miércoles, 23 de septiembre de 2015

El personaje — Shigeru Miyamoto, creador de Star Fox, Pikmin, Nintendogs y Wii Music (Parte 2)



Tras la primera parte publicada hace unos días, en la que repasamos la vida de Miyamoto hasta la salida de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, ya va siendo hora de continuar con este homenaje a la persona que cambió Nintendo y la industria de los videojuegos para siempre.

Siendo el Zelda de Nintendo 64 un éxito mundial por parte de crítica y usuarios, esa obra magna hizo que la fama del creativo se disparara alrededor de todo el planeta. Eso llevó a que en ese mismo año, 1998, fuera la primera persona aceptada en el Hall de Fama de la Academia de Artes Interactivas, galardón que más tarde obtuvieron personalidades como Sid Meier, Hironobu Sakaguchi o John Carmack.

Como buen japonés, tras la salida de Ocarina el creativo no descansa, y en 1999 salen dos juegos suyos para el 64DD, periférico con CD de la Nintendo 64 que nunca salió de Japón: Mario Artist: Paint Studio y una expansión de F-Zero X. También se encarga del primer Mario Party, título que ha derivado en múltiples juegos ideales para pasar tardes con los amigos.

De la misma forma, participa en la supervisión y producción de algunos juegos importantes de la marca lanzados entre 1999 y 2001 para Nintendo 64: Super Smash Bros., (que fue dirigido por Masahiro Sakurai), Donkey Kong 64, Pokémon Stadium, Kirby 64: Crystal Shards, The Legend of Zelda: Majora's Mask, Pokémon Stadium 2 y Paper Mario.

Llegada la era GameCube/Game Boy Advance, a Miyamoto se le encargan exclusivas para hacer atractivas a estas dos máquinas desde un primer momento. De esta manera, hace realidad Luigi's Mansion y Pikmin, dos juegos que llegaron con la salida de GameCube, en 2001. Por primera vez en muchos años una consola de Nintendo llega con una obra no protagonizada por Mario, sino... ¡por Luigi! Y no en un título de plataformas: el creativo convirtió al fontanero de verde en un cazafantasmas.



Pikmin, por otra parte, se convirtió en su proyecto personal. De hecho, el propio Miyamoto ha explicado en numerosas ocasiones que esa obra es el juego que ha hecho con mayor libertad, dando rienda suelta a su imaginación y haciendo realidad una de las sagas más originales y curiosas de la industria.

Desde ese 2001 hasta 2004 trabaja en un sinnúmero de juegos, ya sea supervisando o estando presente en ellos de manera directa. Entre ellos están los últimos dos Zeldas para Game Boy (los Oracles), el curioso Doshin the Giant, Wario Land 4 o remakes de Mario para Advance, como Super Mario World, Super Mario Advance (Super Mario Bros. 2) o Yoshi's Island. Sin embargo, de este período destacan especialmente su supervisión en Eternal Darkness (el primer -y gran- título de terror de Nintendo), la cooperación con Hideo Kojima para la creación de Metal Gear Solid: Twin Snakes, la supervisión de Star Fox Adventures (último título hecho por Rare para Nintendo) y una tarea similar en Metroid Prime, primer juego de Retro Studios.

A pesar de lo grandes que fueron Star Fox Adventures y sobre todo Metroid Prime, lo cierto es que la actitud de Miyamoto hacia estos dos desarrollos occidentales ha sido criticada en ciertas ocasiones. En el caso del juego del zorro de Nintendo, en un principio iba a ser Dinosaur Planet, una nueva IP muy prometedora que se lanzaría para la Nintendo 64. Este título de Rare iba a ser protagonizado por Sabre y Krystal, dos animales antropomorfos que vivirían aventuras en un planeta poblado por dinosaurios. Shigeru Miyamoto decidió meter mano en el proyecto y convertirlo en un nuevo Star Fox, hecho que repercutió no solo en el desarrollo en sí, sino en su calidad, que muchos aseguran que habría sido netamente superior. Sabre fue sustituido por Fox, Krystal fue convertida en una dama en apuros y se modificó gran parte del título.

Por otra parte, Retro Studios, fundado por antiguos integrantes de Acclaim e Iguana Entertainment, nació para desarrollar juegos de corte adulto para GameCube. Comenzaron el desarrollo de cuatro juegos que, tras la visita de Shigeru Miyamoto, fueron cancelados. El creativo japonés, junto a otros integrantes nipones de Nintendo, mostraron su descontento con la falta de disciplina del estudio americano y despidieron a más de 100 trabajadores. Sin embargo, Miyamoto apreció las aptitudes de la desarrolladora y les puso a hacer Metroid Prime, siendo él el supervisor. La polémica no solo surge en los despidos y las cancelaciones: el equipo se vio obligado a trabajar de 80 a 100 horas semanales durante los últimos nueve meses para hacer realidad el proyecto impuesto por Nintendo.



Aparte de dichos incidentes con estos equipos occidentales, el creativo hizo realidad durante este período juegos que han pasado a la historia, como Super Mario Sunshine y The Legend of Zelda: The Wind Waker (dirigido por Eiji Aonuma). Se recuerda a estas obras por transformar ideas aparentemente rebuscadas como un tanque de agua o el control del viento en sistemas jugables muy atractivos y originales.

Otros juegos relevantes en los que Miyamoto participó en este período fueron Wave Race: Blue Storm, Hamtaro: Ham-Ham Heartbreak, F-Zero GX, Donkey Konga, 1080º Avalanche, Metroid Prime 2: Echoes, Mario & Luigi: Superstar Saga, Pikmin 2, Paper Mario y La Puerta Milenaria o The Legend of Zelda: The Minish Cap, entre otros.

Llegada la Nintendo DS, Miyamoto trabaja de 2004 a 2006 en varios juegos, entre los que destacan Super Mario 64 DS, Nintendogs, Mario Kart DS o New Super Mario Bros., además de algunos de los últimos grandes lanzamientos de GameCube, como Star Fox: Assault, Chibi Robo! o Geist. El remake de la aventura de Nintendo 64 sirvió para hacer realidad algunas de las ideas multijugador que Miyamoto no pudo incluir en el original, mientras que Mario Kart DS y New Super Mario Bros. fueron la respuesta a la necesidad de crear superventas que potenciaran las ventas de la portátil.



Dicho y hecho. New Super Mario Bros. colocó casi 30 millones de unidades en hogares de todo el mundo, mientras que Mario Kart DS superó las 23 millones. Por otra parte, Nintendogs, primer simulador de mascota de la compañía, se convirtió en un éxito instántaneo también: más de 24 millones de unidades vendidas en todo el planeta lo convierten en el juego del género más exitoso de la historia. A pesar de haber sido criticado por algunos por su componente casual, lo cierto es que estaba realmente logrado: tenerlo en la portátil era casi como disponer de una mascota de verdad. Por otra parte, en 2006 recibe otro premio y se convierte en Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia.

El gran fracaso de Nintendo GameCube obliga a los de Kyoto a replantearse su estrategia. Satoru Iwata se da cuenta de que la carrera por la potencia gráfica no le sirve ya a su empresa, por lo que decide encargarle al equipo de I+D el desarrollo de una plataforma barata y con una forma de jugar diferente. Tras haber demostrado su pericia en el diseño del mando de GameCube (para muchos jugadores uno de los mejores de todos los tiempos), la dirección de la compañía le pide a Miyamoto que tome un rol esencial en la gestación de la nueva consola de sobremesa de la marca.



De esta forma nace Wii, la máquina con control por movimiento que popularizaría los videojuegos hasta un límite insospechado. La estrategia de Nintendo pasaba por hacer jugar a aquellos que nunca se habían puesto a los mandos de una consola. El éxito de la plataforma se aprecia solo con ver Wii Sports, su título estrella, que sigue siendo el juego más vendido de todos los tiempos, con más de 82 millones de unidades colocadas en todo el planeta. Aparte del ya clásico de los deportes, Miyamoto trabaja activamente entre 2006 y 2011 en títulos como Super Mario Galaxy, The Legend of Zelda: Twilight Princess, Wii Fit, Wii Music o Super Mario Galaxy 2. De la misma forma, adquiere el rol de supervisor en obras como Punch-Out!!, Metroid Prime 3: Corruption, Mario Kart Wii, New Super Mario Bros. Wii o Donkey Kong Country Returns.

Wii Fit consiguió que la gente hiciera ejercicio activo delante de su consola, volviendo a impulsar el éxito de Wii gracias a las más de 22 millones de unidades que logró vender. Wii Music no tuvo la acogida que Miyamoto esperaba, a pesar de que él creyó que su idea del simple disfrute con la música tendría tan buena recepción como sus hermanos de la marca "Wii". Por otra parte, los dos Mario Galaxy están considerados dos de los mejores plataformas de la historia por sus revolucionarios conceptos y mecánicas. Fue el golpe sobre la mesa que todos esperaban de Miyamoto tras haberse relajado un poco con el éxito de desarrollos relativamente sencillos.

Sin embargo, tras la borrachera llega la resaca. En 2011 arranca la nueva generación, protagonizada por Nintendo 3DS y Wii U en el equipo de Nintendo. A pesar de que la primera cada vez tiene una mejor acogida, la fría recepción de Wii U ha hecho que Miyamoto se comience a plantear un cambio de rumbo en sus juegos, que probablemente llegará con el lanzamiento de la misteriosa Nintendo NX.

En este período destacan creaciones suyas como Steel Diver, Pikmin 3 o Super Mario Maker o remakes como Ocarina of Time 3D o Star Fox 64 3D. De la misma forma, ahora mismo está en desarrollo el prometedor Star Fox Zero, su actual proyecto personal que está creando en compañía de Platinum Games y que se espera que llegará dentro de no mucho.



Shigeru Miyamoto es una persona que está inexorablemente unida a Nintendo: la compañía no sería la misma sin él, y lo cierto es que su fama es bien merecida. Su humildad, sentido del humor y capacidad para divertir y emocionar a personas de todo el mundo convierten sus creaciones en auténticas obras de arte, aunque él no las vea exactamente así. De hecho, él nunca hizo videojuegos para que fueran considerados como tales.

Sin embargo, más allá de su talento y simpatía, lo cierto es que "el hombre que todo lo que toca lo convierte en videojuego" no es perfecto. A menudo se le ha criticado por cortar alas a prometedores nuevos creativos dentro de Nintendo. Como él mismo ha admitido, no sabe si es un buen jefe. Más de un 70% de las ideas que le hacen llegar sus inferiores son desechadas de inmediato: 

"Por ejemplo, hay miembros del staff que han trabajado conmigo durante mucho tiempo y que se acercan a mí y me dicen 'he pensado en algo', pero el 70 por ciento de las veces les digo que no funcionará. [...] Sé que no es bonito, pero si la idea fuera mía también la desecharía, tengo que decirlo de todas formas. Algunas veces creo que si no detengo esto no seré capaz de ayudar a crecer a nadie. [...] Cuando pienso en ello más tarde veo que no tengo que ser tan riguroso en un 20 por ciento de ese 70 por ciento."

Este problema lleva a que resulte complicado que alguien que no sea el propio Miyamoto tenga éxito, protagonismo y relevancia dentro de la compañía. La prueba de ello está en que desde la muerte de Gunpei Yokoi, no ha habido nuevos nombres que hayan llegado hasta lo más alto dentro de la empresa, salvando quizá a Eiji Aonuma, máximo responsable de la saga The Legend of Zelda en la actualidad. El problema surge en que él mismo admite que a veces se equivoca, por lo que es bastante probable que haya un genio anónimo en las filas de Nintendo que aún no ha podido tener su oportunidad.

También surgió cierta polémica cuando el creativo, en una entrevista, afirmó que su secreto para mantener el control de calidad en Nintendo era el siguiente:

"Siempre estoy enseñando a mis diseñadores de juego sobre la historia de los personajes y los mundos que hemos creado. Muchas veces estamos en un desarrollo y digo 'Oh, esto parece un juego de Sega. Tenemos que hacer que parezca más un juego de Mario.' 

Esta frase fue vista por muchos como una puya hacia la empresa que está detrás de Sonic

Igualmente, algunos sectores critican a Miyamoto por tener una visión arcaica del mundo de los videojuegos: ciertos creativos y usuarios, sobre todo occidentales, consideran que el genio detrás de Super Mario tiene una visión anticuada de la industria. Sin embargo, él mismo prefiere ver sus obras como juguetes, y así dice que a Nintendo le gusta verse a sí misma: como una compañía juguetera.

De todos modos, más allá de todas esas polémicas, lo cierto es que nadie cuestiona la aportación histórica y la grandeza del genio de Nintendo, incluyendo no solo a los fans, sino a los trabajadores del medio. De hecho, fue elegido en una encuesta a desarrolladores como modelo a seguir e inspiración con el título de "Héroe de los desarrolladores" en 2009. En la encuesta participaron más de 9000 trabajadores de la industria de todo el mundo, y más de 3000 lo escogieron.

Y aquí termina este largo recorrido por la vida y obra de Shigeru Miyamoto, el que es quizá el creativo más grande de todos los tiempos. ¿Qué os ha parecido este reportaje? ¿Qué opinión os merece el creador de Mario y Zelda? Si tenéis cualquier cosa que compartir, no tengáis problemas en utilizar la caja de comentarios.

El próximo creativo del que hablaré la próxima vez será probablemente un occidental, que ya toca. Y eso es todo por ahora. Espero que os haya gustado el reportaje. ¡Nos vemos en el próximo!

6 comentarios:

McFadyen Sara dijo...

En esta ocasión mi comentario es largo, así que allá va:

Ahí, ahí, eso quería ver yo xDD
Bueno, lo de Dinosaur Planet tenía buena pinta, bien podría haber salido perfectamente y encargarse del StarFox desde otra forma, y lo mismo va para el Metroid Prime, que el caso me parece más bestia... madre mía como metieron la zarpa. Y vamos, ¿quisieron obligar a trabajar demasiado "fuerte" como lo hacen en Japón (me parece una burrada de horas, y sabiendo otros casos de allí...)? No todo el mundo es Japón.

Esa mención de Hamtaro me ha despertado una sonrisilla, picarón (?)

Nintendogs también vendió tanto porque venía con muchos packs de la consola DS (de hecho yo lo obtuve así), aunque era muy divertido para ser "casual". Ojo, lo "casual" no es del todo malo, hay que saber reconocer los límites buenos y malos que conlleva (eso si, su secuela de 3DS me parece un aborto).

Y ya volvemos con los mandos... ¡pues a mi ninguno me resulta cómodo! xD Yo no sé como lo haré, da igual con cuál juegue, el de Sony, los de Nintendo, los de XBOX... A mi solo me resultan cómodas las portátiles, snif.

Y volvemos a la "trampa" de Wii Sports, que venía de serie con la consola Wii y tampoco es una maravilla (ok, yo lo tengo y es entretenido y tal), consola que vendió más todavía por que se podía piratear. Conozco personas (entre ellas mis abuelos) que se la compraron únicamente porque era pirateable (para que luego digan que la piratería no hace nada, ¡te puede hacer vender consolas! xDD...... ok...).

Lo de romper las alas "de inmediato" me parece un error fatal, ya que a lo mejor estaría desechando una idea que podría "reformar" y tocar de tal forma del que nazca algo muy interesante. La próxima vez antes de desechar una idea que la "trabaje" mínimamente para ver si se puede sacar provecho o algo interesante de ahí, y si no surge nada, se desecha, y si surge algo, se intenta. O a lo mejor todos nos llevaríamos una sorpresa de las buenas.
Así casi que parece que él se quiera seguir llevando el título de uno de los personajes con más renombre dentro de Nintendo, ¿no...?

Y la frase de "parece un juego de Sega, hay que hacerlo de Mario" me ha matado. ¿En serio? Es decir, ¿por eso tenemos tantos juegos de Mario hasta en la sopa? ¿Que hay de malo en que se parezca a un juego de Sega? La Sega vieja quiero imaginar, mucha gente la echa de menos y dice que fue muy buena, ¿qué tiene de malo en que se parezca? Yo creo que sería beneficioso.

Lo de la compañía juguetera ahí estoy a favor (salvo que se dedique a hacer juguetes y no videojuegos, que ya con los amiibos... a no ser que entonces ya te digan a la cara que se van a enfocar a juguetes de verdad, que si no, ya me están tocando las narices), los videojuegos son para divertirnos siempre, para vivir momentos agradables de ensueño. No niego que podría hacer juegos también algo más diferentes (ahí podría no desechar ideas de gente "inferior" y si tiene una visión de mercado "occidental" ayudar desde ese punto; si Nintendo hiciese ambas cosas, lo petaría, sus juegos clásicos llenos de magia y los juegos que se piden "de forma occidental").

Ramonium dijo...

Hola, McFayden. Gracias por leer mi entrada y dejar un comentario tan elaborado.

Metroid Prime fue un gran juego, sí, pero... ¿a qué precio? Los de Retro Studios prácticamente fueron esclavizados para hacerlo. Con Prime 2 pasó algo parecido, ya que a pocos meses de su salida solo estaba terminado el 30% del juego. Y lo acabaron, lo acabaron. Con sudor y sangre, eso sí.

He mencionado Hamtaro como podría haber mencionado otros, simplemente lo he puesto xD Y Nintendogs es casual, sí, pero está muy bien hecho (yo mismo lo tengo xD). Casual no es sinónimo de malo, y de hecho hay juegos casuales muy buenos y divertidos, como ese título mismo, Mario Kart o numerosos "party games".

La piratería aumenta las ventas de consolas, pero eso no se traduce en beneficios económicos. La mayoría de las consolas se venden por debajo de su precio de producción para luego ganar dinero con la venta de juegos. Ese fue el secreto del éxito de NES y el modelo que han seguido muchas consolas: en la actualidad todas funcionan así. Las pocas máquinas que han dado beneficios con sus ventas son Wii, Nintendo DS, PSX y PS2, según tengo entendido.

Más que quererse llevar el renombre, lo que ocurre con Miyamoto es que quiere que todo salga perfecto. Eso le lleva a confiar muchísimo en sus posibilidades e ideas y a desechar las sugerencias de otras personas. El problema es que, como él mismo admite, a menudo se equivoca. Ideas tan divertidas como agarrar a Bowser por la cola en Super Mario 64 fueron desechadas por él a pesar de las sugerencias de sus empleados. Lo acabaó incluyendo porque tras mucho esfuerzo le convencieron y la idea le acabó gustando.

Con lo de "haced que se parezca más a Mario" era porque para él el trabajo de Nintendo siempre ha sido mejor que el de Sega, aunque detrás de esa frase se esconde un ataque a la compañía. Y bueno, eso está bastante sujeto a debate, no solo porque la vieja Sega hacía juegos que a menudo eran mejores que los de Nintendo, sino porque Sega arriesgaba más que los de Kyoto en muchas ocasiones.

Yo tengo una Sega MegaDrive y es una de mis consolas favoritas. Está llena de juegos maravillosos. Y diferentes de los de Nintendo, claro, pero no por ello son malos, ni mucho menos. Algunos son mejores, de hecho. Sonic en MegaDrive no es tan largo como Mario, pero sí que es más emocionante, su música es mejor, gráficamente estaba más cuidado...

Yo pienso que los videojuegos son arte, aunque tampoco me parece mala su visión, centrada en la jugabilidad. Para él las historias son más secundarias y lo más importante es la diversión pura. Y eh, eso es parte de la magia de Nintendo. En ocasiones eso es lo mejor y además se crea narrativa emergente, como ocurre con Metroid o Zelda. Que aparte, eso forma parte de las características exclusivas del medio.

En fin, muchas gracias de nuevo por tu tiempo.

Daninokuni dijo...

No me cuela que alguien que quiere que todo sea perfecto haga New Super Mario Bros (?)

Broma (verdades) a parte, cuando jugué Star Fox vi más limitaciones para el juego por parecerse a Zelda que por estar protagonizado por Fox, si bien esto dejó a Krystal en el lugar de los personajes femeninos de siempre, cuando al principio del juego parecía que iba a ser mucho más.

En fin, no tengo mucho más que comentar sin criticar todavía más a New Super Mario (?).
Buena entrada, aunque lo cierto es que lo que ocurre con esta es que hablar muchísimo de videojuegos y bastante poco de la persona en sí al margen de ellos, lo cual es bueno para mí y es la razón de que haya leído la entrada, porque las biografías me suelen ser muy indiferentes.

Ramonium dijo...

New Super Mario Bros. tiene una calidad que muchos han cuestionado, pero lo cierto es que ha gustado a muchos usuarios y ha vendido cantidades astronómicas. Desde ese punto de vista, el juego ha sido un éxito. Además, es diversión directa, rápida y sencilla, cosa que buscaba Nintendo con ese juego. Yo mismo admito que Nintendo ha hecho plataformas infinitamente mejores, pero su impacto comercial está fuera de duda.

Dinosaur Planet/Star Fox Adventures es un juego mutilado e inacabado. Se le cambió prácticamente todo, y eso que prometía ser una obra maestra de Nintendo 64 a la altura de un estudio como Rare. El juego no es malo, pero es solo una sombra de lo que podría haber sido, por desgracia.

Miyamoto tiene una trayectoria tan larga que hay que tocar un montón de juegos, y eso que he dejado muchos sin mencionar. He hablado de los más destacables, ya sea por calidad, curiosidad, ventas o impacto. Con Kojima o Sakurai, por ejemplo, es más fácil hablar de su vida porque en la actualidad son bastante mediáticos y no han hecho tantísimos juegos. Pero vamos, creo que he hablado un poco de todo. Aunque del propio Miyamoto hablé mucho en la entrada anterior, pero claro... Hacerlo de nuevo sería poner meras anécdotas o repetir lo que ya dije xD

Muchas gracias por leer y comentar, Danieletex.

Jose Comas Perez dijo...

Quiero mencionar una cosa del Steel Diver (ya que lo mentas, te digo lo que he leído).

En un principio Imamura (de EAD) quería poner otras ilustraciones a las conocidas al juego (que al final las pusieron en el Sub Wars), pero Miyamoto dijo que no.

Y muy buen repaso, había algo que desconocía, como lo del Mettroid Prime.

(Y... después del siguiente... te pediría que la hicieras de Gunpei Yokoi, porfa).

Ramonium dijo...

No conocía esa anécdota de Steel Diver, gracias por compartirla.

Gracias por leer, me alegro de que te haya parecido un buen reportaje, Legault.

Pues la verdad es que tengo unas ganas locas de hablar de Gunpei Yokoi, porque es una personalidad interesantísima que fue la antecesora de Shigeru Miyamoto y que ha hecho realidad inventos que han definido la industria de los videojuegos. Y de los juguetes electrónicos también, en verdad.

Cuando haya tratado a una personalidad occidental, él será el próximo. Gracias por tu tiempo, Legault. Y por tu sugerencia también.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger