martes, 11 de agosto de 2015

Análisis de Paper Mario: La Puerta Milenaria — Papiroflexia ancestral

Sin contar los avisos, ¡esta es la entrada número 100! Gracias a todos por haber estado siguiendo Sol Blade Games todo este tiempo. Seguiré haciéndolo lo mejor que pueda.

Sin duda, Nintendo GameCube no tuvo tantos juegos de rol como su principal competidora, PlayStation 2. Sin embargo, la Gran N se aseguró de que los fans del género también encontraran su lugar en su consola, por lo que se encargaron de realizar tratos para que llegaran títulos exclusivos tan sobresalientes como Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Océano Perdido o el conocidísimo Tales of Symphonia, juegos que también analicé hace tiempo y cuyas reviews podéis leer en los enlaces que os he puesto sobre sus nombres.

Otro de esos títulos, infravalorado hoy por algunos de los asiduos del género por estar protagonizado por el fontanero de Nintendo, fue Paper Mario: La Puerta Milenaria. Sin embargo, los que han tenido la suerte de jugarla saben que esta obra de Intelligent Systems (creadores de la saga Fire Emblem) no solo es un JRPG magnífico, sino que puede igualar o incluso superar a los títulos citados, por sorprendente que pueda sonar.

Sin embargo, como de costumbre, os aconsejo que juzguéis vosotros mismos tras jugar... o como mínimo, leer mi análisis. Os lo dejo aquí, y espero que os agrade. No os olvidéis de comentar en el lugar correspondiente si tenéis algo que hacerme saber:



Paper Mario: La Puerta Milenaria

”Papiroflexia ancestral”



Plataforma: Nintendo GameCube.
Idioma: Español.
Género: RPG.
Multijugador: No.
Online: No.
Precio: Alrededor de 50 euros (de segunda mano).
Desarrolladora: Intelligent Systems.
Distribuidora: Nintendo.
Fecha de salida:


Japón: 22 de julio de 2004.


Estados Unidos: 11 de octubre de 2004.


Europa: 12 de noviembre de 2004.


Hace muchísimo tiempo, existió una gran ciudad muy próspera en la que la gente vivía feliz y en armonía. Sin embargo, esa dicha duró poco tiempo.

De repente, ocurrió una gran tragedia en ese lugar: un enorme cataclismo destruyó la ciudad. Los cielos se oscurecieron, el suelo tembló y esa civilización fue tragada por la tierra, desapareciendo para siempre.



El recuerdo de esa ciudad se ha borrado tras el paso de los siglos. Ahora, una nueva población se ha establecido sobre el lugar en el que estaba la antigua. Sin embargo, entre las gentes que llegaron a esa localidad, empezó a circular la leyenda de un increíble tesoro oculto en una ciudad subterránea...

Esa nueva urbe es una ciudad portuaria conocida como Villa Viciosa, lugar dominado por una banda de ladrones en el ala este, y por la mafia en el ala oeste. La Princesa Peach ha recibido una cajita de una vendedora: según esa mujer, solo una persona de corazón puro puede abrirla. Tras hacerlo, se entera de que es un mapa mágico que puede ayudar a encontrar el tesoro de Villa Viciosa. Sin dudarlo ni un instante, le envía el mapa a Mario en una carta para que venga a Villa Viciosa y le ayude a encontrarlo. Y así es como comienza una nueva aventura del fontanero italiano...



Paper Mario: La Puerta Milenaria es un conocido RPG de Nintendo GameCube desarrollado por Intelligent Systems, desarrolladora de la saga Fire Emblem. La mayor parte de los usuarios de la consola lo consideran uno de los mejores juegos del género de la consola y de la saga Mario. No en vano, algunos fans han dicho que es el mejor RPG del fontanero italiano. Obtuvo 87 puntos en Metacritic, destacando así dentro de los juegos de la saga insignia de Nintendo.



Gráficos: 81

De un primer vistazo, es fácil ver que el apartado gráfico es simple. De hecho, algunos han dicho que no evoluciona demasiado lo ya visto en Nintendo 64. Y en cierto modo, es verdad: el genial estilo establecido por el Paper Mario original es seguido de forma fiel en esta segunda entrega para GameCube, aunque esté mucho más afinado y perfeccionado aquí.

Sin embargo, se aprovechan esos modelos en 2D para realizar cosas imposibles de hacer en la antigua consola de 64 bits, por lo que se utiliza la potencia interna de la máquina para hacer virguerías a partir de esos sencillos elementos. De hecho, Paper Mario: La Puerta Milenaria es una buena muestra de cómo se maneja la GameCube con elementos en 2D.



En más de una ocasión, veremos decenas de elementos en movimiento a la vez en la pantalla. Auténticos ejércitos de enemigos se abalanzarán sobre nosotros, y todos se moverán al mismo tiempo. Del mismo modo, en algunas ocasiones nos encontraremos con adversarios realmente mastodónticos que se moverán de manera fluida.

Intelligent Systems no está acostumbrada al 3D, como ya ha demostrado en numerosas ocasiones con la saga Fire Emblem, pero saben manejarse en el terreno 2D de forma magistral cuando se ponen a ello, como nos muestran en este título.

Hay algunos elementos en 3D que forman parte de los escenarios, pero predomina ese "estilo papel" durante todo el juego; de hecho, nos dará la impresión que esta obra forma parte de un librito de recortables.



Los colores son vivos, variados y le dan un ambiente simpático al juego, aunque haya algunos escenarios que inspiren más tensión en el jugador. Se ha sabido hacer un buen equilibrio.

En definitiva: a pesar de no estar totalmente en 3D y de utilizar un apartado técnico sencillo, este título sabe aprovechar la tecnología de la consola para hacer cosas totalmente inalcanzables en plataformas más antiguas y centradas en los gráficos en 2D.


Sonido: 87

La banda sonora de Paper Mario: La Puerta Milenaria está a la altura del género RPG.

Tiene un estilo bastante personal y adecuado para el carácter del título y la ambientación de los escenarios (los instrumentos de las melodías logran esa personalidad), pero posee una gran variedad de composiciones de calidad dignas de cualquier RPG que se precie.

Aunque el tema de batalla principal sea el mismo siempre, cada jefe final tiene su propia canción propia y las melodías que suenan durante los combates son muy buenas, y épicas en algunos casos. Cada escenario y localización también tiene tema propio, y gracias a este trabajo nos sale una muy buena banda sonora de más de 130 piezas sin contar los efectos y las canciones cortas.

Los efectos de sonido son competentes y cumplen bien su función. Pecan de ser algo simples, pero son adecuados para el estilo "papel" del título.

No hay voces en el juego, a pesar de que hay toneladas de bloques de diálogo. Solo Mario tiene voz, y no son más que sus habituales gritos y frases hechas, pues lleva el rol de "héroe mudo" tan clásico de algunos RPG japoneses. Los otros personajes hablan por los codos, pero no tienen voces. Al hablar, solo escucharemos un irritante "beep, beep, beep" que podremos activar si lo deseamos.

Básicamente, la ausencia de voces es el mayor fallo del apartado sonoro, ya que la música del juego es realmente buena.

Pongo aquí cuatro canciones del juego, obra de Yoshito Hirano y Yuka Tsujiyoko:






Jugabilidad: 95

El juego sigue, aparentemente, un esquema clásico: controlaremos a Mario por las localizaciones del título, hablaremos con gente en los pueblos y ciudades, exploraremos mazmorras y haremos un montón de combates por turnos.

Sin embargo, las cosas no son tan típicas en este juego: para empezar, en las batallas no bastará con escoger una opción y esperar a que las acciones se lleven a cabo. Aquí hay que participar.



Para que los ataques sean más potentes (o, directamente, tengan efecto) tendremos que pulsar distintos comandos de botones determinados que decantarán la batalla a nuestro favor si los realizamos correctamente. A medida que vayamos subiendo de nivel, podremos aumentar nuestra vida (Puntos Corazón), puntos de magia (aquí Puntos Flor) y Puntos Medalla que nos permitirán aprender ataques nuevos si nos equipamos unas Medallas especiales que nos iremos encontrando a lo largo de la aventura.

Sin embargo, los combates de este juego... no son normales: cuando comience una batalla, apareceremos en un teatro, lugar en el que se desarrollarán todas las luchas. El público participará, y podrá dar ventaja a un bando o a otro. Por ejemplo, los visitantes del teatro llenarán nuestra barra de Poder Estelar si les conseguimos entretener (sí: tocará poner poses o hacer acrobacias al atacar). La carga de ese comando nos permitirá realizar ataques devastadores (en otros juegos serían "invocaciones").



Del mismo modo, el público también nos lanzará piedras si le caemos mal o es gamberro (la mejor opción será atacarles si eso va a ocurrir), o nos tirará objetos útiles si quiere apoyarnos. Por suerte, las decisiones del público nunca serán determinantes y los ataques serán de daño fijo. Siempre sabremos el daño que realizan los movimientos y utilizaremos cifras bajas, como en Fire Emblem: se nota que Intelligent Systems ha creado este título.

Desde luego, es innegable que el sistema de combate es muy original. Dado que las batallas son muy divertidas, nunca nos llegaremos a cansar de ellas. Y no: los encuentros no son aleatorios. Para luchar, deberemos tocar a un enemigo en cualquier escenario, y tendrá ventaja el que propine el primer golpe.



Los personajes controlables son muy distintos y cada uno tiene sus habilidades especiales. Aparte de Mario, nuestro protagonista, podremos utilizar a varios personajes de diferentes razas del mundo de Mario, como una Goomba, un Koopa, un Yoshi y otros personajes de razas inventadas para este juego. Todos y cada uno de ellos tienen una forma diferente de atacar y le dan mucha variedad a las batallas.

Por lo demás, el título es tremendamente variado: visitaremos lugares muy diferentes y el juego nos propondrá siempre retos distintos. El esquema nunca se nos hará repetitivo y nos enganchará hasta que terminemos la aventura. La curva de dificultad es apropiada y ascendente, y aunque nunca lleguemos a atascarnos, algunos jefes requerirán estrategias para poder ser derrotados.


Duración: 89

Terminar la aventura lleva alrededor de 40 horas jugando a un ritmo normal, cifra más que aceptable para un RPG que se precie. En este título no hay relleno propiamente dicho, y todas las horas de juego son genuinas.



Aparte de la historia principal, hay algunas misiones secundarias que nos propondrán los personajes no controlables de este título que alargarán un poco la vida del juego. Derrotar al jefe extra, conseguir todas las Medallas y superar todas las misiones secundarias le sumará unas 10 horas más a la duración de este título.

Aparte, por si todo eso no fuera poco, los diálogos de los NPC de los pueblos irán cambiando a medida que avancemos en el juego. De hecho, una vez terminada la aventura, todos y cada uno de ellos nos contarán cosas distintas y podremos hacer otras cosillas, así que podremos dedicarle bastantes horas a Paper Mario: La Puerta Milenaria.



¿Qué le falta a este juego en lo que a duración se refiere? En principio, nada, pero quizá habríamos agradecido alguna aventura paralela o un modo difícil para fomentar su rejugabilidad, porque como RPG que es, no apetece recorrerlo de nuevo hasta pasado un tiempo considerable.


Innovación: 77

Nos encontramos ante un RPG único y muy original. La historia, el planteamiento, el estilo y la mecánica es tremendamente innovadora. Entonces, ¿por qué no tiene una nota más elevada? La respuesta reside en que el título anterior, el Paper Mario original de Nintendo 64, sentó las bases de este nuevo juego, y aunque haya una clara evolución y cambios notables, se nota que La Puerta Milenaria se inspira mucho en su predecesor.



Cosas como el aprovechamiento jugable de la papiroflexia o que el público participe en los combates son totalmente nuevas, y se aposenta totalmente como saga. Sin embargo, bebe del título anterior en lo más básico, por lo que no sería justo darle una nota demasiado elevada en este apartado, a pesar de su gran originalidad y frescura.


Historia: 87

Paper Mario: La Puerta Milenaria puede presumir de tener una de las historias más originales que se han visto en RPG alguno, todo eso teniendo un muy buen desarrollo y unos personajes realmente exquisitos. Por increíble que pueda parecer, han logrado darle un enorme carisma y personalidad a sujetos como un Bob-Omb o un Koopa, y eso no solo se cumple con los personajes controlables.

El objetivo de la aventura es aparentemente sencillo (hay que obtener unos Cristales Estelares para acceder a un tesoro legendario), pero se ha estructurado el juego de forma que cada obtención de Cristal es una pequeña historia en sí misma. Básicamente, Paper Mario 2 está dividido en actos, como una obra de teatro, y cada uno tiene como título un guiño a una película clásica por motivos que descubriremos al jugarlos.



Esos actos están llenos de sorpresas, tienen sus propios giros argumentales y poseen hechos sorprendentes. Nos centraremos en un asunto en concreto cada vez, cosa que le da una enorme variedad y riqueza al hilo argumental de este título.

Los NPC de este juego poseen mucha personalidad: nos acordaremos de decenas de ellos, y eso es algo que es prácticamente imposible de conseguir en un RPG. Sí: por sorprendente que parezca, recordaremos a la familia de Bob-Omb adinerados, a las Toad viajeras, al niño Toad cuya madre es ludópata, a los forestos de la mafia de Villa Viciosa, a un luchador filósofo, a un detective aficionado a las novelas de misterio, al Goomba que pierde siempre jugando a las cartas... como se puede ver, todos y cada uno de ellos son realmente únicos. Una prueba más es que todos tienen un nombre propio.



El juego está lleno de guiños y cameos de cosas de otros juegos o del mundo real, y nos sacarán una sonrisa en más de una ocasión. El humor utilizado a lo largo del título es genial, y más de una vez nos partiremos de risa gracias a las ocurrencias de los desarrolladores.

Por lo demás, la historia es adecuada y competente, y bastante alejada de lo clásico en los juegos de Mario. Peach será secuestrada en cierto momento (eso no podía faltar), pero los motivos son lógicos y esa acción no es obra del tortugo con pinchos de toda la vida, sino de una organización que va tras el tesoro, como nosotros.

Además, gracias a lo increíblemente buena que es la traducción (sí: es una de las mejores que se han hecho en RPG alguno), disfrutaremos de la historia del juego al máximo.



Puntuación final: 92

Paper Mario: La Puerta Milenaria es uno de los mejores RPG de GameCube. Los motivos saltan a la vista: no solo es original, con una historia muy divertida y una gran duración. También puede presumir de ser uno de los juegos más divertidos de la consola gracias a su enorme variedad e ingenioso sistema de combate.

A menudo se ha dicho que este título es el mejor RPG de Mario. Y la verdad, es probable que eso sea cierto: a pesar de su enfoque, es un RPG muy competente y capaz de competir de tú a tú con juegos del género de todo tipo de sagas clásicas.

Este título no decepcionará a cualquier asiduo de los RPG, a pesar de no ser fan de Mario. Está recomendado a todo poseedor de una GameCube que busque un juego divertido y original.

8 comentarios:

McFadyen Sara dijo...

Jugué (por así decirlo) al primer Paper Mario (desde la Wii) y la verdad es que me pareció una maravilla de juego. Aunque no puedo decir lo mismo de haber podido probar este juego... en general, solo he probado un Paper Mario, aunque precisamente al último que salió en 3DS muchas ganas no es que le tenga (en vídeos me parece soporífero, y por comentarios, parece aburrido o que ha dado pasos atrás respecto a los demás).

Mario tiene muy buenos spin-offs pero cuando se los curran y dejan margen de tiempo o no los explotan, como los Paper Mario, Mario & Luigi o los Party (por ejemplo, los últimos Party han resultado ser muy... chapucerillos respecto a diversión de los minijuegos... aunque eso no quita que siga teniendo curiosidad, pero bueno).

Buen análisis, aunque me gustaría ver también opiniones de juegos de SNES y N64 :P

Ramonium dijo...

Los mejores son el Paper Mario original de Nintendo 64 y este, La Puerta Milenaria para GameCube. Los modernos son malos, o como mínimo muy inferiores a los clásicos. Y en parte es culpa del señor Miyamoto, que recomendó simplifcarlos y no preocuparse por la historia a los de Intelligent Systems.

Tienes toda la razón en lo de los spin-offs de Mario. Completamente de acuerdo.

Gracias por leer, me alegro de que te haya gustado.

De SNES tengo bastantes reviews publicadas. De hecho, las últimas que puse en el blog son de esa consola (Contra III y EarthBound) y también tengo publicados análisis de otros juegos de la plataforma. Aunque planeo seguir escribiendo más.

Y bueno, justamente el próximo análisis que vendrá será uno de Nintendo 64. Paciencia, y gracias por seguirme ^^

McFadyen Sara dijo...

Hablando de Miyamoto, recuerdo que estuvimos por los comentarios diciendo de que este señor cortaba muchas alas y que seguramente dedicarías una entrada en el futuro a hablar sobre él, así seguro que me entero que narices hace para "entorpecer" algunas cosas xD

Bueno, ya he visto que tienes análisis de juegos de SNES, ¡pero yo digo más! Jajaja :P

Ramonium dijo...

Sí, en no mucho escribiré una edición de "El Personaje" del señor Miyamoto, con todo lo bueno y lo malo del creativo más famoso de la industria.

Entiendo, pues haré más. Poco a poco xD

Emo-Link dijo...

Primero que nada quiero felicitarte por estas "100 entradas", brindo por eso y por 1.000 más :)

Estás haciendo una labor encomiable con tu blog, de verdad. Siempre es un placer pasar a leer tus entradas.

Que el salto gráfico no haya sido tan cualitativo como debería, se debe en parte a que el primer Paper Mario - de N64 - salio en la recta final de la consola de 64 bits de la Gran N. Al salir sobre los últimos compases de la consola, tuvo la oportunidad de exprimir al máximo su hardware, A nivel técnico y gráfico, lo que lograron "Intelligent Systems" y Nintendo con esa obra fue sublime. Sin embargo, pudieron explotar un poco más la potencia de GameCube en este. Aunque para el estilo gráfico que querían representar, está muy bien.

¿Pudimos haber visto algo mucho mejor en términos gráficos? Pues sí. Sin embargo, en términos técnicos este juego aprovecha bastante bien la potencia del cubo de Nintendo.

En mi opinión el sistema de combate de este juego es innovador e increíblemente adictivo. Como bien mencionas: jamas se torna aburrido y es muy divertido. Aunque no evoluciona demasiado si lo comparamos con el primero. Igualmente este sistema de batalla logra desmarcarse del de los RPG más convencionales. Y eso no es tarea fácil.

Mucha gente pensará que por ser un Mario la historia no tendrá peso. Sin embargo, acá estamos hablando de un RPG. Y como todo RPG que se precie de serlo, deberá contar una gran historia y este juego realmente lo logra. Así que no confundiros.

Otra de las cosas que no pueden faltar en todo gran RPG son los personajes carismáticos: esos que quedan marcados en nuestros corazones, y esta aventura los tiene a raudales.

La excelente banda sonora acompaña de manera magistral todo el conjunto del juego.

Hoy en día, a falta de probar Paper Mario: Sticker Star, debo decir que la saga con "Super Paper Mario" decayó mucho. Es un fiasco si lo comparamos con los dos primeros. O al menos eso me pareció a mí. Es decir, no es un mal juego, pero sería una falta de respeto compararlo con Paper Mario y Paper Mario: The Thousand-Year Door.

Pienso que deberían darle una oportunidad en sobremesa a la saga Mario & Luigi. Todos los de portátiles fácilmente podrían calificarse arriba de 9.

Conclusión:

Paper Mario: The Thousand-Year Door es un juego redondo en todos y cada uno de sus apartados. Tal vez merecía más nota. Sin embargo, peca de continuista en algunos de sus apartados. Tú lo explicas perfectamente en el apartado "innovación".

Excelente análisis, como siempre.

Un abrazo, Ramón. Nos leemos.

Ramonium dijo...

¡Muchas gracias! Espero que este proyecto siga yendo hacia delante, con más publicaciones y más visitas. Gracias por tu apoyo, Emo-link, de verdad.

La verdad es que, como dices, es un RPG maravilloso. Concuerdo en que la saga ha decaído muchísimo: el Super Paper Mario de Wii me pareció muy inferior, e incluso se me hizo tan aburrido que lo dejé enseguida. Del Sticker Star de 3DS me han hablado bastante mal: al parecer, es incluso peor.

Es una verdadera lástima, porque el de Nintendo 64 y el de GameCube eran juegos increíbles, de lo mejor del fontanero. Supongo que cuando ya tienes un nombre, solo con él ya vendes... y eso es una pena.

Estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices. Y bueno, los Mario y Luigi todavía tengo que jugarlos, pero eso ya llegará. Me han hablado muy bien de ellos, además.

¡Muchas gracias por leer y comentar! Nos leemos, amigo.

Daninokuni dijo...

De los RPGs de Mario solo he jugado SuperStar Saga. No era una obra maestra, pero era diferente y divertido, más que suficiente.

Este parece también más o menos lo mismo. Supongo que me gustaría, aunque eso sí, nunca lo he visto a la venta. (Gamecube es lo que tiene, juegos suyos venden en El Dorado y el la Atlántida)

Ramonium dijo...

No catalogaría a Paper Mario y La Puerta Milenaria como obra maestra... Pero no está lejos de ello.

No sé cómo será SuperStar Saga, pero este es buenísimo, con todo el sello de calidad de Intelligent Systems. De hecho, me parece mejor juego que Tales of Symphonia y Baten Kaitos, aunque estos dos últimos títulos me gusten más. Paper Mario es más redondo.

Es un juego complicado de encontrar, sin Internet es difícil toparse con él. Aunque si te lo encuentras, te aconsejo que lo pruebes. Seguro que te gusta.

Muchas gracias por tu tiempo, Danieletex.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger