jueves, 19 de marzo de 2015

Análisis de The Legend of Zelda: Skyward Sword — Los orígenes de la leyenda

Soy consciente de que mi ritmo actual de publicaciones está siendo algo menor de lo habitual, pero eso es porque estoy atareado con mucho trabajo de la carrera y algunas otras cuestiones personales. Intentaré volver a la tendencia habitual lo antes posible.

Este análisis es uno de los más largos que he hecho. La razón principal es que pienso que Zelda: Skyward Sword tiene un montón de cosas positivas que son dignas de mención, pero también se cometen importantes errores en él que pienso que no pueden pasarse por alto.

Por esa razón suelo estructurar los análisis por partes: así, cada lector puede centrarse en el apartado que más le interesa, sin necesidad de leerlo todo.

En fin... Zelda: Skyward Sword es uno de los juegos más destacados de 2011. A mí me decepcionó un poco, pero es innegable que es un muy buen juego y un título digno de la saga.

Si tenéis cualquier cosa que comentar, ya sabéis que podéis usar libremente la caja de comentarios para ello. Os dejo la review:



The Legend of Zelda: Skyward Sword

"Los orígenes de la leyenda"



Plataforma: Wii.
Idioma: Español.
Género: Aventura.
Multijugador: No.
Online: No.
Precio: 24,95 euros, 69,65 euros (edición limitada con mando Wii Motion Plus y CD con música orquestada de la saga).
Desarrolladora: Nintendo EAD.
Distribuidora: Nintendo.
Fecha de salida:

Japón: 23 de noviembre de 2011.


Estados Unidos: 20 de noviembre de 2011.


Europa: 18 de noviembre de 2011.


Hace muchísimo tiempo, el Mal surgió de las entrañas de la Tierra: una legión de demonios sumió a los humanos en una guerra horrible... un conflicto en el que la población se vio diezmada y la Naturaleza comenzó a marchitarse. El objetivo de esos demonios era obtener el Poder Dorado, capaz de hacer realidad cualquier deseo, que estaba protegido por la diosa Hylia. Durante generaciones custodió ese Poder Dorado, y finalmente decidió enviarlo hacia los cielos para que el Mal no pudiese hacerse con él. Para proteger a la Humanidad, además del Poder Dorado decidió elevar parte de la tierra para que los supervivientes pudiesen estar alejados de las peligrosas Tierras Inferiores.



Finalmente, la Diosa y sus aliados lograron acabar con los demonios de las Tierras Inferiores, y la paz volvió a reinar ahí. Sin embargo, por seguridad, los humanos y el Poder Dorado permanecieron en el cielo...

Lo que ocurrió en el pasado ya se ha convertido en una leyenda, y los descendientes de esos humanos viven felices en Altárea. Ese lugar es una ciudad flotante alejada de las presuntamente peligrosas Tierras Inferiores, hasta el punto de que son totalmente desconocidas para ellos. Desde que se creó Altárea, a cada humano se le cede un pelícaro desde su nacimiento. Los pelícaros son unos pájaros con los que cada persona tiene una conexión especial y con los que pueden volar de un lugar a otro. Ahí vive Link, un joven aprendiz de caballero que tendrá que ganar el Torneo Celeste para poder ascender en la academia.

El ganador tendrá que recibir un objeto de la representante de la Diosa en una ceremonia. La representante no es otra que Zelda, la amiga de la infancia de Link. Después de ganar el Torneo Celeste, Link y Zelda vuelan juntos por el cielo hasta que un tornado absorbe a la joven y desaparece por completo...

Link decide ir a buscarla, y baja a las Tierras Inferiores equipado con una Espada Celestial y ayudado por la espíritu Fay, creada por la Diosa. Según lo que dice Fay, Link es un héroe elegido por la mismísima diosa Hylia.



The Legend of Zelda: Skyward Sword se ha llevado una crítica muy positiva por parte de la crítica especializada. Ha obtenido una media de 93 puntos en Metacritic, nota que, a pesar de ser la más baja en un título de sobremesa de la saga, sigue siendo muy buena. Los usuarios se muestran más divididos a la hora de valorarlo, aunque para muchos, Skyward Sword es uno de los mejores juegos de 2011.



Gráficos: 87

Nintendo dijo que el "estilo acuarela" de este Zelda se inspira en el del pintor postimpresionista francés Paul Cézanne. De lejos podría decirse que sí que parece tener ese enfoque (en los tráilers, aún más), pero cuando uno se acerca a las texturas, se aprecia una mezcla extraña de Wind Waker y Twilight Princess. Que ya que se menciona este título: Skyward Sword se asemeja demasiado a este último juego en algunas ocasiones. De hecho, parece Twilight Princess con cel-shading. Y probablemente no se aleje mucho esa concepción de la realidad, porque esta obra utiliza el motor gráfico empleado en su predecesora (con algunas modificaciones), y el resultado son unos gráficos muy brillantes y menos realistas que los del otro juego.

Ya que se han tardado cinco años en lanzar un nuevo Zelda, podría haberse desarrollado un nuevo motor gráfico que explotase bien todas las capacidades técnicas de Wii en lugar de haber reciclado el de Twilight (parece que el estilo acuarela era una forma de que Skyward no pareciese un "Majora's Mask" de Twilight). Algunos elementos como las cerraduras, determinados objetos o algunas armas son idénticos a los de TP, pero con la diferencia de que en SS están coloreados.



Se esperaba que el Zelda de Wii fuera el título que marcase la cima gráfica de la consola y que tuviera un apartado técnico que quitase el hipo. Sin embargo, aunque sea muy bueno, hay juegos como Super Mario Galaxy, Metroid Prime 3 o Super Smash Bros. Brawl que se muestran mucho más detallados y resultones. Gusta que se haya innovado respecto a los otros títulos (ya es tradición en la saga Zelda lo de cambiar el ambiente gráfico con cada nuevo juego), pero quizá habría quedado mejor que se usara un estilo más cercano a Twilight Princess o a Wind Waker, pero no una mezcla de los dos.

Además, por si fuera poco, el programa recicla muchos escenarios e incluso enemigos. Nos vamos a cansar de ver Bokoblin, y a menudo sin que ni siquiera los recoloreen.

Lo mejor del apartado técnico es la gran expresividad de los personajes (que es inferior a la de Wind Waker, pero sigue estando muy bien) la cantidad de detalles ocultos y guiños que nos encontramos en todos los escenarios (habitaciones y armarios llenos de cosas, emblemas que tienen significados diversos, personajes con elementos simbólicos) y la capacidad de mostrarnos a un montón de enemigos en pantalla sin bajadas de frames o sin casi ninguna. De hecho, pocas veces veremos a Skyward ralentizarse, aunque nos encontremos a un montón de enemigos en movimiento a la vez: es posible que en algún momento de la aventura lleguemos a sorprendernos.



Básicamente, el estilo gráfico puede basarse en que, a pesar de ser muy bueno, no lo es tanto como nos habríamos podido esperar, y en algunas ocasiones es más que evidente la reutilización de elementos de Twilight Princess. Sin embargo, no llega a decepcionar.


Sonido: 96

La banda sonora de Skyward Sword es una de las partes más cuidadas de todo el título. A pesar de que algunas zonas se reciclan en lo jugable y lo gráfico, con la banda sonora no se ha hecho lo mismo, pues nos encontramos temas muy buenos y variados para un montón de escenas y localizaciones. Por ejemplo, para una misma zona lo normal es que nos encontremos más de cinco melodías de campo diferentes.

Hay temas de orquesta (se aprovecha el equipo de Super Mario Galaxy) para las partes más épicas del juego, pero en algunas ocasiones se utilizan más elementos electrónicos clásicos de lo que se podría; aunque no sea algo negativo, probablemente habría estado mejor ver aún más melodías "reales". Teniendo una orquesta a su disposición, Nintendo podría haberlo aprovechado aún mejor. Sin embargo, si no somos puristas, poco se le puede achacar a la banda sonora de Skyward. Hay canciones épicas, melancólicas, tensas, bonitas, misteriosas... todo lo que debe tener un Zelda que se precie.

Skyward Sword demuestra estar a la altura de los grandes títulos de la saga en lo que a banda sonora se refiere, hasta el punto de poder mirar de tú a tú a títulos como Wind Waker u Ocarina of Time/Majora's Mask. Como ya es algo normal en los juegos recientes de Nintendo, se utilizan midis sobre las canciones para remarcar momentos tensos, diferentes o cuando estamos moviéndonos sobre ilusiones del pasado. Eso se agradece, porque le añade un toque más interesante e inmersivo a la acción.

Los efectos de sonido están a la altura también, sobre todo si hablamos de los que se oyen a través del mando. Eso ayuda a ambientar muy bien mientras jugamos. Sin embargo, sigue sin haber voces mientras se suceden los textos, a excepción de los clásicos gritos, risas y gemidos. Es algo que parece estar muy asentado dentro de la saga, y probablemente no se cambie nunca. Sin embargo, las voces no se echan en falta.

Pongo aquí algunas de las geniales canciones de la banda sonora, obra de los ya veteranos Hajime Wakai, Koji Kondo, Shiho Fujii, Mahito Yokota y Takeshi Hama:






Jugabilidad: 85

El esquema sigue funcionando. Eso es lo primero que queda claro al empezar con Skyward Sword. Se han añadido novedades interesantes sin cambiar las bases y el juego sigue siendo tan enganchante y divertido como los más antiguos de la saga desde el salto a las 3D. Sin embargo, hay algunas cosas que se han cambiado que quizá hayan hecho que la jugabilidad y el sistema de exploración cambie ligeramente... y algunos otros detalles que se detallarán a continuación.

Para empezar, tenemos lo clásico de siempre: nuestra espada (que podrá lanzar rayos de luz, como en las aventuras en 2D), nuestros objetos equipables y unas mazmorras basadas en buscar llaves para abrir puertas, luchar, explorar, y un espectacular combate contra un jefe final que nos espera justo antes de acabar la mazmorra. Los jefes finales de Skyward Sword son, quizá, los más divertidos y originales de la saga (además de ser algo más retantes que en otros juegos) y las batallas contra ellos siempre son sorprendentes, tensas y entretenidas. Muchos nos presentan un combate ingenioso y espectacular, y todas las peleas contra jefes serán diferentes a las anteriores.



En Skyward Sword tenemos pocos objetos y armas en comparación a otros juegos. Sin duda, la adición más interesante es la del Telescarabajo, que es una especie de robot con forma de insecto que puede volar por el escenario y podemos controlar, ya sea para activar mecanismos, atacar a enemigos débiles, cortar cuerdas o, incluso, coger objetos para traerlos hacia nosotros. También lo utilizaremos mucho para hacer vistas de reconocimiento de escenarios a los que aún no podemos acceder, para saber qué hay en ellos antes de acercarnos nosotros mismos. El resto de objetos equipables son de otros títulos (a pesar de que el "ánfora ventilador" se añade por primera vez en un juego en 3D), aunque algunos tienen usos diferentes a los que recordamos, y son quizá menos útiles, tanto por su funcionalidad principal como usándolos como arma.

El único ítem que puede utilizarse como arma efectiva es el arco, que conseguimos demasiado tarde y encima las flechas escasean muchísimo, por lo que hay que racionárselas muy bien. El tirachinas y la zarpa son más débiles que en otros juegos y solo nos sirven para atontar a los enemigos, y a veces ni eso. Sin embargo, las bombas se pueden utilizar de forma más interesante que en otros títulos: podemos transportarlas con el Terescarabajo si las recogemos de una Flor Bomba, podemos lanzarlas como bolas de bolos para meterlas por agujeros o incluso tenemos la posibilidad de apagar la mecha y recogerlas para que no nos estallen en la cabeza.

El Wii Motion Plus integrado hace más interesantes, complejos e intuitivos los combates. Para empezar, nuestra espada seguirá un movimiento IDÉNTICO al del mando, y con nuestro Nunchako podremos manejar nuestro escudo de forma bastante satisfactoria. El control del telescarabajo se hace moviendo también el mando de Wii, así como el de todos los objetos del título (en parte quizá por eso haya menos objetos, por la dificultad de adaptarlos a ese control) y el arco tiene una precisión y un alcance nunca vistos en la saga: podremos disparar flechas que llegarán increíblemente lejos y con una precisión milimétrica.



De hecho, Nintendo ha confiado tanto en la precisión del Wii Motion Plus que Skyward Sword prescinde totalmente del fijado automático que lleva existiendo desde Ocarina of Time a la hora de utilizar el tirachinas y el arco. Y la verdad es que aquí realmente ese fijado no hace falta, porque podremos apuntar bien utilizando solo nuestro pulso. A pesar de que los combates contra enemigos comunes sean divertidos y estén bien elaborados, hay muy poca variedad de monstruos. De hecho, los bokoblins acabarán por cansarnos, porque veremos cientos desde que empecemos el juego hasta que lo terminemos. Es lógico que haya pocos monstruos porque cada uno tiene una inteligencia artificial bastante elaborada (para hacer los combates realistas y divertidos), pero habrían podido poner 15 enemigos más y aún serían pocos en comparación a otros títulos de la saga.

Nadaremos y volaremos en pelícaro utilizando las funciones del Wii Motion Plus, y aunque al principio nos cueste acostumbrarnos, en poco rato utilizaremos el mando a la perfección para poder realizar todas estas tareas: moviendo el brazo de abajo a arriba, nuestro pelícaro ascenderá, y apuntando hacia abajo caerá en picado e irá más rápido, mientras que para cambiar de dirección bastará con apuntar hacia ahí. Nadando, nuestra inclinación decidirá la trayectoria que coge Link y con el botón A nadaremos más rápido. Para todas las acciones del juego se utilizará el Wii Motion Plus, y siempre funcionará bien ese control por movimiento, que no podría ser más intuitivo: la precisión de ese aparatejo es realmente sorprendente.

En este Zelda, además, se ha añadido la posibilidad de correr y de "hacer parkour" (cosa que nunca había estado presente en la saga), pero eso le añade un estilo más plataformero al título que no queda mal en absoluto (en parte, recuerda un poquito a Prince of Persia). Este Link es el más ágil y atlético de todos, y podemos trepar por paredes y salientes que habrían sido insuperables para otros Links. Se añade un medidor de resistencia para no abusar de estas nuevas características que le dan un enfoque más divertido al esquema jugable de la saga.

Sin embargo, no todo es de color rosa en Skyward Sword. Para empezar, peca de ser el Zelda más lineal de todos (la sensación de que nos dirigen y de que vamos de A a B y de B a C es constante durante todo el juego), y casi nunca tenemos la opción REAL de explorar y encontrar cosas nuevas. Hay solo cuatro zonas en todo el juego: Celéstea (el cielo), el Bosque de Farone, el Volcán de Eldin y el Desierto de Lanayru. La aventura se basa en bajar al bosque, ir luego al volcán y acabar en el desierto. Y vuelta a empezar. No saldremos del esquema bosque-volcán-desierto (aunque en algunas misiones podremos visitar estas localizaciones en desorden). Se reciclan en exceso estas tres zonas y para meternos otra mazmorra ahí simplemente abren un camino nuevo al que no habíamos podido acceder en nuestra anterior visita. Las Tierras Inferiores, por tanto, solo poseen estas tres zonas. Y la exploración por el cielo, que ha intentado ser tan divertida como la de Wind Waker, ni siquiera se acerca a la sensación de aventura que provocaba el laureado título de GC. Hay muy pocas islas, y encima son sosas y vacías.



Además, el avance por las zonas del título es extremadamente mazmorrístico: "mazmorras dentro de mazmorras", ya que para acceder al templo de turno tendremos que superar puzles FUERA de este. Es decir, que todo el juego es una mazmorra enorme, pero con NPC. Que, encima, la ausencia de ciudades y núcleos de población en Skyward es exagerada. ¿Explorar ciudades? ¿Hablar con personajes? Todo eso se pierde, pues las Tierras Inferiores están prácticamente despobladas y solo tienen a unos pocos personajes desperdigados por ahí. La única ciudad es Celéstea, pero al menos tiene cosas muy interesantes, como el bazar o varias misiones secundarias que recuerdan a la Isla Taura de Wind Waker o a la Ciudad Reloj de Majora's Mask, pero de forma más simplona.

No hay nada en Skyward Sword que no sea lineal, salvo las sidequest (como es obvio), que podremos realizar cuando queramos si tenemos los objetos en cuestión. La búsqueda de Piezas de Corazón se ha facilitado mucho porque casi siempre tendremos que conseguirlas yendo a un punto marcado del mapa del cielo y abriendo un cofre (que tendremos que activar antes en las Tierras Inferiores, por cierto). Hay un montón de relleno absurdo en el juego (y a menudo metido con calzador: se nota que a veces hay misiones hechas expresamente para aumentar las horas de duración), y eso se nota cuando uno empieza a recorrer de nuevo las zonas que ya ha visitado: las primeras 15 horas de juego son absolutamente increíbles, pero en las 20 siguientes se nota un bajón notable.

La exploración, por tanto, se pierde por completo. Continuamente nos sentiremos dirigidos por el "espíritu robot" Fay. Que hablando de Fay, es más irritante que la propia Navi: a diferencia de en otros títulos, a menudo no podremos evitar que nuestra acompañante nos dé consejos. También estará todo el rato dándonos la paliza cuando se empiecen a acabar las pilas del mando (aunque aún quede más de una hora para que se terminen) y nos dirá que nuestra vida está baja cuando eso ocurra (como si la alarma que suena cuando tenemos pocos corazones y el parpadeo rojo no fueran avisos suficientes). Además, el vínculo emocional que tendremos con Fay será casi nulo, sobre todo si lo comparamos con el de Midna en Twilight Princess. Fay se mostrará siempre extremadamente fría, calculadora (¡porcentajes!) y como lo que es: un robot sin alma.



Skyward Sword, a pesar de ser variado y fresco en algunos puntos, es el Zelda más lineal de todos y tiene algunos fallos que tendrían que haberse afinado, además de muchas partes de relleno absurdo. Si se hubieran afinado esos fallos, quizá estaríamos ante el mejor Zelda jamás hecho, sobre todo porque el hilo argumental es el más enganchante e interesante de la saga, a pesar de no evolucionar en exceso respecto a otros títulos.


Duración: 90

Skyward Sword nos durará entre 40 y 45 horas si lo jugamos solo de pasada, y si queremos encontrar todos los objetos y completarlo al 100%, necesitaremos unas 10 horas más. Es una cifra bastante respetable, sobre todo porque es el segundo Zelda más largo de todos, solo por detrás de Twilight Princess.

Sin embargo, de esas 40 horas de juego, no es exagerado afirmar que hay unas 15 o 20 horas de relleno absurdo, por lo que uno se pregunta: ¿habría sido mejor crear un juego de 25 horas sin partes esquivables? Eso no lo sabremos nunca, pero sí que es verdad que en ese gran tramo vacío en el que haremos cosas tan absurdas como transportar cubos de agua o buscar tonterías para algunos NPC para que se dignen a ayudarnos (aún sabiendo que Link es el Elegido de la Diosa) sentiremos que estamos perdiendo el tiempo e incluso se nos pueden quitar las ganas de jugar. Sin embargo, las mazmorras que hay durante esos tramos de relleno son largas y divertidas y quizá justifiquen este alargamiento innecesario del hilo argumental.



Cuando nos terminemos la historia por primera vez se desbloqueará un interesante modo difícil que podrá alargar la vida del juego. Este es el Modo Héroe: en él los enemigos serán más fuertes (quitarán el doble de daño y tendrán el doble de vida), no aparecerán corazones en las vasijas si no llevamos algún objeto especial, cambiarán algunos diálogos de la historia, tendremos todos los tesoros e insectos coleccionables de la primera partida y las espadas podrán lanzar rayos de luz más rápido que en el modo normal. Es todo un aliciente para rejugarlo, aunque probablemente no nos apetezca hacerlo hasta pasados unos meses desde la finalización de nuestra primera partida.


Innovación: 92

A pesar de ser otro juego de una saga enorme, lo que no se le puede achacar a Skyward Sword es la falta de innovación: sin tocar las bases de una saga que está ya más que consolidada, se añaden novedades muy interesantes, tanto en desarrollo, como en control y retos. Aparte de las inclusiones jugables basadas en el uso del Wii Motion, el Telescarabajo y el medidor de resistencia, podemos encontrar novedades realmente importantes en lo que a desarrollo se refiere.

Para empezar, se ha añadido en Celéstea un bazar, lugar que potenciará nuestra necesidad de coleccionismo a un grado mucho mayor de lo que ocurrió en los Zeldas anteriores. En el bazar, sin duda, el sitio más importante es la forja, en el que podremos mejorar prácticamente todos nuestros objetos, pagando un precio en rupias antes (las rupias son útiles y necesarias en Skyward, sí) y dándole al herrero cierta cantidad de objetos determinados que sirvan como materia prima para mejorar nuestros ítems. Esos objetos son coleccionables (hay bastantes) y se consiguen recogiéndolos de enemigos derrotados, sacándolos de cofres o simplemente encontrándolos por ahí, ya que estarán desperdigados por las Tierras Inferiores.



Podremos, además, comprar pociones muy variadas para facilitar nuestra tarea (y mejorarlas utilizando insectos que habremos cazado con nuestra red, con un estilo similar al de los objetos de forja), adquirir escudos diferentes que iremos mejorando conforme avance la aventura y que nos ayudarán a estar mejor equipados en las diferentes zonas (el escudo de madera se quema, el de metal conduce la electricidad) y algunas cosas más clásicas, como comprar munición y otros objetos útiles.

El hilo argumental se ha mejorado considerablemente respecto a los otros títulos, sobre todo por el afecto que tendremos hacia Zelda y por los numerosos detalles ocultos y guiños que nos encontraremos (pero sigue siendo un Zelda, por lo que sigue siendo simple) y se explican algunos detalles de juegos anteriores, aunque sea de forma menos detallada de la que esperábamos.

Se ha añadido el cielo como "mundo central" (cosa que hace más lineal el juego, pero al mismo tiempo diferente) y se han añadido las Hypneas, que son unos retos muy interesantes en los que tendremos que recorrer un escenario totalmente desarmados y consiguiendo unos objetos especiales mientras le damos esquinazo a unos guardianes superpoderosos e invencibles (en parte, recuerda al estilo del Templo del Rey del Mar de Zelda Phantom Hourglass, pero aquí es mucho más dinámico, divertido y hay las Hypneas justas para que no nos aburramos nunca).



Que hayan hecho un Zelda tan innovador es una cosa que se valora y que es digna de elogio, sobre todo en una generación en la que se llevó tanto eso de "déjalo como está si ya funciona". Sin duda, la incorporación del Wii Motion Plus ha sido una jugada muy arriesgada, pero les ha salido bien.


Tecnología: 88

En Skyward Sword es muy importante analizar la función y la efectividad del Wii Motion Plus. Lo primero de todo es remarcar que es totalmente imposible jugarlo si no disponemos del periférico (o de un mando que lo tenga incorporado en su interior), por lo que si compramos el juego a estas alturas (el título a secas, sin el mando con Wii Motion integrado), tendremos que comprarnos el Wii Motion Plus, a no ser que lo tengamos ya.

La precisión del periférico es realmente increíble: Link moverá la espada JUSTO como la movamos nosotros, al milímetro. El juego será capaz de detectar cómo hacemos los cortes, en qué ángulo y de qué modo. Quedará menos realista la sujeción de la espada por parte de Link porque la moverá como si pesara dos gramos, pero es lo que hay que pagar para que la espada tenga un movimiento acorde al que hagamos nosotros con el mando. La precisión del arco es milimétrica, y quizá la mejor de toda la saga. Manejar algunas herramientas y el pelícaro será intuitivo y cómodo, aunque quizá no tanto lo de ponernos a nadar. El Wii Motion está implementado a la perfección y en ningún momento nos parecerá sobrante o poco práctico, a excepción de las fases bajo el agua (y aún así el mando responde bien).



De todas formas, terminar una aventura tan larga entera y estar durante tantas horas seguidas usando el Wii Motion Plus provocará, irremediablemente, que el mando nos falle de vez en cuando. Será relativamente frecuente que la partida se detenga un instante y que el juego nos pida que volvamos a sincronizar el mando, o que el control se invierta y Link mueva la espada de forma diferente a la normal o el puntero se desplazo de forma extraña. Eso se soluciona fácilmente y tal vez era algo inevitable (de hecho, sorprende que no pase más veces), pero en algunas ocasiones será algo molesto.

Un fallo enorme del juego es que la utilización del periférico es más molesta si no nos viene ya integrado en el mando de Wii. Es decir, si lo enganchamos tras haberlo comprado por separado, este fallará muchísimo más y la precisión se reducirá un poco en comparación a la que nos ofrece el mando con el Wii Motion ya incorporado. Es un verdadero fastidio que para jugar bien necesitemos tener el mando de la edición limitada, aunque el juego pueda terminarse con relativamente pocos problemas con el periférico insertado de forma manual.



Puntuación final: 86

Skyward Sword es el juego que justifica la existencia del Wii Motion Plus, pero no de la consola en sí misma. De hecho, no es un título que de verdad justifique la compra de la sobremesa de Nintendo.

¿Es necesario el Wii Motion Plus y realmente mejora la experiencia de juego? La verdad es que está muy bien integrado y se abren nuevas fronteras de jugabilidad, así que podría decirse que sí. No es un Zelda tan impactante como otros, es algo lineal y tiene algo de relleno, pero a pesar de eso es un título bastante disfrutable y que nos tendrá enganchados durante muchísimas horas.

No es el mejor juego de Wii, ni mucho menos, pero sí un título imprescindible para todo poseedor de la consola. La blanquita de Nintendo se despide de nosotros lanzando una última joya jugable: el único y verdadero The Legend of Zelda para Wii.

Recomendando para todo fan de la saga y de los buenos títulos de aventuras. Y querido lector: si nunca has jugado a un Zelda, tal vez sea el momento de que te inicies con Skyward Sword. Quizá sea un título ideal para iniciarse en esta fantástica saga.

8 comentarios:

Ferdom dijo...

Es lineal, pero sus mazmorras y su combate son geniales. El nuevo arco me ha encantado, y cuando lo mejoras al máximo es una delicia usarlo.
Pues no sabía que funcionaba peor con el que se engancha, yo no tenía uno así que compré la edición especial, a veces hay que parar para calibrarlo de nuevo, pero es casi perfecto.
No sé que más decir, tampoco es un juego que haya influido mucho en mi ni haya significado mucho, está muy bien, pero se queda ahí.
Buen análisis.

Emo-Link dijo...

Parte 1:

Excelente análisis, amigo. Te felicito.


Por donde empiezo... The legend of Zelda es mi saga preferida, jugué a todos y cada uno de los juegos de esta legendaria saga, nunca mejor dicho. Solo Xenoblade Chronicles me hizo sentir las diferentes emociones que sentí con la Saga de Miyamoto y Aonuma. Si Super Mario empezó a sentar las bases en el genero de las plataformas, The legend of Zelda lo hizo con el genero de las aventuras y otros. La gran mayoría de los RPG's aprendieron y pusieron en practica infinidad de cosas de la Legendaria saga de Nintendo.


En lo referente al título que nos ocupa hoy, estoy en un entredicho, por un lado me fascinó, y por el otro. sentí una pequeña decepción. Esperaba muchísimo más de la supuesta obra culminé de la blanquita de Nintendo. como experto en la saga, debo decir que se queda con la etiqueta de "buen Zelda", quedando bastante alejado de las cotas astronómicas de calidad que atesoran sus hermanos.


A pesar de que su cumpleaños numero 30 es inminente, aún se mantiene fresca y con cotas de calidad enorme. Cada juego roza la excelencia; Esto se debe al mimo y esmero con el que trabaja su desarrolladora.


Siempre es muy difícil hacer un ranking de una saga tan épica y soberbia. Pero para que te des una idea; este juego no figura en mi top 5 de los mejores Zeldas de la historia, Majora's Mask tampoco.


A nivel gráfico cumple sobradamente, el motor gráfico luce solido en todo momento, al menos a mi no me dio problemas de ralentización en ningún momento. el estilo artístico es soberbio, un autentico lienzo en movimiento, una delicia para la vista; aunque debo decir que se muestran algunas zonas con cierto descenso de calidad, si lo comparamos con otros escenarios de la aventura, por ejemplo: la zona del Desierto de Lanayru.


Si por algo destaca cualquier The legend of Zelda; es por su banda sonora y la importancia que toma el apartado musical en cada uno de sus juegos, en la mayoría de ellos encontraremos un instrumento musical: la Flauta, Ocarina del Tiempo, Batuta de los Vientos, Ocarina de los Vientos, Guitarra de las Olas, Tambores del Sueño, Arpa de los Tiempos, Flauta Terrenal, Lira de la Diosa, etc. Son algunos de los instrumentos que le hicieron el amor a mis oídos. xDDDDD
De verdad, sus melodías quedaron grabados en lo más profundo de mi mente.


Los banda sonora de este juego me encanta, en especial los orquestados, oiremos temas de los mas variados y, que se fusionan a la perfección con el ambiente o la situación. Sin duda un trabajo maravilloso, en cualquier proyecto que este involucrado Koji Kondo; es sinónimo de calidad.


En lo que a nivel jugable se refiere: es imposible que un Zelda decepcione en este apartado. Si bien este juego mantiene el tipo y las mecánicas de siempre, lo hace de una forma innovadora y arriesgada. Como siempre, necesitaremos el típico objeto para llegar a las zonas que antes no podíamos acceder. Me hubiese encantado que sumaran objetos más imaginativos y un poco más de cantidad, por ejemplo: Los Guantes de Cavar, Ánfora de Aire y el Cazamariposas, son objetos que contrastan mucho con los de otras entregas.


Si tengo que destacar algunos, sin duda, me quedo con el Látigo, las Zarpas y las Bombas, el Arco, y el más innovador de todos: el Telescarabajo: es el ítem más imprescindible y el más útil de todos, es un verdadero multifunción; nos permitir investigar el entorno. Además, nos da una excelente vista de pájaro, el poder transportar bombas nos dará muchas ventajas, desde resolver algunos puzles, cortar peligrosas plantas carnívoras que cuelgan de los techos; hasta derrotar enemigos a distancia. Sin duda, una gran herramienta.
Poder arrojar las bombas en forma de una gran bola de bolos es sencillamente genial, parece que no; pero da mucho juego. y como bien mencionaste tú: la precisión con la que podemos apuntar con nuestro Arco, es asombrosa.

Emo-Link dijo...

Parte 2:

El manejo de la legendaria Espada Maestra es realmente impresionante, es increíble con la fidelidad, la precisión y la fluidez con la que se mueve, el movimiento es 1:1; se siente como si en verdad tuviéramos la Legendaria espada del héroe de ropajes verdes en nuestra propia mano. me impresionó el realismo y precisión del Wii Motion Plus. Sin él hubiese sido imposible realizar este juego.


The Legend Of Zelda: Skyward Sword realmente justifica el uso del mando de Wii y del periférico Wii Motion Plus, es el juego que aprovecha toda la tecnología de la consola de Nintendo.


En su momento muchos criticaron el tema de las localizaciones: éstas son realmente escasas, me causaron la misma desconformidad que la mayoría de los fans. Esperaba un juego de mundo abierto y, nos dieron un juego lineal a más no poder. No recuerdo un solo lugar que sea totalmente abierto. Fue el Zelda mas pasillero de todos. En ningún momento me sentí libre, solo en algunas misiones secundarias.


Si uno recuerda Twilight Princess, recordará entornos realmente variados; interiores elaborados, colinas, llanuras, bosques oscuros, parajes nevados, muchas cuevas, un hermoso lago y también disponíamos de una localización flotante con vientos endiablados a la que podíamos llegar gracias a un cañón. teníamos un siglo día/noche muy soberbio, tormentas, etc. Todo esto que menciono, en Skyward Sword se perdió totalmente. carecíamos de todo ello. (solo tenemos la localizaciones flotante).


Es verdad que en el aire se intento emular lo visto en Wind Waker, pero como bien mencionaste; ni por asomo lo lograron.


Estoy de acuerdo contigo, la cantidad de enemigos es escasa y muy poco variados; por otro lado, también me pareció bien, se concentraron en crear pocos enemigos, pero con una inteligencia artificial excelente y los altos patrones de defensa con los que contaban los hacían mas interesantes y presentaban un mayor reto a la hora de enfrentarlos.


Los jefes me parecieron bastante imaginativos. no me parecieron de lo mejor de la saga; pero me gusto mucho el diseño de algunos: Iruoma y Daidagos me parecieron simplemente sublimes.


Es una lastima que a pesar de todo lo bueno que posee este juego, algunos lo crucificaron por el horrible BUG que corrompía las partidas. posteriormente Nintendo sacó el parche para solucionar este bug. No quiero imaginar a los jugadores que pasaron por esa situación.
Por suerte a mi no me pasó, conseguí las canciones de los dragones de fuego y agua primero, si empezaba por la del rayo, adiós partida.


A pesar de todo lo mencionado, considero a The legend of Zelda: Skyward Sword una completa obra maestra. además, lo considero GOTY 2011. Pero se lo dieron a uno de los RPG más aburridos y sobrevalorados que jugué. Si, me refiero a Skyrim.


¡¡¡Larga vida a The legend of Zelda!!!


Me explayaré hasta ahí. De lo contrario, no terminaré jamas. xDDD

Ramón, una vez mas te felicito por tu completo análisis. XD es la primera vez que te llamo por tu nombre real. xD

Claramente me excedí. Me pasé de los 4.096. XDDDD

Nos leemos. Saludos.

Ramonium dijo...

Ferdom:

Funciona peor con el Wii Motion Plus que se engancha, sí. Estuve jugando con él durante 20 horas e iba bastante mal. Tras eso, le pedí el mando que ya lo tiene integrado a un amigo y pude jugar mucho mejor. Se nota la diferencia, la verdad.

Me alegro de que te haya gustado. Muchas gracias por leer.


Emo-link:

¡Has hecho un análisis paralelo al mío en el blog! Has analizado el juego en un comentario, impresionante xDD

Gracias por aportar con comentarios tan largos. Sinceramente, eso le añade mucha riqueza al blog, y vale mucho la pena que los visitantes se paren a leer los comentarios. Me agrada que te gusten tanto mis textos, y te agradezco sinceramente tu seguimiento constante.

Zelda es mi segunda saga favorita, y mi juego favorito es un Zelda. Es una saga repleta de calidad y sus juegos son sobresaliente. Sin embargo, aunque este Skyward Sword sea muy bueno, lo considero inferior a otros títulos de la serie, como he explicado en el análisis. Y es una pena, porque podrían haber hecho una obra maestra con todos los elementos que incluyeron.

Sobre lo del GOTY 2011... para mí es Xenoblade Chronicles. En Europa salió en 2011. Creo que por América llegó en 2012, ¿no? Eso explica por qué no lo sitúas ahí, entonces xD

Fantástico comentario, muchas gracias por dedicar tu tiempo a dejar una aportación tan buena.

Y sí, me llamo Ramón. Puedes nombrarme como quieras, si te gusta más... total, ya hay confianza xD

Muchas gracias otra vez. Nos leemos.

Emo-Link dijo...

XDDD muchas gracias, solo trato de estar a la altura del blog,

Volví más poderoso que nunca. XDDD

¿Que mejor que apoyar el blog con buenos comentarios?. Leo más los análisis de acá; que los de las demás paginas. De verdad.

Lo mejor de la saga Zelda: es que no hay uno igual al otro, se diferencian de una manera notable entre si, y siempre mantienen un nivel de calidad que roza la perfección. En éste, de haberse pulido algunos fallos; estaríamos hablando de una obra maestra. Pero bueno...

Xenoblade Chronicles llegó a América en Abril del 2012. por eso no lo situé como GOTY 2011. xD
Para mi Xenoblade Chronicles puede llegar a ser GOTH (juego de la historia). xD

No tienes nada que agradecer. Nos leemos.



Ramonium dijo...

Guau, ¿en serio? Me alegra saber eso, significa que el trabajo que estoy haciendo no está tan mal xD

Lo que dices de la saga Zelda es completamente cierto. Y quizá habría salido un Skyward Sword mejor si le hubieran dedicado algo más de tiempo al desarrollo.

En fin, nos leemos por Universo Xenoblade.

Gochiin dijo...

Buen análisis Ramonium.

Todavía recuerdo la presentación en el E3 2011, y como se esperaba esta entrega, para luego dar un Zelda líneal y con mucho relleno.

El juego me gusto, pero se pudo mejorar muchas cosas. Has analizado muy bien cada detalle y a ver si algún día te vemos publicando para los estrenos de futuros juegos.

Ahora, a esperar que Aonuma no vuelva a meter la pata con Zelda U xD.

Ramonium dijo...

Hombre, Gochiin, cuánto tiempo. Me alegro de verte por aquí.

Gracias por la valoración y por leer. Y estoy de acuerdo con lo de Aonuma... aunque A Link Between Worlds fue muy bueno. Si quiere, ese hombre puede.

Y ojalá pueda dedicarme a esto profesionalmente algún día. Es mi sueño xD

Gracias por pasarte por aquí.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger