martes, 4 de noviembre de 2014

Análisis de Pokémon Rojo y Azul — El inicio de la fiebre

Es el juego de la infancia de muchos. Pokémon Rojo y Azul es el icono de una generación entera, y no solo de aficionados a los videojuegos, sino en general. ¿Quién no conoce estos legendarios cartuchos, como mínimo?

Aquí tenéis la review del juego con el que Pikachu y sus amigos se dieron a conocer al mundo: la primera entrega de la saga Pokémon. Al menos, en lo que se refiere a la adaptación occidental de las ediciones Roja y Verde japonesas que dieron comienzo a uno de los fenómenos más exitosos de la industria.

Ya me diréis qué opináis del análisis. Será interesante conocer vuestra opinión acerca de estos dos títulos a través de la caja de comentarios: seguro que muchos tenéis decenas de aventuras Pokémon guardadas en vuestra memoria que querréis compartir o recordar.



Pokémon Rojo y Azul

"El inicio de la fiebre"

Plataforma: Game Boy.
Idioma: Español.
Género: RPG.
Multijugador: Sí.
Online: No.
Precio: 34,95 euros de salida, 10 euros en la actualidad (de segunda mano).
Desarrolladora: Game Freak.
Distribuidora: Nintendo.
Fecha de salida:

 Japón: 26 de febrero de 1996.
Estados Unidos: 30 de septiembre de 1998.
Europa: 1 de octubre de 1999.

Este mundo está habitado por unas criaturas llamadas Pokémon. Estos seres viven con los humanos: algunos los tienen como mascotas, y otros los utilizan para luchar. Las personas que realizan combates Pokémon y los crían se denominan Entrenadores.



Cuando un niño alcanza los diez años, tiene derecho a convertirse en Entrenador y recorrer el mundo para vivir todo tipo de aventuras con sus Pokémon. Ahora, en Pueblo Paleta, un chaval va a comenzar su viaje... y una nueva leyenda está a punto de comenzar.

Su objetivo es derrotar a los ocho Líderes de Gimnasio y hacerse con todos los monstruitos que habitan la región para convertirse en un Maestro Pokémon.



Pokémon Rojo y Azul fueron las primeras entregas de la icónica saga, y dos de los juegos que más han vendido de todos los tiempos. Obtuvieron tanto el respaldo de la crítica como del público. Esa gran influencia que provocaron estos dos cartuchos en la cultura popular es tan grande que se han convertido en dos títulos míticos y en el icono de toda una generación.




Gráficos: 66

En líneas generales, el apartado visual cumple con lo que busca: ofrecernos una divertida aventura en compañía de nuestros monstruos de bolsillo con una agradable vista cenital. Sin embargo, los sprites de los Pokémon son realmente horrendos: algunos son complicados de reconocer de frente, y la imagen de espaldas de muchos de ellos a menudo se ve difusa y excesivamente pixelada. De hecho, hay algunos sprites difíciles de descifrar si hablamos de la retaguardia de los Pokémon.



Los efectos de los combates cumplen, pero algunos podrían estar mejor hechos. Algo más de detalle y variedad en los ataques se habría agradecido, pero algunos tienen un buen nivel de vistosidad hasta cierto punto. Se muestran, y ya.

Si tenemos en cuenta los mapas, vemos que el esquema de edificios y localizaciones se repite en toda la región. Las zonas se parecen mucho entre sí, pero tenemos que reconocer que el mapeado es bastante grande y que hay muchas ciudades por ver. A pesar de ese estilo no tan diferente, no hay sensación de repetición y cada localización tiene su personalidad, por sorprendente que parezca.



En Game Boy el estilo es adecuado, agradable y cumple bien, pero no llega a destacar. Lo único que realmente es criticable en este apartado son los sprites de los Pokémon. Mejorando eso, los gráficos serían bastante decentes... aunque aún se podrían pulir si buscásemos destacar en la consola

Es una pena que Pokémon Rojo y Azul no llegasen en color, pero en Japón salieron mucho antes que en Europa, por lo que la Game Boy Color aún no existía cuando estos juegos nacieron. Se entiende, pero sigue siendo una lástima.


Sonido: 81

Los gritos de los Pokémon y los efectos de sonido estaban a la orden del día, pero algunos se parecen más de lo que deberían entre sí (como el de Chansey y Pidgeot). De hecho, los ruidos que emiten los monstruos de bolsillo podrían haber sonado más limpios, pero considerando que no se han modificado en más de una década... probablemente poco más se podía pedir. Los efectos son bastante representativos y adecuados: tanto, que todavía hoy muchos de ellos siguen siendo los mismos en las nuevas entregas.

La música de Rojo y Azul es, junto al juego, el icono de toda una generación, y no es por casualidad: las melodías son representativas, fácilmente reconocibles e increíblemente pegadizas. Están grabadas a fuego en la mente de cualquier fan de Pokémon por su calidad y por todo lo que significaron en su día. Estas composiciones no son lo mejor que ha salido del altavoz de una Game Boy, pero no están tan lejos de ello. El nivel es alto y adecuado, aunque hay que achacar que algunas melodías se repiten bastante. Se entiende en una consola como Game Boy, pero habría estado bien que hubiesen incluido un par de temas de batalla más, por lo menos.

Los instrumentos son adecuados para lo que da de sí la consola. Despiden un estilo añejo por los cuatro costados, pero eso no significa que sean malos. De hecho, son apropiados y buenos para la Game Boy.

Pongo aquí cuatro canciones del juego, compuestas por Junichi Masuda:













Jugabilidad: 91

Pokémon es un RPG muy original que nos propone el desafío de capturar a todos los bichos posibles y superar infinidad de combates con la ayuda de ellos. De este modo, podremos convertirnos en los mejores Entrenadores de la región en la que nuestro protagonista vive. El concepto fue realmente revolucionario en su momento, y llevó las capacidades de la portátil de 8 bits de Nintendo al límite.

Para capturar a un Pokémon, tendremos que mover a nuestro personaje por las zonas de hierba alta. Al caminar por ellas, aparecerá alguno tarde o temprano. Para atraparlo, tendremos que usar las Poké Balls, que son unos objetos de diseño capsular fabricadas para ello. Sin embargo, la cosa no es tan fácil: para que sea más sencillo que caiga un Pokémon en nuestras redes, antes tendremos que bajar sus puntos de salud todo lo que podamos con la ayuda de los que ya tenemos, y siempre con cuidado de no dejarlos a cero. Tras eso, será mucho más sencillo que entre en las Poké Balls que lancemos. Del mismo modo, inflingirle un problema de estado a un Pokémon salvaje también ayuda a que las probabilidades de darle caza con éxito aumenten.



Hay una gran cantidad de Pokémon por atrapar, nuestro inventario permite que viajemos en compañía de seis y hay un sistema de almacenamiento en el que tenemos la posibilidad de guardar los que no podamos llevar encima. Gracias a esto, el juego es increíblemente personalizable, y este título ofrece tantas posibilidades que cada partida acabada suele ser diferente.

El sistema de combate es complejo, estratégico y personalizable... pero no está pensado para ser explotado contra la máquina: llevando las capacidades de Game Boy al límite, Pokémon permite que luchemos contra los equipos de nuestros amigos... ¡y que podamos intercambiar nuestros guerreros por los de ellos! Gracias a las capacidades del Cable Link, todo eso es posible. Siendo Pokémon Rojo y Azul los primeros títulos en explotar realmente el multijugador de la consola, las posibilidades de juego se multiplican con ese periférico.



Las dos ediciones tienen pocas diferencias entre sí: lo más destacable es que hay algunos Pokémon exclusivos de cada una. Por eso mismo, para conseguir atraparlos a todos, tendremos que intercambiar nuestros bichos con los de nuestros amigos. Sí, efectivamente: el concepto es revolucionario.

Por otro lado, podemos tener en cuenta algunos guiños a los juegos de la saga Mother que son fáciles de apreciar por los que los han jugado, y... que Pokémon Rojo y Azul está en castellano. La traducción, definitivamente, era necesaria para un juego de esta índole, y es un elemento que se valora muy positivamente.

La aventura es entretenida y con una curva de dificultad apropiada. De lo más divertido que puede encontrarse en Game Boy, sin duda.


Duración: 93

La aventura es realmente larga. Conseguir las ocho Medallas de los Gimnasios y superar el Alto Mando de la Liga Pokémon suele llevar cerca de 25 horas, cifra muy destacable para un cartucho de una consola de 8 bits

Por otro lado, completar la Pokédex es una tarea larga, divertida y complicada: hacerlo puede significar otras 20 horas de juego. Al fin y al cabo, hay 151 Pokémon por atrapar, y hacerse con todos no es tarea fácil. 



El multijugador también alarga mucho la vida de estos cartuchos: la posibilidad de entrenar a nuestras criaturas para crear buenos equipos hace que los cartuchos de Pokémon sean de los pocos juegos de Game Boy a los que se les pueden dedicar centenares de horas. Sin embargo, si no se dispone de gente con la que jugar... este título pierde mucho en este aspecto, porque la Pokédex es incompletable y no se puede disfrutar de la conectividad que Rojo y Azul ofrece.

A pesar de lo marcado en el párrafo anterior, en este apartado es un juego muy destacable. En una consola en la que hay títulos que duran menos de media hora, esta vida útil es realmente increíble.



Puntuación final: 86

Todavía hoy, las primeras ediciones de Pokémon son una apuesta divertida y que puede consumir muchas horas de los ratos libres de cualquiera. A pesar de que el apartado técnico se puede pulir un poco más, Rojo y Azul significan toneladas de diversión para cualquiera. Su increíble nivel de personalización, su conectividad y la originalidad de su premisa lo hacen irresistible. Viéndolo hoy, no extraña que Pokémon se haya convertido en el fenómeno de masas que es ahora, ni sorprende que sea uno de los juegos mejor vendidos de todos los tiempos.

Tal vez ahora esta saga no sea tan original, pero cuando nació era algo nunca visto, y un concepto simple y sencillo que sorprendió a todo el mundo. Ningún juego había explotado tanto el concepto del coleccionismo hasta la salida de Rojo y Azul, y menos aún en una plataforma como Game Boy. Sin duda, es una verdadera virguería que lleva el hardware de la plataforma hasta un nivel muy elevado.

Está recomendado a todo aquel que quiera conocer los orígenes de esta emblemática saga, o que simplemente busque un título tan largo como divertido dentro del catálogo de Game Boy.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como fan de la saga Pokémon, te agradezco este análisis, el juego que inicio la fiebre, merece un retro análisis.

Yo creo que esa fiebre que existió, existe hoy y existirá mañana.
Misma formula, misma jugabilidad, mismo objetivo, obviamente todos estos aspectos mejoraron mucho, pero el objetivo sigue siendo el mismo, acabar con la mafia de turno y convertirnos en maestros pokemon, siguiendo el lema "Gotta catch em all". Esto es malo?... en ninguna manera, por que la diversión y adicción que genera este juego es incomparable, esa sensación de atrapar ese pokemon tan difícil, que tanto se te resistió, es inigualable!

Por que es tan especial este juego?... por que creo un genero, creo escuela, ver esa mecánica tan profunda, un mapeado bastante grande, 151 criaturas y ademas los objetos en un cartuchito de 4 mb, en esos tiempos era increíble, tantos ataques, que daban lugar a muchísimas estrategias diferentes, los ataques por tipo, que cada uno tenia su fortaleza y debilidad contra otro, hacían un metagame inigualable, el tipo "dragon" era el único tipo que desbalanceaba un poco el juego.

Muchos se iniciaron en el genero RPG, gracias a este juego, no tenian que complicarse en entender una historia profunda y complicada, solo divertirse, nada mas.

Y ademas siendo una saga estreno, vendio la friolera de 31.40 millones de juegos.

Con respeto al sonido, como tu ya dijiste, flojea bastante.

La música de intro es iconica, desde ese momento hasta ahora, las canciones de las demás ciudades no estaban nada mal, excepto la de la famosa y terrorífica ciudad "Lavanda" de Pokemon Red, daba miedo de verdad XD, ademas era bastante querubín en esa época XD

Por que sigue siendo tan especial?, por que por medio de un cablecito podías pasar a tus queridos monstruitos de bolsillo a otra persona, era algo inpensado en esa epoca, ademas esto socializo mucho a las personas.
Cabe destacar, que al parecer, la idea de hacer 2 cartuchos, para luego intercambiar, fue idea del "guru" Shigeru Miyamoto.

Definitivamente, una gran mente de la de Satoshi Tajiri.

Te felicito Ramonium, gran análisis.

Te saluda Emo-link.

Ramonium dijo...

@Emo-Link

Sí, la idea de los dos cartuchos fue cosa de Miyamoto.

Pokémon Rojo y Azul fueron dos juegazos y han quedado grabados a fuego en la historia de la industria. Fue también mi primer RPG, la verdad, y pocos títulos recuerdo con tanto cariño como estos. Las horas que invertí en ellos no se pueden contar, y las sensaciones que me transmitieron de crío son únicas y las voy a guardar siempre en mi memoria gamer. Todavía recuerdo esa tonelada de pilas gastadas que acabé acumulando gracias a mi Pokémon Rojo... xD

Gracias por leer y comentar. Me alegro de que te haya gustado el análisis.

Emo-Link dijo...

De nada Ramonium, siempre es un gusto leer a un gamer con criterio y buen gusto por los juegos, tanto retros, como actuales,y en el tema de las pilas estamos iguales XD, yo también empece con Pokémon Red, y seguí la saga generación a generación, hoy estoy esperando Zafiro alfa. Así de fuerte me marco Pokémon

Un saludo compañero.

Ramonium dijo...

Te agradezco la valoración, y también que te guste cómo hablo de los juegos. Eso significa que estoy llevando bien el blog xD

Yo no voy a hacerme con las nuevas ediciones de Pokémon por varios motivos, pero entre ellos está el de que no me gusta que sea tan complicado pasar a mis bichos de juegos anteriores. Yo eso quiero hacerlo gratis, la verdad.

Igual me hago con ellos cuando bajen de precio, pero por ahora tengo muchos títulos que comprar... de hecho, la Wii U voy a adquirirla este mismo mes, y durante un tiempo voy a volver a tener que ahorrar xD

Un saludo a ti también. Nos seguimos leyendo por 3DJuegos.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger