sábado, 17 de octubre de 2015

Opinión — ¿Es la nostalgia un factor determinante a la hora de recomendar o analizar viejas reliquias?


NOTA DE RAMONIUM: Este artículo de opinión ha sido redactado por un nuevo colaborador que participará en Sol Blade Games a partir de ahora. Veréis artículos y aportes suyos que complementarán mis contenidos y permitirá un ritmo de publicaciones superior y un contenido más variado. Espero que os gusten sus aportaciones. Os dejo con su primer texto:


Al igual que muchos otros jugadores, también tuve la gran suerte de poder disfrutar lo que se conoce como la "época dorada" de los videojuegos. Por ello tenemos muy buenos recuerdos sobre esos juegos que nos obligaban, por vicio puro, realizar fricciones en los botones de los controles. Y claro, pues—

— "¡Déjate de rodeos, dinos ya lo que nos tienes que decir!".


Está bien, vale... iré al grano. Sí, soy partidario de pensar que la nostalgia influye, con gran diferencia, sobre la calidad de los juegos de antaño. Al menos, cómo lo veíamos antes de rejugarlos. Todo ello se puede observar de la forma en la que vayamos enseñándole a nuestros hermanos (familiares, amigos...) pequeños lo que nos gustaba. ¡Pero que no, los tiros no van por ahí! Se trata más bien de un -fútil- intento de acto de comunicación visual en la que el receptor, con ojos de total indeferencia y acompañado de una sutil mueca de desprecio, intenta escaparse de nuestras malvadas garras durante un pequeño duelo de paciencia. Espera, ¿he dicho malvadas? Eso lo ven ellos así. Claro está que simplemente pueden pasar de ti y de tus historias, pero esto se ve afectado según el grado de aprecio que tenga sobre ti el chaval.

Considerado por muchos una de las mejores entregas habidas y por haber de esta icónica saga de Game Freak. ¿Podéis opinar lo mismo?

Lo que no saben es que estos mismos zagales se quejarán en el día de mañana con los tropecientos mil remakes y remasterizaciones que lanzarán de sus queridos juegos. ¿Pero acaso somos los más indicados para reprochar tal cosa? Si tal ya podemos ir llamando a nuestros abuelos para que nos cuenten sus batallitas, con algo de suerte no nos dormiremos en el proceso. Ahora la cuestión, es... ¿te ha parecido interesante, realmente? (Sin ánimo de ofender sobre vuestros patriarcas).

La cuestión es que podría decirse que todo lo que vemos a través de nuestros recuerdos son los buenos momentos con los que pasamos frente a las pantallas. De críos nunca discernimos lo que está bien o lo que está mal, no nos volvemos tan críticos con lo que jugamos.

Nos preocupaba únicamente el poder viciar: el juego ya podría estar en inglés que lo jugaríamos igualmente. Ya podría ser difícil todo lo que quieras, que repetirías una y otra vez. Tiene un apartado gráfico completamente nulo, pero ya has superado la 5ª fase. Este me lo dijeron que jugara, por lo que he tomado la inciativa; lo quería, y ahí está, ha pasado bastante tiempo pero por fin lo tengo. Y así sería un buen resumen de cómo fueron nuestros inicios por allá entonces. Aplicable a cualquier edad.


Este en especial se distancia bastante de dicha época, pero lo he disfrutado como un enano por aquel entonces. Wario Land 4: En inglés, algo difícil, recomendado por mi primo, colectibles... ¿qué más quería? Ah, sí, ese "especial" humor que rezuma de Wario. Incomparable.

Otro punto a tratar sería la misma calidad de los mismos, comparando antes con ahora. ¿De verdad importa este aspecto? Sin ir más lejos tenemos The Legend of Zelda: A Link to the Past, y una especie de realidad alterna bautizada como The Legend of Zelda: A Link Between Worlds. En principio me pareció una gran idea el implementar un concepto diferente a los remakes que tan de moda están últimamente. Se agradece el detalle, por cierto. Pero puesto que hablamos de diferencias, toca ponerlas sobre la mesa:


— Hay más posibilidades de perder vidas en la primera versión, lo que aumenta la dificultad respecto a la última.

— Los escenarios y zonas, así como ciertas partes del mapa, son menos tétricos en A Link Between Worlds. Puede que no mucha gente lo viera así, pero le otorgaba un aspecto que lo distinguía de otras entregas.

— ¿Qué necesidad había de reponer automáticamente la barra de magia? ¿Dónde está la cantidad de bombas o flechas que podemos usar?

— Los puzzles de las mazmorras te llevaban más tiempo en superarlas que de costumbre.

— Por suerte, no había que encontrar a todos esos maimais desperdigados en sendos mapas. Todo lo que tenías que hacer era encontrar el hada y "ofrecerle" los ítems que querías que te mejorase. Así de maja era.

Gameplay de The Legend of Zelda: A Link to the Past



Gameplay de The Legend of Zelda: A Link Between Worlds



Y esto es solo el principio. Si me pusiese a comparar cada juego, no terminaría nunca. Las diferencias están para que la gente tenga una mente crítica al respecto, pero que a su vez no deben interpretarse negativamente, sino más bien de una buena oportunidad de poder probar y disfrutar de cada juego como único que es.


¿Crees que eres de los que anteponen la nostalgia ante todo? ¡Comparte tu opinión con el resto!

6 comentarios:

Ramonium dijo...

Con este artículo de opinión se estrena Jose en Sol Blade Games, al que quizá recordéis algunos como "AtmaWeap0N" en foros como Alquimia World. A partir de ahora escribirá algunos artículos para Sol Blade Games.

De hecho, si alguien más quiere colaborar, puede mandarme un correo electrónico para hablar sobre ello. Aunque hasta ahora yo había sido el único en escribir en Sol Blade Games, nunca ha estado cerrado a nuevos participantes.

Por otra parte, debo decir que me ha gustado mucho el artículo. Sin embargo, como cabría esperar, quiero recordar que las opiniones de cualquiera de los que escriban en Sol Blade Games no tienen por qué coincidir con las mías: cada opinión representa únicamente a su autor.

En mi caso creo que la nostalgia no influye a la hora de valorar los juegos, y creo que la prueba está en que muchos de mis videojuegos favoritos los he conocido y jugado recientemente. Títulos como La-Mulana o Undertale son de mis favoritos y los he jugado este año, por ejemplo.

También ha habido juegos que de pequeño consideraba mejores y al crecer he visto sus carencias sin dejarme llevar por sentimientos nostálgicos.

En fin, el artículo me ha parecido interesante e invita a la reflexión. A ver qué opináis vosotros.

Daninokuni dijo...

Vaya, un colaborador... qué envidia.

En fin, acostumbrado a las entradas de Ramón, esperaba algo más extenso, y lo cierto es que sí creo que podría decirse más al respecto. Pero bueno, se da la idea suficiente como para decir "Buen artículo".

Respecto al tema... yo soy mucho de rejugar juegos que no he jugado en muchos años, y normalmente, lo que ocurre es que veo más claramente dónde están los fallos y los puntos fuertes... pero lo disfruto igual. Recuerdo cómo lo disfruté la primera vez, y lo hago de nuevo, sabiendo errores y aciertos por igual.

El problema es que a los "expertos" parece que les gusta sacar lo malo de los juegos, o solo endiosar los mejores juegos de la historia... y no, la cosa no es así. Un experto es el que sabe ver los puntos positivos y negativos de un juego, pero normalmente todo juego (salvo aberraciones) puede ser perfectamente disfrutable, y eso era algo que, de pequeños, dábamos directamente por hecho.

Ramonium dijo...

Lo cierto es que aunque me guste sacar y fijarme en cada punto débil y fuerte de los juegos, puedo disfrutarlos igualmente. Tales of Symphonia 2 es uno de los peores JRPG que he jugado y aún así me lo pasé bien con él, por ejemplo.

Hay que ver a los videojuegos como un arte, sí, pero pienso que no solo hay que verlos como una disciplina a la que enjuiciar. También hay que percibirlos como un producto maravilloso que siempre estará ahí para divertirnos y fascinarnos aunque haga cosas mal.

Quizá me sienta de esta manera porque mi amor por los videojuegos es gigante, pero bueno, me gusta más así. Creo que disfruto de los videojuegos más de esta forma.

En fin, a ver qué nos comenta Jose.

Jose dijo...

Entiendo perfectamente vuestro punto de vista; ya he aclarado en su momento que esto no es más que mi opinión personal acerca del tema (que oye, igual he sido yo el que más se ha basado más en la nostalgia para recomendar algo, vete tú a saber), y... bueno, claro está que hay muchos más factores que permiten juzgar un producto. Su deleite, por supuesto, depende de nosotros mismos si guiarnos por los comentarios de los demás al respecto. Como ejemplo, ¿por qué no iba a jugar a tal juego si alguien me ha dicho que no lo hiciera? ¿Qué sentido tiene entonces preguntarle, entonces?

A todo esto, me gustaría resaltar el último párrafo, pues como dije todo el mundo debería tener siempre una mente crítica para que aprenda a valorar las cosas debidamente (positivamente, eso sí). Como ya se sabe, los videojuegos NUNCA son perfectos, mientras que... bueno, sabemos también que el mundo tiene un amplio repertorio de gustos para que exista variedad.

Hay analistas que se dedican a despotricar, páginas que se dedican a hacer reviews y que por lo tanto se dejan llevar por un fajo de billetes para dar un plus en notas finales, YouTubers famosos que dan fama a tal juego por el simple hecho de jugarlo... Este tipo de cosas son las que más odio con toda mi alma. Sonará repetitivo, pero es por este tipo de cosas que digo que hay que tener mente crítica para así evitar este tipo de cosas. Cualquiera que tenga dos dedos en la frente...

En fin, espero que os haya gustado mi primera entrada. Como ha dicho Ramonium, mi estilo difiere bastante con el de él, pero esto tiene una explicación: busco darle variedad. Quizá en esta ocasión no haya salido tan bien, pero he intentado darle un toque de humor distintivo. A ver cómo queda la cosa para la próxima.

Daninokuni dijo...

^ Pues sí, entiendo lo que dices, aunque basta decir que me apetece probar Sonic Boom.
¿O eso es pasarse? XD

Choco Viria dijo...

Fantástico, nuevos colaboradores.

Sobra decir que tu estilo me ha gustado mucho, Jose, y se distingue inmediatamente del de Ramonium. Si bien nunca viene de más dar una aclaración, por mi parte creo que esta resultaría insignificante, pues los enfoques saldrán a relucir enseguida.

Sobre el tema en sí... yo es que no suelo padecer nostalgia. Todos mis videojuegos favoritos los he jugado en los últimos cinco años, o los he aprendido a valorar mejor en el tiempo presente.

Arraigarme al pasado no es algo que suela definirme, y rápidamente paso de una cosa a la otra (por eso luego consumo productos en exceso, y mucha gente piensa que no disfruto nada), pero he encontrado en esa metodología una forma de exponerme a más sin filtrar nada (hace tiempo que quité el 'este juego me interesa / no me interesa' como definitorio para saber en qué incursionar).

En fin, poco más que decir. Suerte participando en Sol Blade Games, y buen artículo.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger