domingo, 27 de septiembre de 2015

Análisis de Quackshot — El Pato Donald, cazador de tesoros

Tras bastante tiempo sin publicar nada de Sega MegaDrive, esta vez os traigo el análisis de un clásico de la consola y del género de las plataformas. Quackshot es otra obra de mi infancia que nunca me canso de recomendar. Este es el hermano de Castle of Illusion, juego protagonizado por el ratón Mickey que, aunque sea más famoso, posee una calidad similar. Su análisis fue publicado hace unos meses, y los dos juegos fueron desarrollados por Sega, con toda la calidad que eso conlleva.

A menudo se dice que Castle of Illusion es el mejor título protagonizado por el icono de Disney (no por nada se le han hecho numerosos homenajes). El caso de Quackshot es similar: probablemente sea el videojuego de Donald más trabajado y de mayor calidad.

Si os gustan los títulos de plataformas clásicos, os aconsejo que le echéis un vistazo, más allá de si el pato de Disney os gusta o no. Espero vuestras opiniones en la caja de comentarios. Disfrutad del análisis:



Quackshot

"El Pato Donald, cazador de tesoros"



Plataforma: Sega MegaDrive.
Idioma: Inglés.
Género: Plataformas.
Multijugador: No.
Online: No.
Precio: Alrededor de 8 euros (de segunda mano), alrededor de 10 euros (junto con Castle of Illusion).
Desarrolladora: Sega AM7.
Distribuidora: Sega.
Fecha de salida:

Japón: 20 de diciembre de 1991.


Estados Unidos: 19 de diciembre de 1991.


Europa: 20 de diciembre de 1991.


El Pato Donald comienza a investigar la biblioteca del Tío Gilito, y entre los libros más antiguos encuentra la historia del Rey Garuzia. Ese personaje fue el emperador del Gran Reino Pato y logró reunir muchísimas riquezas. Al abrir el libro, cae un mapa que parece conducir al lugar en el que se encuentra el legendario tesoro del emperador, y en él ve Donald la oportunidad de hacerse inmensamente rico, superando incluso la fortuna del Tío Gilito.



El famoso pato decide llamar a sus sobrinos Jorgito, Juanito y Jaimito para que piloten una avioneta y le ayuden a recorrer todo el mundo en busca de las riquezas del Rey Garuzia. Sin embargo, escuchando a Donald, la malvada banda de Pete se entera de la existencia del tesoro, y decide perseguirle durante toda la aventura para hacerse con él antes que nuestro héroe.



Quackshot es uno de los títulos de Disney más famosos de la era 16 bits, junto con el fantástico Castle of Illusion de Mickey Mouse. Estos dos juegos fueron tan conocidos porque la mismísima Sega fue la encargada de desarrollarlos: la compañía nipona se preocupó de hacer un título a la altura de otros grandes nombres de la plataforma. Fue un gran éxito de ventas, y a día de hoy es una de las obras más queridas de Sega MegaDrive.



Gráficos: 92

Lo primero que entra por la vista al probar el juego es el logrado estilo Disney del título. Donald es clavado al pato que veían los niños por televisión, y su aspecto cómico y cartoon se mantiene totalmente en Quackshot. Si la consola hubiera sido actual, con semejante esfuerzo artístico uno tiene claro que el título habría tenido un cel-shading casi perfecto.



Donald tiene varias animaciones, y todas reflejan el carácter del personaje. Los enemigos son la banda de Pete, y aunque al principio no lo parezca, son relativamente variados. Entre los enemigos, además de los mil Pete armados con escopetas disparadoras de tomates (que estarán vestidos acorde al sitio en el que estemos), hay pájaros, tortugas boxeadoras, pingüinos y todo tipo de fauna y flora exclusiva de cada lugar. Los sprites de los personajes son grandes, vistosos y muy detallados.



Los escenarios están ambientados por todo el mundo (al estilo pato, claro) y visitaremos lugares como el castillo de Drácula en Transilvania, Egipto, México, la famosa Patoburgo... Hay un montón de lugares diferentes por explorar, y todos están plenamente diferenciados de los otros.


Sonido: 82

La banda sonora de Quackshot tiene una calidad de composiciones bastante competente, ya que hay temas acorde a cada escenario y que pegan a la perfección con cada fase.

Casi no tenemos temas épicos que puedan motivarnos durante la partida (la función de la música es ambiental), pero es innegable que todas las canciones cumplen a la perfección con su función y son adecuadas para la acción. Hay bastante variedad y cada lugar tiene melodías diferentes y adecuadas. Los instrumentos que interpretan los midis son variados y tienen una personalidad que pega perfectamente con el título.



Los efectos de sonido cumplen de forma satisfactoria (son divertidos y apropiados), pero no hay voces. Aunque no era muy habitual añadirlas en la época de los 16 bits, haber escuchado los berridos de Donald en algunos momentos habría estado bastante bien, sobre todo porque Sega MegaDrive podría haberlo soportado.

Pongo aquí algunas canciones de la OST, compuestas por el Kamiya Studio:







Jugabilidad: 91

Nuestro objetivo es hallar el tesoro del Rey Garuzia, pero antes tendremos que recorrer todo el globo para conseguirlo reuniendo pistas y encontrando el mapa verdadero. Al empezar el juego, podemos acceder a tres localizaciones: México, Patoburgo y Transilvania. Cuando las superemos todas, obtenderemos otro mapa con el que tendremos la posibilidad de acceder a nuevas zonas, y así hasta que finalmente logremos llegar al lugar en el que se encuentra el legendario tesoro. Podemos acceder a todas las localizaciones que tengamos disponibles a placer, pero habrá que visitarlas todas para poder superar el juego, pues deberemos recoger armas y objetos como llaves, talismanes o notas para avanzar. Para poder hacer esto, deberemos utilizar nuestra avioneta, a la que podremos llamar en ciertos puntos de las fases.



Por ejemplo, para acceder a ciertos recintos cerrados, necesitaremos llaves, o nos hará falta una nota para resolver un puzle en concreto en cierto punto del juego. Y es que para terminar Quackshot no bastará nuestra habilidad: también tendremos que explorar y recorrer las fases usando los objetos que hayamos ido consiguiendo. Eso también se aplica a las armas: nuestra arma principal será una pistola que dispara desatascadores (sí, en serio) y con ese arma básica podremos atontar a los enemigos, pero no matarlos. Para eliminarlos tendremos que usar maíz (que se dispara como si fuera una ametralladora, pero debemos ir recargándola para que no se nos acabe la munición) o bolas de chicle que conseguiremos en cierto punto del juego. Las bolas de chicle nos servirán también para romper determinados muros.



La pistola de desatascadores tiene dos expansiones que nos abrirán caminos nuevos (por ejemplo, con la primera podremos utilizarlos para escalar paredes), pero no llegará a aumentar nunca su potencia, cosa que se compensa con que la munición de desatascadores es ilimitada.

Las fases y los enemigos son variados. A pesar de ser un juego de plataformas de avance lateral, la acción también coge importancia, e incluso la exploración cuando accedamos a recintos cerrados.



Los jefes finales son retantes y originales. Para vencerlos no bastará con repetir nuestros ataques: tendremos que intentar golpearles en su punto débil, y para eso tendremos que utilizar un poco de estrategia.

Con la comida recuperaremos vida y si cogemos cinco zanahorias Donald se cabreará y desatará su furia: en ese estado es invencible, avanza rapidísimo y mata a todo lo que toca. Por suerte, es imposible abusar de este estado porque la cantidad de zanahorias en el juego es muy baja, así que eso no perjudicará en absoluto a la exigencia.



El juego es retante en todo momento, y tiene una dificultad totalmente apropiada y ascendente. Sin duda, han hecho un buen trabajo, aunque (curiosamente) quizá pueda ser algo complicado para los más pequeños de la casa. Necesitarán paciencia para terminarlo, pero lo conseguirán con algo de esfuerzo.


Duración: 86

Como casi todos los juegos de este estilo: su secreto está en la rejugabilidad. A pesar de todo, para pasárnoslo por primera vez necesitaremos varios intentos porque Quackshot no es tan sencillo como a primera vista pueda parecer. Además, es más largo que otros juegos de plataformas de la época, como Sonic the Hedgehog. Terminarnos el juego nos llevará cerca de 2 horas si ya nos lo conocemos, pero pasárnoslo por primera vez nos llevará algo más de tiempo.



Los continues infinitos reducen la duración del cartucho, pero uno entiende que son casi necesarios. De hecho, sin continues sería bastante complicado terminarse el juego. Y un título del Pato Donald no puede permitirse tener una dificultad parecida a la de Mega Man o Metroid.



Puntuación final: 90

Con una curva de dificultad brillante y un apartado técnico bastante bonito, Quackshot se revela como uno de los grandes títulos de los 16 bits y una auténtica joya de las plataformas. Al ser Sega la desarrolladora del título, uno entiende los motivos por los que Quackshot es sensacional.

Lamentablemente, los juegos buenos basados en películas o dibujos abundaban mucho más antes, porque las propias desarrolladoras de juegos los hacían a partir de la licencia, y estos no eran meros derivados comerciales y publicitarios, sino auténticos productos por separado que pretendían estar a la altura de los grandes juegos del momento. Quackshot sin duda lo logró, junto a otros títulos de este estilo desarrollados por Sega, Capcom o Konami para Super Nintendo y Mega Drive.

Recomendado a todos los fans de los juegos retro, de las plataformas, del famoso pato de Disney de todas las edades y a los niños amantes de lo hardcore, que desgraciadamente son cada vez menos abundantes.

4 comentarios:

Daninokuni dijo...

Ah, sí, ya me hablaste de él en algún momento.
En su día jugué bastantes juegos de Megadrive que me descargaron (aunque me pasé muy pocos), y este no era uno de ellos.
Cuando retome la megadrive, este será uno de los juegos de la lista. Me he pasado Castle of Illusion, sencillito pero divertido, y en general los juegos de este estilo me gustan mucho.

Buen análisis, para no variar.

Ramonium dijo...

Sí, es un juegazo. A mí, personalmente, me gusta más que Castle of Illusion. Es más largo y me parece más variado.

Yo siempre aconsejo Quackshot. Es uno de los mejores plataformas de MegaDrive. Garantizado.

Muchas gracias por leer y dejar un comentario, Danieletex.

McFadyen Sara dijo...

Me encanta el diseño artístico/gráfico de estos juegos, de verdad. No sé porqué empiezo a tener más hype con los videojuegos antiguos que jamás he conocido y/o de videoconsolas que jamás toqué, que los videojuegos que salen actualmente.

Ramonium dijo...

Es completamente normal, McFadyen. Hay juegos antiguos mucho mejores que los de ahora.

Prueba Quackshot, seguro que te gusta. Es muy fácil de encontrar... en todos los sentidos. Tiene toda la magia y el encanto Disney con una jugabilidad digna de la Sega de los 90. Como ocurre con Castle of Illusion: es un imprescindible de los 16 bits.


Muchas gracias por tu tiempo, como siempre.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger