viernes, 28 de agosto de 2015

Análisis de Sonic Rush — Duplicando el límite de velocidad

Desde que Sega dejó el negocio de las consolas y se convirtió en una third party más, los títulos de Sonic han ido perdiendo calidad a pasos agigantados. Sin embargo, el erizo azul no se ha llegado a llevar del todo mal con las portátiles, y de hecho la compañía nipona sacó grandes juegos de su saga insignia en Game Boy Advance y Nintendo DS.

El título que nos ocupa hoy es un divertidísimo plataformas lanzado para la máquina de dos pantallas. A pesar de su fuerte apuesta por la velocidad, Sonic Rush no olvida el plataformeo y trae una obra fresca, divertida y que es ideal tanto para fans como para usuarios que acaban de empezar con el erizo.

Espero que os guste la review. Si tenéis cualquier cosa que hacerme saber, utilizad la caja de comentarios para ello. Ahí os la dejo:



Sonic Rush

"Duplicando el límite de velocidad"

Plataforma: Nintendo DS.
Idioma: Español.
Género: Plataformas.
Multijugador: Sí.
Online: No.
Precio: Alrededor de 5 euros (de segunda mano).
Desarrolladora: Sonic Team, Dimps.
Distribuidora: Sega.
Fecha de salida:

Japón: 23 de noviembre de 2005.


Estados Unidos: 15 de noviembre de 2005.


Europa: 18 de noviembre de 2005.


El Doctor Eggman planea algo extraño de nuevo. Sin embargo, Sonic está ahí para impedirlo, como de costumbre.

Tras toparse con el científico, el erizo azul le pregunta qué está preparando esta vez, pero es incapaz de sacar nada en claro... y cuando Eggman se va, deja detrás de él una extraña gema, no muy diferente de las Esmeraldas del Caos.



Cuando Sonic se acerca a cogerla, desaparece delante de él. En ese momento, el erizo azul puede ver una extraña silueta femenina que se desvanece rápidamente...

Blaze the Cat es la guardiana de las Esmeraldas del Sol. El Doctor Eggman las ha robado, por lo que está persiguiéndole para recuperarlas. La aparición de un nuevo villano y la desestabilización de la dimensión del mundo de Sonic parece un claro indicio de que está ocurriendo algo peligroso. ¿Serán capaces Sonic y Blaze de evitar que ocurra un gran desastre?



Sonic Rush es un juego de plataformas en 2D del erizo de Sega lanzado para Nintendo DS. Gustó bastante a los fans por saber llevar un equilibrio entre tradición e innovación. Obtuvo 82 puntos en Metacritic y es uno de los juegos de plataformas con mejor fama de la consola portátil de Nintendo.



Gráficos: 91

El apartado técnico de Sonic Rush es de calidad y acorde a las exigencias de la plataforma. Como buen juego de Sonic que es, este programa explota las capacidades de Nintendo DS para ofrecernos velocidad desenfrenada de forma constante.

Sonic y Blaze se ven en 3D y presentan un modelado muy detallado. Sin embargo, los escenarios y la mayor parte de sus elementos (enemigos incluidos) son en 2D. A pesar de esa diferencia, casan muy bien.



Algunos fondos son algo sosos: podrían presentar un nivel de detalle más elevado. Por lo menos, a pesar de que Sonic y Blaze se mueven muy rápido y haciendo un gran uso de las dos pantallas, no notaremos ninguna ralentización aunque el ambiente se llene de elementos: Sega ha hecho un buen trabajo, y eso se nota.

Básicamente, el nivel alcanzado por las fases de avance lateral es bastante notable, pero podría haberse mejorado con algunos elementos en 3D más y unos fondos más trabajados.

Sin embargo, la espectacularidad gráfica de Sonic Rush se concentra en unos momentos determinados: las batallas contra los jefes. En esos escenarios, enormes robots en 3D se enfrentarán a nosotros haciendo un gran alarde de las capacidades técnicas de la consola. A pesar de que solo se utiliza una pantalla en esas batallas, son lo suficientemente épicas y vistosas como para sorprendernos.



Sonic Rush salió relativamente pronto, pero ya nos mostró un nivel pocas veces alcanzado por juegos posteriores en lo que a materia gráfica se refiere.


Sonido: 92

Variedad, estilo personal y explotación de las capacidades sonoras de la consola. Todo eso se da en Sonic Rush, que utiliza la música electrónica y el tecno para armar su característica banda sonora. Entre los instrumentos de las canciones hay voces que se utilizan como un elemento melódico más, y el estilo es realmente marchoso. Sonic y Blaze tienen su personalidad propia y diferenciada, por lo que la música de las fases cambia ligeramente según si estamos manejando a un personaje o a otro.

Nunca se había utilizado un género y estilo así en un título de Sonic, pero el resultado es apropiado para lo que es el juego y queda realmente bien. Sin embargo, quizá por eso pueda no gustar a determinados jugadores, ya que la banda sonora es algo "especial": un pequeño círculo de usuarios ha llegado a catalogar de espantosa a esta banda sonora, a pesar de quedar bien con lo que es el juego en sí. Sin duda, es un estilo muy personal.

Por otro lado, Sonic y Blaze tienen voz, y la usarán de vez en cuando durante el juego. En el transcurso de las escenas no abrirán la boca en ningún momento, y tendremos que seguir la acción a partir de bocadillos que representan los diálogos de los personajes. Es lógico si tenemos en cuenta que estamos hablando de Nintendo DS, pero algunos gritos y palabras sueltas durante las escenas habrían quedado mejor.

Los efectos de sonido son adecuados y cumplen con su cometido. Alguno es más clásico de lo que debería, pero todos están distorsionados para que queden bien con la banda sonora de Sonic Rush.

En líneas generales, puede decirse que el apartado sonoro cumple bien y es apropiado.

Pongo aquí cuatro canciones de Sonic Rush, obra de Hideki Naganuma:






Jugabilidad: 92

Sonic Rush es un juego de plataformas de avance lateral muy frenético y divertido. Cuando salió al mercado, era el título de Sonic en 2D que mayor velocidad alcanzaba gracias a la potencia de Nintendo DS.

La acción se desarrolla en las dos pantallas al mismo tiempo, y Blaze o Sonic se moverán de una a otra casi sin que nos demos cuenta.



El juego nos presenta una serie de niveles muy variados (tanto jugablemente como visualmente) que tendremos que recorrer a gran velocidad. Sonic y Blaze tienen muchos movimientos distintos que hacen que llevar a uno o a otro sea una experiencia ligeramente diferente. ¿Por qué no completamente distinta? Básicamente, recorren las mismas fases, pero no en el mismo orden. Se habría agradecido que tuvieran sus propios niveles, sobre todo si tenemos en cuenta que habría sido bueno ver más por las pocas fases que posee el juego.

A pesar de los movimientos diferentes que poseen, tanto con Blaze como con Sonic, el juego se concentra en la utilización de un medidor de tensión que nos permite hacer “turbos” para alcanzar la mayor velocidad posible. Para rellenar ese indicador, tenemos que hacer piruetas, derrotar enemigos y demás actos “extremos”. La clave para mantener esa velocidad desenfrenada es que el medidor de tensión esté siempre lo más lleno posible.



Sin embargo, las batallas contra jefes son diferentes: ahí, ese indicador no existe, y tendremos que luchar contra el robot de turno utilizando los controles clásicos de Sonic y con una perspectiva diferente.

Además, las fases especiales rompen completamente con el resto del juego: ahí debemos manejar a Sonic con la pantalla táctil para conseguir las Esmeraldas del Caos. La verdad es que son bastante divertidas, y le añaden variedad a la acción.



Se ha añadido un modo multijugador realmente entretenido basado en carreras entre dos jugadores, pero tiene el problema de que Sonic es más rápido que Blaze. La gata es capaz de desplazarse mejor en el aire (cosa que le puede dar ventaja en algunos niveles), pero nada puede hacer contra el erizo azul en la mayor parte de las zonas, ya que su mayor velocidad en el suelo se nota bastante.


Duración: 66

El mayor fallo de Sonic Rush es su corta duración. El esquema de “una zona por Esmeralda del Caos” estaba muy bien en la Sega MegaDrive, pero en Nintendo DS ya no hay excusas, sobre todo porque solo hay dos actos por zona, a diferencia de lo que pasaba con Sonic Advance 3. Llegar al final del juego con uno de los dos personajes no requiere más de cuatro horas de juego... y encima, tanto Sonic como Blaze tienen los mismos niveles (aunque sean en un orden diferente).



Si cada uno hubiera tenido sus propias zonas, no habría problemas, pero las diferencias entre jugar con uno y otro solo están en sus movimientos personales, que encima no son tan diferentes como los vistos en GBA entre personajes distintos. Además, pasar de cuatro o cinco protagonistas controlables a dos es un verdadero retroceso: al menos, en las ediciones de Game Boy Advance había más excusas para rejugar porque podíamos hacerlo con Knuckles, Tails, Amy o Cream.

A pesar de todo, Sonic Rush se presta bastante a ser jugado de nuevo, sobre todo gracias a su modo contrarreloj y el multijugador, que nos permiten jugar en las fases de la aventura utilizando un enfoque diferente.



Como muchos Sonic clásicos, el secreto de la vida útil de la tarjeta reside en su gran potencial de rejugabilidad. Eso está muy bien, pero ya no estamos en la era de los 16 bits.


Innovación: 74

El medidor de tensión es la mayor innovación que ha traído consigo Sonic Rush. Dado que muchos fans lo alabaron en este juego en 2D, se ha acabado incluyendo (de forma algo polémica, eso sí) en muchos de los títulos de la saga en 3D que le siguieron.



A pesar de ser algo conservador, la inclusión de las piruetas, el buen uso de las dos pantallas y el turbo derivado del medidor de tensión son unos añadidos muy inteligentes e interesantes que hacen que Sonic Rush no sea “un juego de 16 bits en Nintendo DS”. No se pierde ni un ápice de la personalidad de la saga, pero se ha sabido innovar. Quizá se habría agradecido que la división Dimps del Sonic Team hubiese sido más ambiciosa y/o arriesgada en este sentido, pero el título cumple en este apartado a pesar de todo.



Puntuación final: 87

Sonic Rush es un juego de plataformas muy competente, y una de las mejores opciones del género para Nintendo DS. Es algo corto para ser un título lanzado para una consola de 64 bits, pero su gran rejugabilidad le asegura muchas horas de vida.

A pesar de no ser muy arriesgado, sabe innovar dentro de su saga y aporta una jugabilidad dinámica y divertida. Es un título que se presta a ser disfrutado durante mucho tiempo gracias a lo diferente que es de sus predecesores: básicamente, no es “un Sonic en 2D más”, aunque no haya sido una revolución.

Este título está recomendado a todo fan de los buenos juegos de plataformas... siempre y cuando le agrade el característico estilo musical que tiene Sonic Rush.

5 comentarios:

Daninokuni dijo...

Ya sabes que la banda sonora de este juego no me gusta N-A-D-A. A veces me tentaba silenciar el juego incluso.

Pero al margen de eso, lo cierto es que este es mi juego de Sonic en 2D favorito entre los "modernos" que he jugado. Y la verdad, tampoco tiene mucho que envidiar a los primeros. Tenía algunas cosas mal implantadas, pero nada grave, era divertido... y las batallas contra jefes, esas me encantaron...
De hecho, me han entrado ganas de rejugarlo, pero tengo TANTO por jugar ahora...

Bueno, una cosa que sí que podrías haber mencionado es el diseño artístico de los mapas. En mi opinión perdía puntos que fueran diseños ya vistos en juegos anteriores de Sonic.

Ferdom dijo...

Pedazo juegazo. Esto me acaba de traer sus recuerdos. Bueno, yo jugué primero al Rush Adventure, y me parece mucho mejor. Hace mucho que no los juego, los rejugaré en una sola tarde, son tan cortos xD. Encima las Sol Emeralds eran obligatorias (aunque las Chaos tampoco eran difíciles de conseguir xD)
Colors DS no me gustó tanto como esta pareja, y no sé por qué, no sentí lo mismo. Y Generations 3DS me decepcionó mucho. Sabiendo todo lo que puede hacer 3DS me esperaba algo en 3D. Si al menos fuese bueno como 2D, pero tampoco me lo pareció. Y lo de meter a la mitad del juego al Sonic Clásico el Homing Attack me pareció ridículo. A partir de ahí la única diferencia entre los dos era el turbo y apariencia. Y también me molestó que pareciera hecho por gente que no conoce la saga. Por ejemplo, dice que le suena haber ido ya a Radical Highway o haber vencido al Biohazard o como se llame el jefe final de la historia de Shadow del SA2. ¿He mencionado el mal diseño de niveles?
Siempre me ha encantado Sonic, podría hablar durante un buen rato xD. Aunque últimamente no juego nada suyo.
Por cierto, si este te gustó, prueba el Rush Adventure, a lo mejor es que lo jugué hace mucho y no me acuerdo bien, pero lo recuerdo mejor que este. Estaría bien un análisis de Rush Adventure comparándolo con este un poco.
Muy buen análisis. Me ha hecho recordar lo geniales que eran.

Ramonium dijo...

Danieletex: Sí, sé que no te gusta la música del juego... supongo que su estilo es demasiado personal.

Lo del diseño artístico es verdad. Supongo que quiere ser demasiado un "Sonic clásico", pero niveles como Mirage Road, Altitude Limit y Huge Crisis sí que son "nuevos".

Es muy bueno. Por suerte, se puede rejugar en poco rato, sobre todo si te saltas las escenas.

Ferdom: A Rush Adventure no he jugado, y tampoco he probado el Sonic Generations de 3DS (yo lo jugué en la 360), pero sé que la versión portátil está hecha sin ganas. Por eso no me hice con él.

Sonic Rush Adventure solo lo probé media hora, y lo cierto es que no me convenció. Supongo que podría darle otra oportunidad, la verdad.

Yo también soy un fanático de Sonic, prácticamente he jugado a todos sus juegos. Es una saga que siempre me gustó: no en vano, Sonic 1 de MegaDrive fue uno de mis primeros videojuegos.


Muchas gracias a los dos por leer y comentar.

Jose Comas Perez dijo...

Je, tengo el juego y puedo decir que disfrute mucho con él.

Buen análisis, Ramon.

(Legault)

Ramonium dijo...

Lo cierto es que yo también. A saber cuántas veces me lo habré pasado ya xD

Muchas gracias por tu tiempo, Legault. Me alegro de que te haya gustado el análisis.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger