miércoles, 16 de septiembre de 2015

El personaje — Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario, Donkey Kong y The Legend of Zelda (Parte 1)


Tras muchas demandas, la edición de "El Personaje" dedicada a Shigeru Miyamoto llega por fin, personalidad que siempre cuesta tratar por ser casi inabarcable. Y es que hablar de él no es fácil: inevitablemente, al hacerlo se tocan los mismísimos orígenes del videojuego moderno. Sin embargo, ¿qué mejor momento para hablar de él que ahora, que se han cumplido los 30 años desde el nacimiento del archiconocido Super Mario Bros.? Esta entrada no podía demorarse más.

Además de ser el creador de videojuegos más influyente de todos los tiempos (probablemente de forma indiscutible), es una persona con una forma de ser única, diferente, con la que ha impregnado la mayor parte de sus obras. Cuando se juega a algo de Miyamoto, no es complicado saber quién está detrás tras solo unos minutos de partida. Y es que su principal estandarte, la diversión pura, transformó a Nintendo en sus orígenes como desarrolladora de videojuegos y marcó el camino que siguió y sigue hoy la importantísima compañía nipona.

Para muchos jugadores es la personalidad más importante de la historia de la industria. Así lo reconocen también muchos compañeros de profesión, tanto de fuera como de dentro de Nintendo, y es respetado incluso más allá del medio, como así lo prueban los numerosos galardones que le han sido otorgados a lo largo de su carrera (incluyendo el premio Príncipe de Asturias) o la elección por parte de los lectores de la prestigiosa revista Time como la personalidad más influyente del mundo en 2008. Sin embargo, como ocurre con todos los grandes creativos, no se ha encontrado exento de críticas en algunos casos, a pesar de caracterizarse por ser siempre políticamente correcto.

Para muchos, "el Walt Disney de los videojuegos". Este es Shigeru Miyamoto, el creativo, la leyenda, el hombre que ha hecho que millones de jugadores vivan sus propias aventuras gracias a sus revolucionarias ideas.



El 16 de noviembre de 1952 nacía un gran soñador en Sonobe, una pequeña ciudad rural situada al noroeste de Kyoto (Japón). Shigeru Miyamoto siempre fue un gran amante de la naturaleza, y ya desde niño disfrutaba yéndose a explorar las cuevas y bosques que rodeaban su casa. Como él mismo ha admitido en numerosas ocasiones, esas aventuras juveniles le sirvieron como inspiración para crear The Legend of Zelda. Sí, Link es zurdo, como su creador... ¡es posible que el héroe de verde sea una proyección del mismísimo Miyamoto explorando las cuevas y bosques utilizando palos como espadas!

Además de esa afición a visitar parajes naturales, el joven Shigeru amaba dibujar y pintar, así como los dibujos de Walt Disney. El genio creador de Mickey Mouse fue también una importante influencia para el creativo japonés. El joven, que en un principio deseaba convertirse en un profesional del manga, se graduó en Diseño Industrial en la universidad sin tener mucha idea de qué quería hacer con su vida. Curiosamente, en un primer momento no tenía mucho interés en los videojuegos, y de hecho él mismo admitió que odiaba los ordenadores y todo lo relacionado con ellos. Fue unos pocos años más tarde cuando, tras probar el mítico Space Invaders en una máquina arcade, pensó que tal vez podría probar suerte en la incipiente industria de los videojuegos, a pesar de que sus padres, muy tradicionalistas, no vieron esa idea con buenos ojos. Para ellos, que eran profesores y muy estrictos, los videojuegos "servían para que los niños perdieran el tiempo en lugar de estudiar".

Dado que quería encontrar un empleo estable para su hijo, el padre de Shigeru habló con un amigo suyo, Hiroshi Yamauchi, tercer presidente de Nintendo, empresa que por aquel entonces producía, sobre todo, juguetes y juegos de mesa, además del tradicional negocio de las cartas. Tras una entrevista en la que mostró algunas de sus ideas, fue enchufado en 1977 como aprendiz en el departamento de planificación bajo la atenta mirada del también genio Gunpei Yokoi (del que hablaré en un futuro).

El joven mostró un talento y un potencial que no pasaron desapercibidos ante los ojos de Yamauchi y Yokoi, grandes visionarios que revolucionaron Nintendo y el mundo de los videojuegos con sus ideas. Por aquel entonces, la compañía estaba probando suerte en el incipiente mercado de las máquinas arcade, por lo que Miyamoto empezó creando en 1979 el arte de la primera recreativa manejada por monedas de la compañía, el célebre Sheriff (que tiene un homenaje en WarioWare Inc). Sin embargo, el primer título en el que participó como desarrollador fue Radar Scope (1980), una recreativa de estilo shooter. Gracias a sus gráficos en perspectiva y la popularidad del género, (establecida por Space Invaders) tuvo cierto éxito en Japón.


















El problema surgió cuando la compañía exportó Radar Scope a Estados Unidos. El yerno de Hiroshi Yamauchi, Minoru Arakawa, que estaba destinado en en ese país para llevar la máquina fuera de Japón, se puso en contacto muy alterado con el mando de Nintendo. Según explicaba, los jugadores estadounidenses no le prestaron ninguna atención a la nueva máquina, por lo que había un stock enorme de miles de unidades que fue incapaz de colocar. Solicitó que la compañía enviase un nuevo juego que sirviera para sustituir Radar Scope.

Aquí fue cuando llegó la oportunidad de oro de Miyamoto, en la que Yamauchi decidió poner toda su confianza en el prometedor nuevo empleado. Por primera vez como director, el joven Shigeru crea en 1981 el mítico Donkey Kong, título que en un principio iba a ser un juego protagonizado por Popeye (con Brutus y Olivia como otros personajes en lugar de Donkey Kong y Pauline). Sin embargo, Nintendo no consiguió la licencia, hecho que les pudo parecer catastrófico en un primer momento... pero que luego les hizo darse cuenta de que en realidad tuvieron suerte, porque llevó al nacimiento del personaje de los videojuegos más popular del mundo: ¡Mario! (Aunque por aquel entonces era conocido como "Jumpman").

Aunque hoy pueda parecernos sorprendente, lo cierto es que pocos confiaban en que Donkey Kong tuviera éxito, sobre todo fuera de Japón. Sin embargo, contra todo pronóstico, el proyecto del joven Miyamoto se convirtió en un éxito instántaneo desde un primer momento. Nadie se planteaba semejante acogida (salvo el propio Shigeru) porque era muy diferente de los juegos de disparos, que eran muy populares en aquella época, sobre todo en los salones recreativos estadounidenses.



El secreto de su éxito probablemente resida en que fue uno de los primeros videojuegos con historia, así como un título original y bastante diferente de lo que había por aquel entonces, además de muy divertido. De la misma forma, dado que tenía varios niveles, resultaba bastante complejo para la época, cosa que hizo quejarse al equipo de desarrollo de que Miyamoto "pretendía que hicieran varios juegos en lugar de uno".

No es un secreto para nadie que Donkey Kong se convirtió en una de las máquinas recreativas más exitosas de todos los tiempos junto a Pac-Man (juego favorito de Miyamoto, por cierto) y Street Fighter II y un referente de la cultura popular mundial. Todavía hoy sigue siendo recordado por millones de jugadores y ha recibido homenajes de todo tipo, como un papel importante en la película Píxels (2015).

Viendo Nintendo la posibilidad de crear y explotar a personajes propios y el innegable talento de Miyamoto, se le encargan Donkey Kong Jr. (1982), Mario Bros. (1983, y no debe confundirse con el célebre Super Mario Bros. de NES) y Donkey Kong 3 (1984), todos grandes éxitos para máquinas arcade. Jumpman, que fue renombrado "Mario" en honor a Mario Segali, dueño de las oficinas del primer local de Nintendo América, se convirtió rápidamente en un icono de los videojuegos, junto a su hermano Luigi, que nació en Mario Bros.. El fontanero, que en un primer momento era carpintero, hizo de villano en Donkey Kong Jr., protagonizado por el hijo del "Mono Burro", que había sido secuestrado.

En esta foto se compara a Mario Segali con Super Mario.

La Nintendo Entertainment System tiene una muy buena acogida en su país de origen desde su nacimiento en 1983, conocida ahí como Famicom. Sin embargo, fuera de Japón se da la llamada "crisis de los videojuegos", en parte propiciada por la debacle sufrida por la compañía estadounidense Atari, la que hasta el momento fue la empresa de ocio electrónico más importante a nivel mundial. Una serie de malas decisiones empresariales, así como la falta de confianza por parte de los consumidores por culpa de la sobresaturación del mercado de juegos malos estuvo a punto de matar por completo la industria. Siendo Nintendo ajena a todo ello, en su país de origen Miyamoto participa en el desarrollo de títulos como Devil World, Excitebike, Urban Champion y Ice Climber (1984-1985).

A pesar de la gran crisis y el hundimiento de Atari, Nintendo fija sus ojos en el mercado estadounidense, alentada por el éxito de Famicom en Japón. Así llega la Nintendo Entertainment System junto a un título que no solo acabaría con la crisis, sino que popularizaría los videojuegos a un nivel nunca sospechado: Super Mario Bros., el famoso clásico de 1985, creado por Shigeru Miyamoto, que hace unos días cumplió 30 años.

Considerado una obra maestra del medio, es quizá el videojuego más influyente de todos los tiempos. Nunca antes se había visto en un mismo título que un señor corriera, saltara y comiera champiñones... ¡al mismo tiempo! Fue una obra revolucionaria para su época que llevó la Nintendo Entertainment System hasta el olimpo de los videojuegos. Todavía hoy se mantiene como el segundo título más vendido de la historia, con más de 40 millones de unidades vendidas en todo el mundo, solo superado por Wii Sports (y si sumamos las ediciones que se hicieron posteriormente, dicha cifra supera los 50 millones). Si hoy en día un videojuego que venda esa cantidad es increíblemente exitoso, en los años 80 era una hazaña sin precedentes. Parte de su repercusión se debe a que en muchos territorios venía con la consola, pero hay que tener en cuenta que muchísimos usuarios adquirían la máquina solo por él.



Nintendo, feliz con los resultados cosechados por Miyamoto, pone a su genio a trabajar en más títulos para seguir aprovechando el increíble tirón de NES. Dicho y hecho: se lanzó una exitosa secuela de Super Mario Bros.: The Lost Levels, que solo salió en Japón debido a su elevada dificultad. Sin embargo, la empresa de Yamauchi quería otro éxito mundial, y así Miyamoto se puso al frente del primer The Legend of Zelda, otro videojuego revolucionario.

Si a menudo se dice que Super Mario Bros. creó el género de las plataformas tal y como lo conocemos hoy, lo mismo podemos decir de The Legend of Zelda en las aventuras. Inspirado por sus aventuras en los bosques de Kyoto, este título ofrecía una libertad sin precedentes para la época, y también fue la primera obra de NES capaz de guardar la partida. Los jugadores de por aquel entonces, acostumbrados a títulos que se terminaban en menos de dos horas, se mostraron maravillados por una obra cuya autonomía podía superar las 10 o 15 horas de duración y cuya partida podían continuar incluso tras apagar la consola. Aunque hoy esto parezca lo lógico, en 1986 revolucionó el mercado por completo, colocando más de 6,5 millones de unidades en todo el mundo.

Miyamoto siguió trabajando, alentado por sus superiores, que habían descubierto en ese joven una auténtica mina de oro gracias a sus revolucionarias ideas. Así, para la NES creó otros grandes clásicos que forman parte no solo de la historia de Nintendo, sino de los videojuegos en general: Super Mario Bros. 2 (Doki Doki Panic en Japón, 1987), Zelda II: The Adventure of Link (1987) y Super Mario Bros. 3 (1988), que para muchos fue capaz de superar al mítico título de 1985. También participó en el desarrollo de obras como Mother (1989).

Llegado 1990 y teniendo en sus manos más del 70% del mercado, Nintendo se convirtió, en parte gracias a Shigeru Miyamoto, en la compañía de videojuegos más importante del mundo. Sin embargo, a pesar del éxito de NES, Sega no se da por vencida y tras descontinuar su popular Master System, decide lanzar una consola de 16 bits: la increíble Sega MegaDrive (1988). La empresa de Yamauchi se niega a aceptar que sus competidores le roben mercado, por lo que contraataca con una de las consolas más importantes de la historia: la Super Nintendo Entertainment System.

Los de Kyoto lo tenían claro: debían sacar grandes juegos desde el principio para dar un gran puñetazo sobre la mesa, así que a pesar de hacerlo un poco más tarde que la competencia, la Super Nintendo llega en ese 1990 con una potencia superior y un precio competitivo. El genio de Nintendo se pone a trabajar en su nueva plataforma con el objetivo de sorprender al mundo: el Super Mario de SNES tenía que ser el mejor juego del género, y así se consiguió. Super Mario World es, todavía hoy para muchos, no solo el Mario de mayor calidad, sino el rey absoluto dentro de su estilo. La idea original de 1985 se reformuló y se creó un título largo, estudiado al milímetro y con una jugabilidad por la que nunca pasan los años.



Para Miyamoto, Super Mario World es su Mario favorito, como ocurre con gran parte de los fans. Sin embargo, como no solo de Mario vive Nintendo, ese mismo año el creativo produce el primer F-Zero, título destinado no solo a revolucionar el género de las carreras, sino a demostrar la superior potencia de SNES con efectos gráficos inalcanzables para MegaDrive. También se encarga en esta época del clásico Pilotwings y Mario & Yoshi.

Y luego, tan solo un año después, en 1991, tenía que llegar el Zelda que superase al original de 1986. Con esa idea, y abandonando la perspectiva lateral del Zelda II (que a muchos no convenció), llega The Legend of Zelda: A Link to the Past, título que volvió a revolucionar SNES y que fue copiado por numerosas desarrolladoras de la época, la mayoría sin mucho éxito. El género de los ARPG dio un paso adelante gracias a él a pesar de no ser una obra pura de dicha clasificación, llevando a que muchísimos títulos bebieran de manera acertada de sus mecánicas, como Secret of Mana o Terranigma. Fue otro gran éxito que para muchos todavía hoy no ha sido superado dentro de su saga.

Llega 1992 y Miyamoto se sigue encargando de grandes títulos de la compañía. Entre ellos están Super Mario Kart, Mario Paint y Wave Race. El primero significó el nacimiento de la popular saga de carreras, que todavía hoy se mantiene en plena forma. Ya desde un primer momento los objetos eran su mayor diferenciación con los títulos de otras compañías.

En 1993 crea clásicos de la talla de The Legend of Zelda: Link's Awakening, para muchos superior incluso a la aventura de SNES y el primer Star Fox (que utilizó el chip FX para explotar como ninguno antes el hardware de la consola, con verdaderos gráficos en 3D). De la misma forma, también se encargó del remake Super Mario-All Stars y nos dio una lección de puntería con Yoshi's Safari.



Prácticamente cada título creado por Miyamoto se convierte en un éxito, y en estos años ya es considerado por la mayor parte de la prensa occidental como uno de los mejores creativos de videojuegos de la industria. Como productor, aportó su granito de arena a clásicos de Rare como Killer Instinct y Donkey Kong Country, título que provocó la que es quizá la primera polémica de Miyamoto: según él, el título del simio creado por los británicos era la prueba de que los usuarios y la crítica podían aceptar un videojuego con una jugabilidad mediocre si los gráficos eran buenos. Poco después se retractó de dicho comentario, quizá por presión de sus superiores, por las ventas que cosechó el juego (superó las 9 millones de unidades) o porque de verdad cambió de opinión.

En cualquier caso, su rol como productor se repitió en 1994 y 1995 en títulos como Stunt Race FX, BS Zelda no Densetsu (de Satellaview, que nunca salió de Japón) y Mole Mania. Sus trabajos más destacados de estos años, sin embargo, fueron Super Mario RPG y Super Mario World 2: Yoshi's Island. El primero surgió de una colaboración con Squaresoft, y Shigeru Miyamoto trabajó codo con codo con Hironobu Sakaguchi, que dejó un momento a un lado Final Fantasy para hacer realidad el primer RPG protagonizado por Mario. Por otra parte, Yoshi's Island fue otra revolución para el género de las plataformas, título en el que esta vez controlábamos al famoso dinosaurio verde.

Sin embargo, en 1996 llegan tiempos de cambios: Ultra 64 se está ultimando, por lo que el talento de Shigeru será necesario para encargarse de numerosos juegos que puedan rellenar su catálogo. Además de producir sus últimos títulos para SNES, Kirby Super Star (que fue dirigido por Masahiro Sakurai) y BS Super Mario USA Power Challenge para Satellaview, también se encuentra supervisando a Game Freak durante el desarrollo de Pokémon Rojo y Azul, los títulos que iniciaron la fiebre Pokémon que tantas alegrías han dado no solo a Nintendo, sino a millones de jugadores de todo el globo.

Ultra 64, que finalmente será llamada Nintendo 64, llega con juegos de Miyamoto: Pilotwings 64 (en el que trabajó únicamente de diseñador), Wave Race 64, Super Mario 64 y Mario Kart 64.



De todos estos juegos pueden escribirse ríos de tinta, sobre todo si hablamos de Super Mario 64, su proyecto personal. Este título revolucionó (otra vez, sí) el género de las plataformas 3D, siendo considerado por muchos la primera obra de este estilo pura que se realizó, o al menos la primera en estar bien hecha. En su momento fue visto como uno de los mejores títulos de la historia, y todavía hoy no solo se afirma que ha creado escuela y que ha sentado unas bases intocables, sino que sigue siendo un videojuego divertidísimo, largo y lleno de posibilidades.

Nintendo 64 es el nuevo territorio de Miyamoto, que entre 1996 y 1997 le sirve para hacer realidad grandes clásicos: entre otros juegos, se encargó de Star Fox 64 (que el creativo considera su favorito de todos los videojuegos que ha creado), Yoshi's Story, 1080º Snowboarding, F-Zero X y... The Legend of Zelda: Ocarina of Time.

El "Zelda de Nintendo 64" tenía que ser a Zelda lo que fue Super Mario 64 para Mario. Y vaya si lo fue. Para muchos está considerado el mejor videojuego de todos los tiempos, incluyendo no solo publicaciones tan prestigiosas como Edge, sino la propia crítica especializada mundial, que le otorgó en su día numerosas puntuaciones perfectas que llevaron al increíble 99 en Metacritic que posee todavía hoy, que lo coloca como el videojuego mejor puntuado de la historia. Un ejemplo es la propia Famitsu, que en su día le otorgó su primer 40/40. A pesar de que algunos usuarios consideran que no ha envejecido tan bien como otros títulos, sigue manteniéndose fresco, adictivo y en general se aprecia un trabajo magnífico en cada una de sus partes.



Y es que más allá de lo que se cuestiona de él, nadie pone en duda su importantísima aportación histórica no solo al género de las aventuras, sino a los videojuegos en general: conceptos como el fijado con el botón Z y la combinación entre diversos estilos han sido heredados por muchísimos títulos, cosa que hace que esté considerado uno de los títulos más influyentes de la historia.

...Y por ahora se deja el recorrido por la vida de Miyamoto aquí. A pesar de que mi intención inicial era contar todo lo posible en esta entrada, me he dado cuenta de que este creativo tiene una trayectoria demasiado larga como para hacérosla tragar en un solo artículo. En el próximo intentaré llegar hasta la actualidad, y también trataré algunas de las polémicas que ha protagonizado y ciertos aspectos de su vida personal.

¿Qué opinión os merece la figura del genio de Nintendo? ¿Qué os ha parecido este artículo? ¿Tenéis alguna sugerencia para la segunda parte? Espero que os haya gustado el reportaje, y me gustaría conocer todas estas inquietudes vuestras en la caja de comentarios. 

Nos vemos en la segunda entrada dedicada a Miyamoto.


6 comentarios:

McFadyen Sara dijo...

Jolín, era como leer un extracto de la historia general de los videojuegos y me he animado un montón, me ha gustado muchísimo tu entrada xD (sigo esperando "los lados malos" que tiene, que no los conozco, pero he leído muchas veces que corta muchas alas y a veces mete demasiado las narices, etc, etc, pero yo todavía no sé a que se refieren xD).

Parece mentira que con todo lo que hizo Nintendo en dicha generación de videojuegos, ahora haya mucha gente que "la odie" (yo en mi caso odio bastante a Sony por ciertos motivos a partir de PS3 en adelante (y lo de Sony que quería mangarle todo a Nintendo con la 64...), y eso que yo antes era muy inocente y no odiaba a nadie (?)), y en parte Nintendo se ha quedado un poquillo atascada siempre con sus mismas sagas (que no es para nada malo, en absoluto, pero si solo se centran en ello y casi siempre son spin-offs repetitivos, a veces ridículos o sin mucho sentido..., o prácticamente lo mismo), y tiene pocas "multi", y creo que fue un error enorme que mandasen el marketing a tomar viento fresco.

De hecho tengo entendido que Yamauchi, que a veces se rumoreaba que hacía algo con la yakuza (que lol, ¿no? xD), era un tío que no se andaba con chiquitas y que siempre luchaba a la par que sus competidoras, pero con la magia de Nintendo intocable. Creo que eso es lo que en verdad le falta hoy en día a Nintendo...

Y por cierto, es curioso que con el avance de las tecnologías hemos conseguido más opciones en la industria del videojuego, pero nadie nos avisó de los "puntos negativos" (y de que la gente se aprovecharía de más, claro está) ;)

Ramonium dijo...

Me alegro de que te haya gustado tanto, McFadyen ^^

La entrada me ha salido tan larga en parte porque hay que hablar desde que Miyamoto entró en Nintendo. Y eso requiere que hable de las máquinas arcade, la NES, Donkey Kong... muchas cosas.

Todo eso lo verás en su segunda entrada. Miyamoto al principio no tenía tanto peso en la compañía: todo eso fue tras la muerte de Gunpei Yokoi, momento en el que Miyamoto cogió su sitio. (De Yokoi también tengo que hablar, porque fue el inventor de Metroid, Kid Icarus, Game Boy, Game and Watch...).

Miyamoto es un mal jefe, según ha afirmado él mismo en algunas ocasiones. Desecha el 80% de las sugerencias que le dan, cosa que le han hecho ser blanco de críticas por cortar alas a nuevos creativos. De la misma forma, se le ha criticado por tener una visión arcaica en la actualidad. Pero claro, todo eso es mucho más reciente, y se eso hablaré en la segunda entrada. Como puedes ver, la trayectoria de este hombre es demasiado larga como para hablar de ella en una sola entrada xD

La primera polémica importante fue la de Donkey Kong Country, que he puesto ahí. La verdad es que no entiendo por qué dijo eso, porque es muy buen juego.

Nintendo prácticamente inventó el videojuego moderno con NES, Super Mario Bros. y The Legend of Zelda, y Miyamoto estaba ahí detrás. De Yamauchi también hablaré algún día porque es una personalidad interesantísima: decidió el rumbo de la industria de los videojuegos... ¡sin haber jugado a ninguno en su vida! Increíble, ¿verdad?

Hay rumores que vinculan a Hiroshi Yamauchi con la yakuza, bastante relacionados con los que intentan explicar por qué su abuelo consiguió que el joven Hiroshi no tuviera que luchar en el frente durante la Segunda Guerra Mundial, así como el desarrollo de máquinas recreativas, cartas y los love hotels. Sin embargo, es importante remarcar que casi todas las empresas importantes de Japón tienen contactos con la yakuza. Y eso en el siglo XX (sobre todo antes de los años 80) se cumplía prácticamente en todos los casos. Y sí, Yamauchi no se amilanaba ante nada. Fue el hombre que convirtió una empresa familiar de cartas en una multinacional líder en el sector de los videojuegos. Me encantaría hablar de él algún día (y si el tema te interesa, te aconsejo que te compres el libro "La Historia de Nintendo: 1889-1980 De los juegos de cartas a Game & Watch", de Florent Gorges.

Es una maravilla muy bien documentada que ha sido publicada este año, llena de ilustraciones e información de juguetes, juegos de mesa, cartas, juegos arcade y demás elementos que forman parte de la historia de Nintendo.

En fin... muchísimas gracias por tu comentario y por leerme, de verdad.

Daninokuni dijo...

Lo cierto es que me mantengo bastante escéptico con estas cosas... me cuesta creer que los llamados "Primer X de algo" lo sean realmente, ante la posibilidad de completos desconocidos que idearan estas cosas primero.
No paro de oír que Super Mario 64 es el primer Plataformas 3D de la historia. No voy a negar su repercusión, porque sin fama, no hay que se una al carro, pero el primer plataformas 3D de la historia no es.

Pero de todos modos, el rumbo que tomó la industria gracias a los juegos más famosos de este tipo dio lugar a casi todos mis juegos favoritos. Algo así haría falta ahora que el 90% de los juegos son lo mismo.

Ramonium dijo...

"Cosas" que fueran experimentales o que tuvieran características parecidas al género es posible que hubiera, pero o las hicieron mal o de manera no tan acertada. Jorge puso un ejemplo de plataformas en 3D de PSX hace tiempo que era muy simple y que salió unos meses antes que Mario 64 (a pesar de que este último empezó a desarrollarse mucho antes). En lo que se refiere a permitir una exploración abierta mezclada con plataformas fue indudablemente el primero, al igual que Super Mario Bros. fue el primer plataformas complejo (y eso sí que se puede comprobar al 100% porque en Atari no hay nada de eso y los primeros juegos de NES eran todos de Nintendo).

Gracias por tu tiempo, Danieletex. Juegos buenos desconocidos en SNES y NES sí que hay, pero lo cierto es que estos juegos que cito aquí son la base de muchísimas cosas que han llegado más adelante.

Shiru Break dijo...

Que entrada más sublime, me gustó mucho. ¿No se te ha pasado por la mente que el próximo en "El Personaje" sea Keiji Inafune?.

Ramonium dijo...

Hola, Shiru Break, gracias por leer y dejar un comentario. Me alegro de que te haya gustado la entrada.

Sí, por supuesto. De hecho, la lista de personajes de los que quiero hablar es gigante... Aunque tras hacer la segunda parte de Miyamoto, probablemente hablaré de algún occidental, que ya va tocando xD, pero Inafune pasa justo después a la lista de prioridad.

Muchas gracias por tu tiempo.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger