando a medida que vamos avanzando en el modo de un jugador. Hay muchos giros argumentales, y unos personajes realmente buenos y con un carisma innegable.

Sin embargo, quizá porque la historia es corta, hay algunos personajes y situaciones que se podrían haber aprovechado muchísimo mejor. Al fin y al cabo, un montón de cosas que despiertan interés no las descubriremos hasta que desbloqueemos determinados trofeos con información... o directamente nos quedaremos sin saberlas.

La historia es inesperadamente buena. A pesar de ello, el final es demasiado simple: sin duda, podría haberse hecho mucho mejor en este aspecto. El argumento es de calidad para un juego de este estilo.

Además, se emplea muy bien el humor. Hay muchos diálogos cómicos, y muy a menudo se rompe el cuarto muro. Los personajes hacen bromas sobre cuestiones jugables, se habla de cosas como Internet y la historia de los videojuegos y algunos diálogos son dignos de hoy en día. ¿Le quita eso seriedad al argumento? Sí, pero de una forma divertida, al estilo de títulos clásicos como Monkey Island. Obviamente, el nivel alcanzado por Kid Icarus: Uprising no le llega a la suela de los zapatos a la famosa aventura gráfica en este aspecto, pero es la mejor forma de comprender por dónde van los tiros a la hora de hablar del juego en este aspecto.



Puntuación final: 92

Kid Icarus: Uprising es uno de los mejores títulos que pueden encontrarse en Nintendo 3DS. En lo que a música se refiere, sin duda es complicado de superar, y tiene un apartado gráfico de infarto, con un uso muy bien aprovechado del 3D estereoscópico de la consola.

Es divertido y ofrece muchas opciones al jugador. Si el sistema no acaba de calarle a alguien, quizá pueda hacérsele algo repetitivo en algunas ocasiones por su sistema recurrente, pero como el desarrollo está tan trabajado, resulta complicado que pase, aunque la posibilidad exista.

Desde luego, puede afirmarse algo con claridad: pocos juegos hay en la portátil de Nintendo que se acerquen en nivel de calidad a Kid Icarus: Uprising. Por eso mismo, está recomendado a todo poseedor de la consola que busque un título dinámico y divertido.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger